www.portalparados.es

Nº Parados 21/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100

Nº Parados 21/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100
cursosbanner

A principios de esta semana, os comentábamos el prestreno este jueves de la película mexicana "El Estudiante" en Madrid e invitábamos a que nos contáseis la historia de aquellos que habéis retornado a las aulas para mejorar vuestra formación. Cinco de aquellos que nos escribieron tienen la oportunidad de acudir esta tarde a la premier de la película a la que asisten alguno de sus protagonistas. Te contamos quienes son y qué nos contaron.  

Ya escribimos ayer a los ganadores para comunicárselo y hoy queremos recoger lo que nos contaron ellos pero también algún testimonio que nos ha llamado la atención. Usaremos su nombre de pila para preservar su privacidad:



Adela

Volví a la Universidad a los 47 años por la necesidad de reciclarme (una enfermedad ha hecho inútil mi anterior licenciatura). La mayor parte de los profesores son mucho más jóvenes que yo, lo que se puso de manifiesto en un debate en clase, cuando una de mis compañeras que, como todos estaba tratando de tú al profesor, se dirigió a mi para discutir uno de mis argumentos tratándome de usted. ¡Nunca en mi vida había sido tan consciente de mi edad!!!!

Laura

Mi historia empieza, allá por los tres años cuando mis padres decidieron apuntarme a clases de guarderia porque yo estaba loca por ir al cole como los mayores. Por aquel entonces ellos no sabian que unos cuantos años despues me cansaria. Y yo tampoco!!!!!!. Excelente estudiante hasta los 12 años en el que algo dentro de mi dijo que ya no queria estudiar, que ese mundo de mayores que enseñaban y no me entendían dejó de interesarme ya, los libros aburridos no formaba parte de mi. Fracaso tras fracaso me convertí en la abuela del colegio. Así me llamaban. Tripití octavo del antiguo EGB y finalmente me marche o me dejaron marchar, ya no lo sé. Tozuda como una misma, me matriculé en el Instituto y no se por qué, por aquel entonces había que estudiar y mis padres así lo creyeron para mi. Llegué al Instituto y poco a poco me convertí en la bisabuela, así me llamaban despues de repetir y repetir y repetir “ESO”. Porque me hice, sin querer más vieja de repente. De EGB a ESO. Llegó el momento de decidir que el ser abuela y bisabuela en plena adolescencia no me gustaba y quise hacerme mayor de verdad. Se acabó el “cole”. En ese nuevo mundo de trabajadores era junior. Tras unos cuantos años, de repente me recordé mirando por la ventana hacia el patio de colegio de debajo de casa con sólo tres años. Entonces volví a ser la abuela y la bisa…ya no estaban mis amigos de antaño. Tras una ventanilla gris y una mujer aún más gris me sellaron de nuevo la cartilla de abuela. De pronto el color de mi piel empezó a cambiar a verde, mi pelo sin adornos  y el corte de abuela me hacía más verde todavía. Hasta la ropa era verde…Tras unos años siendo la abuela de color verde, conocí a otras abuelas de colores tan diversos como la vida misma: una azul petroleo y otra hasta naranja sol. La prueba final. Un pasillo interminable y cientos de ojos mirando a alguien verde, que como ellos buscaba un aula intercambiando respuesta ante preguntas que se iban perdiendo. “No sé, yo tambien me presento a la selectividad”. En ese momento era tal la intensidad de mi verde, los sentimientos confrontados, la realidad, la idealidad y lo que finalmente yo queria ser: estudiante. Prueba superada!!!!!!!! Con muchos años cumpli mi sueño: ingresé en la Universidad, cumpliendo el sueño de mi vida donde me encontré con personas de color verde, con diferentes gamas de azul petroleo y hasta naranja sol.Por primera vez en mi vida de estudiante vi como el rojo se mezclaba con el amarillo y como el amarillo se mezclaba con el azul. Definitivamente aprendí que mi color verde no era más que el resultado de la escuela de la vida. En mi escuela ya he sido verde, abuela, Bisabuela, junior y estudiante.

Brigido

tengo 47 años, soy paraguayo y hace 6 años y medio que resido en Madrid  y mi historia se asemeja mucho al de la peli, en el sentido de que, por situaciones de orden economico, tuve que trabajar y estudiar a la vez… Al no poder ingresar a la universidad a la edad que todos/as lo hacen, fui a estudiar para el profesorado teniendo casi 30 años y la mayoria de mis compañeros de aula rondaban los 20.  En la universidad me paso algo parecido, entre 25 estudiantes que eramos fui el de mayor edad… asi que me eligieron para ser el delegado de curso casi todos los años, en esa epoca tenia casi 40 años e imaginense un tipo de esa edad entre jovenes de 25 y tanto tambien.
 
Hoy estoy en España y la historia se repite nuevamente.  En casi todos los lugares de trabajo por los que pase siempre fui el de mayor edad, el año pasado me homologaron el titulo con condiciones (debo cursar 6 materias en la universidad para completar el proceso de homologacion de titulos academicos), asi que nuevamente volveré a pasar por la situacion que nos ocupa.  Ya les contare la parte de la historia que corresponde a esta etapa de mi vida cuando entre agosto/setiembre logre matricularme en la universidad.


Oscar

Me matriculé el año pasado en la UNED después de haber estado tres años trabajando y casi sin apenas tiempo para leerme un libro. Empece con ganas e ilusión pero he de reconocer que lo que peor llevaba era ir a las bibliotecas publicas a estudiar, llenas de jóvenes que empiezan sus carreras.
Yo ya había pasado por esa etapa hacía tiempo, pero estar allí sentado rodeado de apuntes, bolígrafos de colores y el sonido de chicas con tacones en una sala en silencio me despertaba sentimientos de nostalgia mezclado con alivio por haber pasado esa edad.
Hoy en día la vida es tan competitiva que no puedes nunca parar de formarte y aprender, pero al menos si te gusta lo que estudias el camino no se hace tan duro.

Alfonso

El retorno a las aulas es duro cuando estas rodeado de gente que les doblas la edad, te sientes como un extraterrestre en un supermercado, pero hay que reciclarse.

Antonia que no ganó porque vive en Las Palmas pero nos encantó su historia

Buenas noches,que aunque me sería imposible en caso de elección desplazarme a Mdrid , vivo en Canarias , si quiero comentarles que soy estudiante universitaria, 2º curso de Trabajo Social , que al final estoy cumpliendo mi sueño una vez cumplidas las responsabilidades familiares y tener a mis hijos independizados. En agosto cumpliré 65 años y estoy encantada con mi decisión de  volver a estudiar, también tengo que decir que para nada me he  sentido discriminada en ningún sentido, si trabajamos en equipo lo hacemos todos por igual, no hay privilegios. Se lo cuento como un  testimonio más de compañeras que han tomado la misma decisión que  yo., comenzar de nuevo o retomar lo que dejaron para atender a sus  familias. Pienso trabajar como  Trabajadora Social, a pesar de mi edad, con los inmigrantes de habla francesa de países africanos,razón por la que me he  apuntado para recibir  su revista por si   sale algo que pueda coger para  cumplir los seis meses de cotización que me falta. Un cordial saludo

Recordaros que en sucesivas fechas, se preestrenará “El Estudiante” en otras ciudades e iremos sorteadno más invitaciones para que podáis ir a verla. Esta película mexicana narra la historia de un hombre que vuelve a los estudios a los 70 años de edad y que eso le obliga a relacionarse con jóvenes de otras generaciones y costumbres.

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner