www.portalparados.es

Nº Parados 22/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 22/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner
Seguramente ocurra en otros ámbitos informativos pero me voy a centrar en el nuestro, en el relativo al empleo. Casi todas las semanas recibimos informaciones que se basan en estudios o supuestos estudios sobre la situación del mercado laboral en España. Unas veces pretenden descubrirnos parte de la realidad, como esos casos en los que sabemos cuáles son las profesiones más demandadas en nuestro país. Y en otros, esos informes se usan como meros instrumentos para presionar a nuestros gobernantes en un sentido u otro.

Estudios sobre el absentismo laboral con mucha “letra pequeña”

Seguramente ocurra en otros ámbitos informativos pero me voy a centrar en el nuestro, en el relativo al empleo. Casi todas las semanas recibimos informaciones que se basan en estudios o supuestos estudios sobre la situación del mercado laboral en España. Unas veces pretenden descubrirnos parte de la realidad, como esos casos en los que sabemos cuáles son las profesiones más demandadas en nuestro país. Y en otros, esos informes se usan como meros instrumentos para presionar a nuestros gobernantes en un sentido u otro.  

Esta semana, por ejemplo, me ha llamado la atención un informe de Adecco sobre un supuesto repunte del absentismo laboral en el último trimestre de 2013 que atribuyen a la mejora de la situación económica. Parece ser que está basado en datos del INE y ha servido para crear una cierta alarma sobre las bajas laborales de los trabajadores.



Por supuesto que esta empresa de trabajo temporal y los autores de este informe inciden especialmente en aquellos casos de empleados que no asisten a su puesto de trabajo sin una enfermedad o situación que lo justifique.

Hasta aquí, todo parecería todo muy normal. Incluso, el informe está avalado por la Universidad Carlos III, el IESE, Fremap y otras entidades. Pero si lo leemos con detenimiento nos encontramos con un párrafo que ya nos ofrece pistas sobre su intención real. Dice el informe que “ahora más que nunca empresas, administración y legislador tienen el deber de seguir liderando cambios que no nos lleven nuevamente a la situación de la que partíamos en 2007, donde la sangría del absentismo ha supuesto una indeseable falta de productividad y competitividad en nuestras relaciones laborales.”

Y añaden que “el absentismo es superior en aquellos países en los que la cobertura por enfermedad es más generosa y/o se obtiene con más facilidad”.

Si leemos estas dos sentencias, la conclusión parece obvia. Si redujésemos la cobertura por enfermedad, los índices de absentismo bajarían y nos evitaríamos muchos problemas, según leemos entrelíneas en este informe.

La mayor parte de la información que han trasladado a los medios de comunicación parte de la tesis de que existe un abuso por parte de los trabajadores de estas bajas laborales y parecen ser partidarios de aplicar mano dura sobre esta actitud. Nada se dice de las condiciones de prevención de riesgos laborales, de la creación de ambientes tóxicos de trabajo por parte de algunas empresas y de otras causas de esas cifras que tanto les alarman.

Claro que el absentismo laboral es un problema y hay personas que tienen mucha cara a la hora de cogerse alegremente una baja. Y es cierto igualmente que en los últimos años, el miedo a perder el empleo ha provocado una reducción.

Pero, ¿qué pretenden este tipo de estudios? ¿Más madera? Ya la última reforma laboral permite despedir a aquellos trabajadores que por causas justificadas, dejen de acudir a su puesto un 20% de las jornadas laborales en dos meses, o el 25% en cuatro meses discontinuos. ¿No es suficiente? Ahora hay que bajar también las prestaciones sociales que se reciben en esos casos porque según se desprende de este estudio, son demasiado generosas.

Por supuesto que no existe autocrítica alguna entre nuestra clase empresarial para determinar si las condiciones laborales son las óptimas para que sus empleados ejerzan la labor de la manera más satisfactoria posible. Las presiones asfixiantes en algunos centros explican también algunas ausencias de aquellas personas que terminan agobiadas por la tensión constante y poco inteligente de sus jefes. Eso por poner sólo un ejemplo.

Por lo tanto,  tendremos que mirar con lupa la intencionalidad de este tipo de estudios que pretenden crear un estado de opinión que a la larga, justifique determinadas medidas y no sólo analizar inocentemente el mercado laboral.

Javier Peña
Portalparados.es

 

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner