www.portalparados.es

Nº Parados 19/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 19/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner
Aprovechando la famosa profecía Maya del 21 de diciembre de este año que está abierta a múltiples y variadas interpretaciones, la columna de "Los Lunes al Sol" apuesta por acabar con este mundo que hemos creado. Pero tranquilos que la periodista María Díaz no es partidaria de que el ser humano desaparezca de un plumazo sino de su modificación hacia un camino más solidario y humano.

Eso, eso, el fin de este puñetero mundo

Aprovechando la famosa profecía Maya del 21 de diciembre de este año que está abierta a múltiples y variadas interpretaciones, la columna de "Los Lunes al Sol" apuesta por acabar con este mundo que hemos creado. Pero tranquilos que la periodista María Díaz no es partidaria de que el ser humano desaparezca de un plumazo sino de su modificación hacia un camino más solidario y humano.  

//

Les escribo consciente de que puede ser este mi último artículo, no ya en esta maravillosa página, sino de mi vida. Los mayas, de los que siempre he pensado que eran unos tipos muy listos si no fuera porque dejaron terminar su cultura, así lo han vaticinado. Y yo no tengo porqué ponerlo en duda. Sobre todo, porque de ser real, no voy a poder confirmarlo.



La cosa es que yo me planteo que el asunto no es tan duro. Quizá sólo se refieran a que termina este mundo, no el mundo como concepto global. Y estaremos todos de acuerdo en que ESTE mundo es patético. Nos ha puesto al límite, en manos de los llamados mercados, lejos de la solidaridad y la convivencia. Si el fin del mundo es que desaparezcan los juguetes que hacen que nuestros niños prefieran pasar el tiempo solos que en compañía; que nos olvidemos de los mayores para dejarnos morir en soledad; que no sepamos qué problemas tiene el vecino, voto por él y hasta arrimo el hombro.

No me gusta este mundo. En esos intentos humanoides por apostar por el progreso hemos creado una sociedad incivilizada que arrastra a las familias a la calle porque Goliat, el banco, manda. La sanidad se va a convertir en objeto de lujo y, con ella, la salud. Los pobres, los mayores, los tullidos no tienen sitio. Parece que Darwin se ha impuesto con sus teorías de perfección y sólo los ricos o los que tienen materia gris como para llegar a serlo tienen un sitio. Una civilización que se mueve a codazos no es buena. Pero la alimentamos con la esperanza de formar parte de ella. ¡Angelitos!. ¿De verdad queremos vivir en un mundo así?

Estoy por pedirles a los marcianos que aprovechen la ocasión para hacernos una visita en condiciones. Les echo de menos. Serán verdes y con antenas, pero parecen que saben compartir y trabajar en equipo. Bueno, aquí, en este mundo, con trabajar nos valdría. Pero ni eso tenemos.

Vivimos teóricamente amparados en este país por una constitución que nos asegura el trabajo, la vivienda y la vida digna. ¿Dónde están? ¿Quién se encarga de ello? ¿Nuestros políticos? Pues si son ellos, vamos j——. Así que si un mundo nuevo (y feliz, que diría Karina) tiene que llegar, que llegue cuanto antes. Estoy dispuesta a no esperar hasta el 21.

Y si el 21 la cosa no ha llegado a su fin, que es lo que me temo, y el 22 no nos toca la lotería, que también me lo temo ( y eso que jugar, juego), no se si darme por fastidiada o practicar el activismo femenino propio y ponerme más manos a la obra aún. Que ya hemos visto y comprobado que algunos no van a hacer nada más que por ellos mismos. Así que por fin, bienvenido seas final del mundo de mierda en que hemos logrado vivir.


María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

 

Puedes seguir a Portalparados en FacebookTwitter Google + Linkedin

Elegir un video multimedia

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner