spot_img

Cuando falta profesionalidad….

//

Cuando nos encontramos faltos de empleo, quizás es cuando más nos fijamos en ciertos comportamientos laborales que dejan patente una gran falta de profesionalidad. Bien porque no se ofrece un servicio de calidad o bien porque no se cumple con las obligaciones que marca ese puesto de trabajo.

Seguramente me podéis poner mil y un ejemplos de este tipo de trabajadores. Y luego tenemos otro ejemplo en este mundillo de internet en el que nos movemos. He leído una noticia que se titula “La FAPE defiende los derechos de autor de los periodistas” en la que se alude a esa costumbre tan frecuente en la red de “cortar y pegar” informaciones de otros sin contrastar ni citar siquiera la fuente.

Esa es otra forma de dejadez, de mediocridad que además, perjudica claramente a los “copiados”. En un momento en el que los medios de comunicación cierran o despiden masivamente a los trabajadores, es de muy atrevidos poner en marcha un proyecto en internet. Y te encuentras que hay otras personas que sólo saben aprovecharse del trabajo de los demás para lucir ellos. Es otra forma de indolencia que puede perjudicar seriamente a la salud, como otros malos hábitos.

La cuestión es que en internet, parece que todo vale y eso no es así. Existen resoluciones judiciales que condenan a aquellas webs que se dedican al corta y pega sin el permiso de los afectados. Es más, aunque no reproduzcan textualmente, hay fallos de jueces que recriminan a aquellos que cambian cuatro palabras de una noticia pero que sistemáticamente se dedican a seguir la estela informativa de otros.

Está claro que grandes logros surgieron de la estela de otros profesionales pero hay un requisito imprescindible para ello: aportar algo más. Si no lo haces, vete olvidando porque serás siempre un segundón.

Evidentemente,  a cualquiera le puede llamar la atención la información de otro medio y tiene dos opciones. Una, hacerse eco de ella y citar a la fuente. O bien, trabajársela periodísticamente más allá de cambiar alguna frase para que no parezca lo mismo.

Pero si la cuestión judicial no es suficiente, existe otro riesgo que es más bien laboral. Me pongo a mí mismo como ejemplo. Jamás contrataría a un profesional cuya máxima aspiración es actualizar un blog en función de las noticias que publica otro. Por muy bonito que lo redacte, por mucho que busquen subterfugios para justificar su actitud.

En internet, no todo vale. Y en la vida real, tampoco. Corren tiempos en los que es necesario más que nunca aportar valor a tu trabajo. Y si no lo haces, te estás convirtiendo en tu propio enemigo. Puedes obtener un beneficio puntual en el presente pero el futuro es muy largo y difícil. Allí es donde no les veo futuro. Ni a los que copian como malos estudiantes, ni a los que demuestran dejadez, desidia o falta de compromiso o respeto a tu profesión….

 

Javier Peña
Portalparados.es

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,272FansMe gusta
80,527SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page