www.portalparados.es

Nº Parados 15/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 15/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner

Las jornadas interminables

En los tiempos que corren, compaginar la vida familiar y laboral es un plus a la hora de elegir un puesto de trabajo, aunque la crisis ha obligado a bajar el listón con respecto a las condiciones de jornada, salarios, etc. La periodista Marina Martínez-Vicens regresa a su columna de los viernes para analizar el tipo de jornadas que se ofrecen en nuestro país y que no equivale a mayor productividad.  

Aseguran los que se dedican a estudiarlo (la Comisión Nacional para la Racionalización de los horarios), que España es el país de Europa en el que más horas se trabaja y el último, después de Portugal, en cuanto a productividad.



Se supone que lo mejor que pueden decir de tí en la oficina es que “entras el primero y te vas el último”.  Parece que toda la sociedad tiene que adaptarse a las jornadas interminables que hemos asumido sin rechistar. Los comercios tienen que abrir hasta las diez de la noche y  los días festivos para que podamos comprar y dentro de poco le pediremos a los colegios que tengan servicio nocturno de guardería.

La jornada interminable es un modelo heredado de la época de nuestros abuelos, cuando era necesario trabajar en dos o tres tajos a la vez para poder alimentar a la familia y en el que, por supuesto, la madre estaba en casa. Ahora es inviable. No se puede trabajar de nueve de la mañana a ocho de la tarde, tener en el medio dos horas para comer y llegar a casa con las fuerzas justas para ver la serie de turno en la tele y meternos en la cama.

Es alienante y estresante para los que no tienen hijos, imposible para quienes los tienen, discriminatorio para los que no se lo pueden permitir y además, no produce ningún rendimiento. En ésto, los países nórdicos nos llevan la delantera y  deberíamos imitarlos.

Está demostrado que la jornada continua y la flexibilidad de horarios no sólo produce más felicidad. También da mejores resultados a las empresas. Entonces, ¿a qué esperamos?, ¿calentar la silla durante horas, la comida de mesa, mantel, copa y puro y las reuniones hasta las nueve de la noche  son un rasgo distintivo de la españolidad?. Yo más bien diría que son un camino seguro a la infelicidad.

 

Marina Martínez-Vicens
Periodista

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner