www.portalparados.es

Nº Parados 21/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 21/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner
Hoy comenzamos la semana con una nueva columna de "Los lunes al sol" de nuestra compañera María Díaz. La periodista aborda una de las noticias más interesantes del fin de semana: el perdón de Jordi Pujol, el ex presidente catalán que ahora sí ha reconocido tener dinero en cuentas suizas. Parece que pedir perdón se ha puesto de moda en nuestro país.

El sacrificio del padre

Hoy comenzamos la semana con una nueva columna de "Los lunes al sol" de nuestra compañera María Díaz. La periodista aborda una de las noticias más interesantes del fin de semana: el perdón de Jordi Pujol, el ex presidente catalán que ahora sí ha reconocido tener dinero en cuentas suizas. Parece que pedir perdón se ha puesto de moda en nuestro país.  

Tenemos casos en la Biblia, como el de Abraham, en el que un hijo casi paga por un padre, en ritual de sacrificio. La mitología romana nos habla de Saturno, tan maravillosamente retratado por Goya, obligado a devorar a sus hijos por cumplimiento de promesa hecha a su hermano mayor Titán. La mitología griega no es ajena al sacrificio de los hijos en favor de los padres. Ahí están Agamenón e Ifigenia. Si París bien vale una misa, el poder cotiza aún más alto. Que se lo digan al General Moscardó en nuestra historia reciente.
Jordi Pujol le ha dado la vuelta a la tortilla y se ha ofrecido en sacrificio para salvar a sus hijos, cada vez más sospechosos, cada vez más señalados, más marcados. No son ellos, viene a decir el padre, soy yo el pecador, el que no lo hizo bien, el culpable. Me imagino que el asunto se habrá hablado en casa y con los abogados, que Pujol senior ya no está en edad de merecer tanta cárcel como sus pimpollos y que el honor de la familia, dañado ya, es un hecho, salía más limpio si el pater familias se fustigaba en condiciones. Pena, me da que llega tarde. Que la porquería les ha salpicado a todos, que han dado siempre de ser uno solo, una familia comme il faut, una piña. Aún la recuerdo a ella, “la” Ferrusola, apareciendo en las revistas del corazón como una humilde floristera en sus mejores tiempos. 
Ahora, ha estallado la olla express y antes que contarlo todo han optado por contarlo a cachos. Y todo, por una novia abandonada y dolida que no pudo más y cantó como la mejor de las “sopranos” ante auditorio de primera. ¡Ay! Con las mujeres hay que tener mucho cuidado, estoy segura de que le habrá dicho el padre al hijo mientras decidían en comandita cómo encarar este feo asunto que ha obligado a un vástago a abandonar los puestos de responsabilidad pertinentes en el partido mientras a otro lo van tachando los medios de negociante chungo. ¿No será envidia?, pensará alguno. Los Pujol han sido el símbolo de la riqueza y el poder cataán en los últimos años, y los catalanes están dando muchos problemas.

Por de pronto, como en Gowex, a alguien se le ha escapado algún que otro movimiento financiero. ¿Ven lo que pasa por tener dinero y querer más? Que se te hunde el chiringuito en medio del verano. y sin embargo, ya ven, no me dan pena. No sé porqué me da que estos chicos Pujol, padre incluído, no se quedan precisamente desprotegidos. Por cierto, ¿qué hizo la madre con las floristerías? A lo mejor aún queda un puesto de trabajo para estos hijos perdidos. Que el padre, por lo demás, hace mucho que jubiló. O así lo pensaba yo hasta el otro día.




María Díaz
Periodista

 



Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner