www.portalparados.es

Nº Parados 17/10/2018

SEPE
3202509
EPA
3490100

Nº Parados 17/10/2018

SEPE
3202509
EPA
3490100
cursosbanner
Como cada semana, en su columna "Los Lunes al Sol", la periodista María Díaz reflexiona sobre algunos de los asuntos de actualidad. Hoy, Día Internacional contra el Maltrato a las Mujeres, la autora habla sobre las víctimas de la "violencia emocional", como ella la denomina: 45 mujeres muertas en lo que va de año a manos de hombres que decían quererlas. 45 mujeres muertas y 37 huérfanos. Un auténtico drama humano y social.

¿Una sociedad civilizada es ésto?

Como cada semana, en su columna "Los Lunes al Sol", la periodista María Díaz reflexiona sobre algunos de los asuntos de actualidad. Hoy, Día Internacional contra el Maltrato a las Mujeres, la autora habla sobre las víctimas de la "violencia emocional", como ella la denomina: 45 mujeres muertas en lo que va de año a manos de hombres que decían quererlas. 45 mujeres muertas y 37 huérfanos. Un auténtico drama humano y social.  

//

Me da mucho miedo celebrar “el día de esto” o “el día de aquello”. Ponen en evidencia las carencias, los vacíos. “El día de la mujer”, por ejemplo (antes de “la mujer trabajadora”). Es clara manifestación, a mi entender, de que las mujeres aún no tenemos los mismos derechos que los hombres en pleno siglo XXI. Y no hablo de otras culturas, si no de ésta, de la que yo gasto. O “el día del niño”, porque demuestra que algunos viven verdaderamente desprotegidos y al margen de cualquier derecho.



Me asusta el calendario de las Naciones Unidas que señala los temas a los que dedicar según qué días. Hoy es el Día internacional contra el maltrato a las mujeres. ¿Y por qué? Porque lo hay. No es que no quiera que se abandone a las mujeres susceptibles de ser maltratadas, que lamentablemente ahí están, es que lamento que existan esas mujeres. Incluso esos hombres, que también los hay. Lamento la violencia en todos sus tipos, pero especialmente la que practican los seres que aseguran quererte.

Le llaman “violencia de género”, pero debo confesarles que no me gusta ese término. Vamos, no sólo no me gusta que exista, si no que me parece un término equivocado. Yo le llamo “violencia emocional”. Porque hablan de “género” entendiendo que la practica el hombre sobre la mujer. En la mayoría de los casos. Pero parece renunciar a los derechos de los homosexuales. Hasta el punto de que hace un par de años, quizá más, un joven murió a manos de su ex – novio y no se le incluyo en esa maldita lista que de vez en cuando, demasiado “de vez en cuando”, nos recuerda que hay gente que mata bajo el lema del amor. Tremendo: “te mato porque te quiero”.

Los datos revelan que más de un 70 % de chicas adolescentes reconocen el maltrato como algo normal en una relación de pareja, y aún hay mujeres mayores que sostienen que “si no te pegan es porque no te quieren”. ¡Qué vergüenza!. El amor es otra cosa, y pasa por el respeto y el afecto. Nadie tiene derecho a maltratar a nadie. Y mucho menos a disponer de su vida.

Estamos a punto de terminar el 2013, aquel año que no hace tanto nos parecía de un futuro avanzado. Ya han muerto 45 mujeres a manos de sus parejas y 37 niños se han quedado huérfanos, víctimas del “amor inmenso” de su padre hacia su madre. ¡Qué no habrán vivido en casa! ¡Qué no habrán visto!. Cuánto dolor innecesario, si es que hay algún dolor necesario. Pero ahora me pregunto: ¿repetirán esa conducta el día de mañana?. Preocupante, porque la experiencia demuestra que sí. Niños sin madre y sin padre, que han crecido en un ambiente de violencia. Mal pasado, mal presente y mal futuro.

Nos plantean el amor como un contrato. Algunos. Un contrato en el que uno, por el hecho de ser varón (en la mayoría de los casos) adquiere derechos sobre nosotras a los que nosotras renunciamos automáticamente. Un contrato en el que uno gana y el otro pierde. Ellos son más machos ejerciendo su dominio. Ellas, más hembras admitiendo su derrota. Así que ellos las manejan a su gusto, las machacan, abusan de ellas, las manipulan, las anulan, y, si hace falta, las matan. Incluso delante de sus hijos. Antes muertas que fuera de su dominio. Y, desde luego, antes muertas que felices y más si es con otros.

Un suceso me marcó hace años. Un hombre moría en un parking víctima de los disparos de un desconocido. Dejaba viuda y dos hijos. Algunos medios detallaban que no eran sus hijos realmente, si no de ella, de su mujer. Se habían conocido cuando ella rehacía su vida, aún joven, abandonada por su primer marido y tirando como podía de sus 2 criaturas. Llevaban una vida normal, se querían. Pero el marido fugado retornó 30 años después y supo de la felicidad de la mujer y los hijos que tantos años antes había dejado tirados. Y fue a por el culpable de esa dicha y lo asesinó. A lo que se ve, los derechos de los machos no “caducan”.

María Diaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner