spot_img

El futuro tiene forma digital

Me lo cuenta José Antonio Marina y no doy crédito: una empresa japonesa ha incluido, con derecho a voto, a una máquina en su comité de dirección. Maneja más información que ninguno de sus compañeros de junta y han valorado que eso le da derecho a votar a un artilugio que ni respira, ni come, ni opina. No es intuitivo, sino racional. Se ajusta a informaciones matemáticas y no se deja llevar por impulsos o simpatías. Conclusión: los aparatos van teniendo cada vez más sitio en el mercado y las personas se están quedando obsoletas y limitadas.

 

Mientras, los jóvenes preguntan y se preguntan en qué formación invertir tiempo, energías y dinero para labrarse un futuro. No se trata ya de estudiar lo que te gusta, o aquello para lo que tienes más condiciones – a no ser que seas un romántico- sino de asegurarte un pan y un techo para el día de mañana.

 

Hoy accedo a un estudio en el que orientan en ese sentido a los futuros profesionales. La medicina da, según ellos, un 100% de garantías laborales. Curioso, porque conozco muchos licenciados que han tenido que marchar por el mundo para asegurarse un trabajo en este sector. Quizá es que el pasado reciente y el presente no han sido los valorables y los nuevos estudiantes se enfrentan a un mañana más interesante…Una carrera nueva como la Radiolectrónica naval – ya me disculparán, ni sabía que existía- también confirma un 100% de seguridad laboral. No conozco a nadie que estudie esta profesión y hasta ha despertado mi curiosidad…pero que sepan que aporta tranquilidad para los próximos años laborales.

 

Los más románticos, como los que insisten en prepararse en Historia del Arte o en las Relaciones Públicas, esos, ya le pueden echar humor, ingenio y ganas. Les gustará mucho el oficio, pero no parece que haya puertas que abrir por esos caminos. Pero la peor parte se la llevan los que han mirado hacia la Gestión y Administración Pública o por el sector turismo. Estos, así, en principio, parecen abocados al fracaso. Lo que aprendan les queda para ellos, pero uso, lo que se dice uso, parece que van a hacer poco. Y lo más curioso, también corren malos tiempos para los diplomados en Radiolectrónica naval, la misma profesión de lo que yo no sabía nada hasta hace unas horas. Es decir, que si terminas la carrera, van divinamente. Pero si apuestas por parar a mitad de camino caes en el hoyo más profundo. El que empiece estos estudios, que los termine porque la diferencia es notoria y total, ya puestos, mejor alcanzar la meta.

 

Y si ya quieres vivir tranquilo-tranquilo, tendrás que sumergirte en el universo digital. Aquí hay más demanda que oferta, están buscando gente que no aparece, los necesitan. Ese nuevo mundo que la tecnología nos ha traído y al que alguno nos enfrentamos como podemos sigue, ya ven, en auge y de moda. Así que les guste lo que les guste, miren por aquí e intenten no amargarse. No está la cosa para ponerse utópico…que hay que comer e incluso pagarse algún capricho de vez en cuando.


María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,261FansMe gusta
80,518SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page