www.portalparados.es

Nº Parados 25/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100

Nº Parados 25/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100
cursosbanner

Opinión.Hemos vivido la huelga del 29S y más allá de las habituales guerras de cifra entre unos y otros, parece claro que el seguimiento ha sido mucho menor que anteriores convocatorias de estas características. Muchos lo considerán un fracaso pero en realidad es un éxito. Sí, señores. Un éxito. Quizás alguno crea que me he vuelto loco pero lo digo en tono totalmente sarcástico y con una explicación que, creo, tiene su lógica. La huelga ha sido lo que los sindicatos querían: una movilización suficiente para que sus dirigentes no tengan que dimitir pero sin la fuerza suficiente como para que tiemble el gobierno.  

Yo creo que a nadie debe sorprender lo ocurrido en esta jornada del 29S. Ni siquiera sorprende la dureza con la que se han empleado algunos piquetes porque seguramente si no hubieran actuado, ahora estaríamos valorando de un modo completamente distinto una huelga. Y es que, amigos, nadie convoca una huelga para perderla como nadie convoca un mitin que sea un fracaso, aunque tengan que llenarlo a base de autocares gratis y bocadillos.



Sin embargo, hoy escuchaba a algunos tertulianos comentar que el éxito o fracaso de una convocatoria de estas características se mide en función de las consecuencias que pueda tener en los próximos días, semanas o meses. Desde ese punto de vista, y sin tener que recurrir a ninguna ciencia adivinatoria, todos estamos convencidos de que no cambiará nada, o muy poco.

Quizás nos encontremos con algún gesto conciliador del gobierno, como ya ocurrió en las horas precedentes a la huelga, quizás los sindicatos ahora estén menos receptivos que hace unos meses, como aquel novio enfadado que juega a hacerse el remolón con su pareja después de una pelea de enamorados. Pero si alguno de los participantes en la huelga de hoy, realmente pensaba que se iba a retirar la reforma laboral, estaba muy alejado de la realidad.

Al final, esa reforma laboral nos ha venido impuesta, incluso al parecer, ha quedado edulcorada con respecto a lo que se nos pedía desde la Unión Europea y los diversos organismos internacionales. Ahora ¿con qué cara se presentaría el gobierno ante los mercados internacionales si echa marcha atrás? Nos guste o no nos guste, la retirada nos podría conducir a una situación similar a la de Grecia a muy corto plazo. No me refiero a la situación de economía intervenida que ellos tienen, y nosotros casi también, sino a la dureza del recorte en el pais mediterráneo que ha sido aún más duro que aquí.

Por supuesto que había motivos para organizar una huelga, pero los había hace muchos meses, incluso hace algún que otro año. Desde el mismo momento en el que se empieza a destruir empleo, los sindicatos deberían haber empezado a movilizarse, a pedir medidas más firmes contra muchas de las situaciones que hemos vivido, y seguimos viviendo. Ya dijimos en alguna ocasión anterior que los desempleados no estamos en el eje central del discurso sindical, esto ha sido así desde el inicio de la crisis y  tan sólo llegada la hora de la convocatoria de huelga se han acordado de nosotros.

Tan iluso como pensar que el gobierno va a cambiar la reforma laboral es soñar con que los sindicatos cambien de actitud y de discurso, que incluyan a los trabajadores en paro en la primera linea de sus reclamaciones y no relegados a un quinto o sexto lugar, en el mejor de los casos.


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner