www.portalparados.es

Nº Parados 20/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 20/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner

La crisis ha elevado a casi 6 millones el número de desempleados en nuestro país. Aunque la tasa de paro juvenil cercana al 57% es la que más preocupa, otro colectivo lo tiene mucho peor para salir airoso de ésta. Hablamos de los parados mayores de 45 años.  

//

“Los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.



Lo dice el artículo 14 de la Constitución Española, y también el artículo 4 del Estatuto de los Trabajadores. Ninguna condición o circunstancia puede impedirnos acceder a un derecho fundamental como es el trabajo. Incluso hay previstas sanciones para quienes discriminen a una persona por su edad en una oferta de trabajo.

Sin embargo, la realidad es que cada día vemos ofertas de empleo que  delimitan la edad de los candidatos y que muchos desempleados cuando acuden a una entrevista escuchan eso de “pensamos en una persona más joven para este puesto”.

Quedarse sin trabajo con más de 45 años

No son jóvenes, tienen experiencia y también muchas responsabilidades (hijos, hipoteca…). Quedarse sin trabajo es para los mayores de 45 años un doble problema porque no es sólo quedarse sin trabajo, es además quedarse fuera del mercado laboral.

Del total de desempleados que hay en España, 1,8 millones tienen más de 45 años. Dicen los expertos que el dato es sencillamente dramático y que poner las medidas necesarias para reducir el desempleo en ese colectivo es prioritario.

José Ignacio Llorente Olier, economista y profesor de la Universidad a Distancia de Madrid asegura a Portalparados que “es un drama de proporciones incalculables. Gobernar es tomar decisiones para mejorar el bienestar de la población, aunque no hace mucho un ministro, antaño alcalde rumboso, cambió las prioridades y dijo que gobernar es repartir dolor”.

Según Llorente Olier, “las políticas activas de creación de empleo son más necesarias que nunca, especialmente en un colectivo que, por una parte atesora experiencia para ofrecer una gran productividad en un puesto de trabajo y, por otra, es un segmento muy débil a la hora de conseguir nuevamente un empleo”.

Para el economista es absolutamente prioritario dar soluciones al colectivo de parados de más de 45 años y cita las palabras del Premio Nobel de Economía Paul Krugman: “las personas que desean trabajar pero no encuentran un puesto, sufren sobremanera, no sólo por la pérdida de ingresos, sino también por la pérdida de confianza en la propia valía”.

Por si fuera poco, al paro y la falta de facilidades para incorporarse al mercado laboral que sufren los mayores de 45 años, se suma la reducción de los subsidios por desempleo para este colectivo:  se ha eliminado el extraordinario que había para mayores de 45 años,  se ha aumentado el límite de edad para el ordinario de 52 a 55,  cuentan los ingresos de toda la unidad familiar para acceder a él y se obliga a acceder a la primera edad de jubilación posible sin poder esperar a los  65 años.

 ¿Por qué un trabajador con experiencia tiene  problemas para encontrar empleo?

Primero, porque en la crisis los puestos de trabajo no abundan. Después porque los trabajadores más expertos son más “caros” y menos “versátiles y flexibles”  y más “complicados”.

Quedarse sin trabajo a las puertas de la jubilación es una faena. Claro, que no es lo mismo quedarse sin trabajo a los 45 que a los 55, perder un trabajo temporal que perder uno indefinido, sufrir un despido individual o colectivo, quedarse en el paro con una buena indemnización o sin ella. Rondar los 55 años y ser despedido con una pequeña indemnización es el peor de los escenarios posibles.

Los detalles son importantes, porque encontrar trabajo después de los 45 es muy difícil y el tiempo corre en nuestra contra.

El abogado José Luis Ballesteros, asociado de Red Laboris, nos cuenta que aunque hay bonificaciones a la Seguridad Social y otras deducciones fiscales por la contratación de mayores de 45, “el emprendimiento para este colectivo está discriminado, toda vez que la capitalización de la prestación de desempleo o pago único para emprender asciende hasta el 100% de la prestación para menores de 30 años o mujeres menores de 35. Sin embargo, los que quedan fuera sólo pueden capitalizar hasta el 60% de la prestación por desempleo”.

Ballesteros recomienda a los mayores de 55 años que se queden en paro suscribir el Convenio Especial de la Seguridad Social, por el cual el trabajador cotiza a la SS como si estuviese trabajando.

El problema para financiarlo surge cuando “la empresa que despide no dispone de fondos suficientes por insolvencia, el trabajador no ha generado  mucha antigüedad  en la empresa o el salario del trabajador no es elevado”, dice a Portalparados el abogado de Red Laboris. En esos casos, señala Ballesteros, es complicado sufragar el citado convenio en los años que quedan para llegar a la jubilación aun descontando el tiempo de la prestación.

Más formación, reorientación, autoempleo

El 70% de los parados mayores de 45 años lleva sin empleo como mínimo un año y casi el 50% más de dos años.  Esta circunstancia unida a la falta de formación y la necesidad de reorientación laboral complica aún más la tarea de encontrar empleo.

Nos lo dice Marta Martínez, responsable del área de Empleo y autoempleo de la Fundación Tomillo, una entidad privada, sin ánimo de lucro, que entre otras cosas desarrolla programas de formación, emprendimiento y búsqueda de empleo.

Según Martínez, “los parados mayores de 45 años con un cierto nivel de estudios tienen más posibilidades de encontrar empleo, ya que son más activos en la búsqueda de trabajo y pueden acreditar una formación adecuada”.

En algunos casos, cuando los parados proceden de sectores muy castigados por la crisis como por ejemplo el de la construcción, lo mejor es reciclarse, buscar empleo donde hay más posibilidades. Para la responsable de empleo de la Fundación Tomillo en estos momentos el sector servicios es el principal promotor de la contratación en el mercado laboral local (comercio al por mayor y menor, reparación de vehículos, hostelería, cuidado de personas, actividades administrativas y servicios auxiliares…)

La Fundación Tomillo también apoya a quienes deciden lanzarse y emprender un negocio. Ante las dificultades de acceso a la financiación “la Fundación Tomillo ha puesto en marcha un proyecto de mini financiación con el objetivo de otorgar pequeños créditos  a emprendedores que han visto rechazadas sus peticiones en las entidades bancarias”, nos cuenta Martínez.

Junto con la Fundación Tomillo, numerosas organizaciones y entidades tienen programas de ayuda, formación y empleo para parados mayores de 45 años. Algunas de las más interesantes son Fundación Manpower, la Obra Social de La Caixa, La Fundación Unique y la  Fundación Randstad. Podéis contarnos vuestra experiencia con alguna otra entidad que trabaje con este colectivo.

Hace unos días, cinco asociaciones catalanas de desempleados  celebraron el I Congreso de parados mayores de 45 años. Su lema “No somos invisibles. El valor de la experiencia”. Su objetivo: reivindicar ante las distintas administraciones la importancia de los mayores de 45 años para el mercado laboral.

No cabe duda que las dificultades para salir de ésta son muchas, pero no podemos caer en el desánimo y la inacción. No es un consejo facilón de gurú de la búsqueda de empleo. Es una cuestión de supervivencia.


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner