www.portalparados.es

Nº Parados 19/06/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100

Nº Parados 19/06/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100
cursosbanner
La columna de Los Lunes al Sol está dedicada esta semana a uno de los millonarios con más dinero del mundo, el mexicano Carlos Slim que se encuentra en Galicia estos días, pasando unas merecidas vacaciones. Estaría bien que ya de paso, comprobara que en esta tierra, también se puede invertir. Al menos, es lo que sugiere nuestra colaboradora, la periodista María Díaz.

Hay un rico en España ¡Que no se escape!

La columna de Los Lunes al Sol está dedicada esta semana a uno de los millonarios con más dinero del mundo, el mexicano Carlos Slim que se encuentra en Galicia estos días, pasando unas merecidas vacaciones. Estaría bien que ya de paso, comprobara que en esta tierra, también se puede invertir. Al menos, es lo que sugiere nuestra colaboradora, la periodista María Díaz.  

//

Carlos Slim está en Galicia. Tierra que siempre he adorado, entre otras cosas, por su maravillosa gente. Carlos Slim está en Galicia y quizá eso sea muy bueno. No en vano, Carlos Slim es la segunda fortuna del mundo. Si hubiera sido la decimosexta también hubiera sido estupendo que se pasara por Galicia. Lo digo, porque este mexicano, si las tornas no han cambiado muy amigo de Felipe González, es un tiburón de los negocios. Y quizá se anime e invierta en ese maravilloso trozo de España repoblado por gallegos.

Los gallegos han sido carne de emigración, viajeros incansables en busca de fortuna soñadas allende los mares, esos mares que cobijaron su infancia y que dejaron huérfano a más de uno. Los gallegos tienden a volver a casa, les haya ido como les haya ido en la vida, y está bien que uno de ellos, heredero de otros que marcharon, haya invitado a Slim a conocer tierras de meigas y embrujos. Porque los gallegos están sobrados de embrujo y seguro que tienen a Slim seducido de pies a cabeza. Ahora, lo que tiene que hacer el mexicano, que calcula su fortuna en miles de millones de dólares (a saber si hay quién cuantifique eso) es dejar caer algunos dineros en trabajos para los de la tierra. Dinero de fuera invertido aquí, futuro seguro.



Eso sí, que no le dejen hacer lo que le dé la gana. Que ya con Eurovegas tenemos bastante. Que aquí llega un tipo forrado hasta las cachas y empezamos a perder la dignidad con excesiva alegría. Y eso, no. Yo estoy en contra de ese gigante parque de ocio y juego que parecen empeñados en instalar a las afueras de Madrid. Al principio, la sola idea de que creará puestos de trabajo en un país maltratado por el paro como es España, me convenció. Pero luego, ves la foto del tipo que propone el negocio, ahondas en su “estilo laboral”y escuchas la de normas que quiere cargarse porque sí y enseguida cambias de opinión.Por lo menos, yo, vamos.

Y escuchas a los vecinos, asustados por el ambiente sórdido que este negocio va a traer a sus barrios y empiezas a plantearte si todo vale. Ya sé que hacen falta muchos puestos de trabajo para mucha gente, no sólo para levantar el país si no para dotar de decencia la vida de muchas familias. Pero, ¿no habría otros empresarios con otras ideas animados a venir a instalarse en España? No sé, Slim, por ejemplo. El mexicano y su padre, que fue el que empezó en esto de hacerse rico en la familia, han sido de esos hombres que han hecho pasta con la dificultad de otros: compraban a buen precio a quien se veía obligado a vender de saldo y esperaban. Y cuando la ocasión les era propicia (bendito dinero y bendita paciencia) ahí estaban ellos para sacar rédito a su adquisición rebajada. Lo que en un momento dado perdió valor con ellos comenzaba a cotizar al alza. Consecuencia: los bolsillos llenos. Pero llenos, llenos.

Pues eso, a ver si Slim, que parece emocionado con la vida sencilla de nuestros gallegos se sensibiliza con este país en decadencia y decide invertir, que no mal comprar, por estas tierras. Y yo, que no soy amiga de los ricos, y que de natural, sospecho de ellos, voy y cambio de opinión y empiezo a pensar que el mexicano es un señor pero que muy simpático. Ya ven, ayudan lo que pueden y yo empiezo a quererles al instante. Supongo que a este millonario poco le importará mi cariño, pero por si acaso, aquí lo dejo escrito. Que nunca se sabe: van sobrados de dinero y escasos de afectos. Es un poner.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner