www.portalparados.es

Nº Parados 21/04/2018

SEPE
3422551
EPA
3766700

Nº Parados 21/04/2018

SEPE
3422551
EPA
3766700
cursosbanner
La tragedia de Lampedusa, en Italia, que se ha saldado con un trágico balance de centenares de muertos entre aquellos que desde Libia, buscaban un mundo mejor, es el principal y único asunto del que se ocupa esta semana la periodista María Díaz en su habitual columna de Los Lunes al Sol.

Un mundo mejor es posible

La tragedia de Lampedusa, en Italia, que se ha saldado con un trágico balance de centenares de muertos entre aquellos que desde Libia, buscaban un mundo mejor, es el principal y único asunto del que se ocupa esta semana la periodista María Díaz en su habitual columna de Los Lunes al Sol.  

//

Está claro que estamos en tiempos difíciles, confusos, problemáticos. Nadie está contento. Ya sea por problemas políticos, económicos o morales. Asistimos a conceptos como  “primavera árabe”, “corrupción generalizada” o “patera”. Y de entre tanta mierda, nos llegan noticias que aún nos entristecen más…y de las que no deberíamos olvidarnos. Por ejemplo, los ahogados de Lampedusa.



Ya llevan casi 200 cadáveres y sospechan que son casi los mismos que las personas que se han perdido en el fondo del mar. Los políticos se acusan de responsabilidades varias pero nadie parece preocuparse en enfrentarse al tema: vivimos en un mundo mal repartido. Y eso que durante tanto tiempo nos dio lo mismo, que disfrazamos bajo parámetros de caridad, que no nos molestaba mientras echábamos el óbolo en una hucha o mientras la riqueza del tercer mundo llegaba a occidente abandonando a sus suerte a los que allí se quedaban ahora nos da, de vez en cuando, una patada en la boca. Nos tiramos de los pelos 4 días y continuamos camino. Y no reaccionamos ante la culpa. Porque de lo que tenemos que darnos cuenta es de que aquellos que huyen en embarcaciones “de papel”, o cruzan una valla alimentados por la desesperación buscan un mundo mejor porque creen que aquella miseria, hambre y desprotección no puede ser la única vida posible.

Aquí los despreciamos, nos molestan aquellos que viajan tras un futuro mejor sin darnos cuenta de que somos culpables de sus desgracias. Creemos que llegan para quitarnos los escasos puestos de trabajo que nos quedan, para reventar el mercado. Mientras explotábamos sus recursos en nuestro beneficio o los mirábamos de lejos entre donativo y donativo no nos parecían “peligrosos”. ¡Ah! Pero se atreven a venir hasta nuestras orillas, y en vez de entender los motivos que les obligaron a jugarse el tipo en esa travesía, nos molestan.

Estos días, sin embargo, parece que nos han tocado la fibra: eran demasiados y, para más i.n.r.i, el Papa (un señor al que aún no me creo) no ha dejado que el asunto pasara desapercibido. Pero empiezan a llegar detalles a través de los medios y ya me vuelvo a “encabronar”, con perdón, con esta sociedad que llamamos, así, ligeramente, “civilizada”. Lo último: van a “perdonar la vida” en Italia a los muertos en esta tragedia pero van a multar a los que han sobrevivido. El mensaje político parece venir a decir algo así como “haber elegido muerte”. Es decir, seguimos sin entender su desgracia y, por ende, incidiendo en su pena. Llegan para buscarse una vida, ya no mejor, si no una vida, y por sobrevivir les ponen una multa. ¿Y si miramos al fondo del problema y ponemos inteligencia y humanidad para solucionarlo?

Resulta que no pasa nada si el problema está lejos y no nos lo acercan hasta casa. Que las historias duras tienen que ocurrir lejos porque aquí molestan. Desconocemos cada historia, cada pena. No nos interesan. Hablamos de ellos estos días porque no nos queda más remedio. Pero, por favor, que regresen a su casa que necesitamos olvidar estas desgracias, parecemos decirnos. ¿Hasta cuándo creen que Lampedusa, la isla de la que muchos nunca habían oído hablar hasta esta semana pasada, seguirá en nuestras cabezas que no en nuestros corazones?. Sigo pensando, que un mundo mejor es posible. Y, para eso, es fundamental que nos quitemos las vendas de los ojos, nos hagamos responsables de aquello que hicimos y de lo que no hicimos y tendamos la mano a los que están aún peor que nosotros. ¡Calculen cómo estarán!!!

 

María Diaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner