www.portalparados.es

Nº Parados 17/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 17/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner
Jóvenes desempleados de Málaga están aprendiendo este verano a hacer uno  de los platos más populares de los chiringuitos de la Costa del Sol,  puesto de actualidad recientemente por una conocida serie de televisión:  el espeto de sardinas. Un curso intensivo recorre estas semanas la costa malagueña enseñando a los jóvenes en paro los secretos del espeto, esos que Pepe confió al chef Sergi Roca en "El chiringuito de Pepe".

Jóvenes desempleados aprenden este verano los secretos del espeto en Málaga

Jóvenes desempleados de Málaga están aprendiendo este verano a hacer uno de los platos más populares de los chiringuitos de la Costa del Sol, puesto de actualidad recientemente por una conocida serie de televisión: el espeto de sardinas. Un curso intensivo recorre estas semanas la costa malagueña enseñando a los jóvenes en paro los secretos del espeto, esos que Pepe confió al chef Sergi Roca en "El chiringuito de Pepe".  

La Asociación Profesional de Escuelas Taller de Málaga (Apetma) está llevando a cabo este verano por la costa malagueña cursos intensivos de “espeteros”, expertos en espetos de sardinas.



Quizás sea por la serie de televisión que lo ha promocionado, quizás porque sigue siendo uno de los platos más valorados por los turistas que disfrutan de los chiringuitos en la Costa del Sol. El caso es que el curso ha tenido esta semana su tercera parada en Vélez Málaga, tras pasar por los municipios de Gaucín y Coín y en breve estará en Fuengirola.

El curso está destinado a desempleados de 16 a 30 años a los que el profesor Rafael Jurado explica los secretos de un buen espeto, una técnica para asar el pescado a la leña, ensartado en cañas. Jurado ya ha adelantado a Efe que la frescura de las sardinas, el tipo de leña y la colocación en el fuego son factores determinantes. Jurado habla del espeto no como un oficio sino como un arte.

Los historiadores locales creen que este plato tuvo sus orígenes en las técnicas utilizadas por los pescadores para espetar la mercancía sobrante utilizando las cañaveras que crecían junto a las playas de Málaga. Entonces los espetos se hacían sobre las brasas directamente en la arena. A finales del siglo XIX lo que era una comida de gentes humildes se convirtió en un manjar para la alta sociedad gracias a Miguel Martínez, quien creó en 1882 el merendero La Gran Parada. En enero de 1885 el establecimiento recibió la visita del rey Alfonso XII.

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner