www.portalparados.es

Nº Parados 20/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100

Nº Parados 20/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100
cursosbanner

El Precio de Sobrevivir

Nuestra amiga Mardetempestades ya nos escribió hace algunas semanas un artículo titulado "Sin Esperaza", ahora vuelve al blog para relatarnos cómo ha sido su última, y fugaz, experiencia laboral que además le ha provocado graves problemas físicos, de los que intenta recuperarse. Es un relato pero también una denuncia de cómo funcionan las cosas en algunas empresas.  

Hola a todos. Bueno algunos ya han leído mi historia anterior Sin Esperanza, ahora quiero compartir con ustedes una realidad que muchos de los que pertenecemos a esta familia de parados hemos vivido.

Después de 10 meses sin trabajo, miles de curriculums enviados, varios cursos por el SOC de administrativo, solo se me presentó una entrevista de trabajo para ser reponedor, dependienta y de limpieza todo en un mismo puesto para un supermercado, es lo que se llama un puesto polivalente. Yo comencé trabajando en ese mundo y lo único que me quedó de aquel trabajo fue una hernia discal a nivel lumbar y una bronquitis crónica por trabajar en frío negativo. Después de verme muy sola, sin ayuda alguna del estado más que mi pobre prestación de desempleo (de la cual solo me quedaban 4 meses) que no me alcanza para cubrir mis deudas ni mucho menos para comer, decidí arriesgar lo único que no debía arriesgar mi frágil salud. Por la mala alimentación tengo una anemia crónica, la hernia de la espalda ahora con el frío hace que el dolor sea cada vez mas insoportable y un esguince en mi pie que me hace llevarlo vendado cada día.

Aun así decidí arriesgarme y tomar el trabajo. Un trabajo de 40 horas de lunes a sábado en horario rotativo en teoría una semana de mañana y otra de tarde (pero era a según disposición del encargado) cargando pesos de mas de 10 kilos y despachando y limpiando la tienda por un sueldo no superior a los 750 euros. Cometí el gran error de aceptarlo. El primer día de trabajo ni siquiera me dieron la dotación del uniforme correspondiente, me entregaron uno sucio  y roto que tenían guardado. Las siguientes 7 horas de trabajo, ya que comencé por la tarde, fueron una verdadera locura. Podía recibir en 10 minutos mas de 20 ordenes distintas y todas para hacer ya!!!! El encargado solo me decía “aquí te pondremos fina” y yo como mulo de carga iba y venía corriendo de un lado para otro haciendo el trabajo. Al cabo de 4 horas mi espalda me dió el primer anuncio, empecé a no sentir mi pierna derecha, pero en mi cabeza solo me repetía “no tienes a nadie ni tienes nada, necesitas sobrevivir” y con esa frase intenté pasar las horas pero el dolor cada vez aumentaba, me dieron 20 minutos de descanso (que se descuentan del salario por supuesto) mientras que los demás se tomaban 30 minutos. En ese momento mi pie era una maza amorfa y si daba un pequeño giro con la espalada  me mordía los labios para no gritar de dolor. Me repetía, “debes sobrevivir a cualquier precio”. Luego de un rato más de trabajo el encargado me comunica que debo volver al día siguiente pero en horario de mañana a partir de las 7:30 am, saliendo esa noche a las 22:10 y llegando a mi casa sobre las 23 horas.

En mi cabeza solo una frase “debes sobrevivir a cualquier precio” y así terminaron esas horas, que me parecieron una eternidad. Al salir te requisan como si fueras un ladrón. En ese momento el dolor era tan grande que apenas pude llegar al metro y como sería mi cara de dolor que una señora mucho mayor que yo me cedió su asiento y me preguntó que si quería que me llevase al hospital.

Al llegar a mi casa y cerrar la puerta empecé a llorar, todo el esfuerzo de mis últimos años intentando mejorar y otra vez era un animal de carga que sólo recibe órdenes. Me tomé no sé cuántos antiinflamatorios,me di una ducha caliente, lave el asqueroso uniforme que me dieron y estuve al día siguiente a las 7:30 am y volví a la misma locura, el dolor no me dejo dormir en la noche. Me puse una faja, el vendaje en el pie  y comencé la locura pero al cabo de unas horas, mi cuerpo me dijo no más y me quede arrodillada en el suelo casi sin poder moverme. En mi mente solo estaba la frase “todo se acabó”. Me levanté como pude, se lo dije al encargado y solicité mi baja, es curioso porque ni siquiera había firmado contrato. Me dijo “a bueno pues mejor,  porque necesitamos gente que quiera trabajar”, por Dios yo quiero trabajar y no me importa el precio para conseguirlo!!!!!. Les entregue el uniforme limpio, las llaves y la taquilla y me fui al hospital para aliviar un poco el dolor.

El medico de urgencias solo me dijo “estas loca con una lesión como la tuya como se te ha ocurrido semejante cosa” lo único que le dije “quería sobrevivir nada más”, ahora debo estar en cama varios días hasta que la inflamación ceda un poco.

Ahora ni podré sobrevivir, creo que no podré acceder a los 4 meses que me quedan de paro y no hay ninguna ayuda para mi, dentro de unos días iré a dormir a la calle.

Con todo esto solo quiero decirles, se que nuestra situación es limite y desesperada, y los empresarios lo saben y se aprovechan. Yo solo quería un trabajo nada más, no le pido dinero ni ayudas al estado SOLO UN TRABAJO!!!!!!

Es verdad hay que sobrevivir, pero ello no tendría porque en momentos como estos tener un precio. Pido por todos nosotros, ojala no terminen como yo.

La vida, nuestra integridad emocional y física, no tienen precio…..



 

Recordad que vosotros también podéis escribir en nuestro blog vuestras opiniones, denuncias, todo aquello que queráis compartir escribiéndonos a blog@portalparados.es


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner