www.portalparados.es

Nº Parados 21/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 21/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner

La periodista, Marina Martínez-Vicens se incorpora también a este espacio para compartir con la familia de portalparados su visión de lo que ocurre a nuestro alrededor. Marina tiene una larga trayectoria ligada a la radio pero en este espacio sustituye un rato a la semana el micrófono por el teclado de su ordenador con el que nos comentará sus inquietudes, a veces con toda la crudeza de la realidad, otras con sutil y fina ironía. Le damos la bienvenida a portalparados y la leeremos atentamente.  

Sabemos por una encuesta publicada esta semana que España es el país europeo con mayor oposición popular a trabajar más allá de los 65 años. El 74% no estamos por la labor. Es más, nos gustaría retirarnos a los 59. La voluntad del Gobierno es que aguantemos hasta los 67, y no me parece mal, siempre y cuando tengamos en cuenta, por poner sólo un ejemplo, que no es igual de longeva la profesión de minero que la de conferenciante. Pero ese es otro tema. Lo que me parece una desfachatez es que nos pidan que posterguemos la jubilación cuando a tantas y tantas personas se las aparta de forma prematura de la vida laboral.  

El personaje que más me conmueve de “Los lunes al sol” es Lino, un cincuentón al que le corren por la colleja los chorretones del tinte malo con el que intenta quitarse años cada vez que acude a una entrevista de trabajo. Y va por matar el tiempo, porque ya no le quedan esperanzas de encontrar un empleo a semejantes alturas de la vida.

Hay muchísimos Linos a nuestro alrededor y no tienen que haber entrado en la década de los cincuenta para sentirse así. He conocido Linos de todas las edades. Linos prejubilados cuando más conocen el oficio,  Linos que dan clase en la Universidad y que han tenido que dejar la tarima en su mejor momento y Linos que a los treinta y tantos se sienten acabados profesionalmente.

Me asombra, por ejemplo, que a nadie le escandalice que sean tan necesarias las asociaciones de parados de más de cuarenta años, como si ese colectivo tuviera alguna carencia que le obligara a estar agrupado para apoyarse. Hemos llegado a tal extremo en el desprecio a la edad y a la experiencia que pronto pasaremos directamente de becarios a prejubilados. Y no observo ningún esfuerzo institucional por evitar que lleguemos a ese extremo. ¿Jubilarse a los 67?. Cuando ya no quede ningún Lino avergonzado por tener la edad que tiene, nos lo vuelven a plantear.



Marina Martínez-Vicens
Periodista

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner