www.portalparados.es

Nº Parados 20/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 20/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner

Tras escuchar las nuevas propuestas del gobierno en el Debate sobre el Estado de la Nación y las críticas de los grupos de la oposición, hemos vuelto a comprobar la falta de sintonía de unos y otros en lo que debería ser el objetivo prioritario de toda la sociedad: la creación de empleo y ya de paso, cuidar la calidad de las ofertas que aparecen en el mercado laboral.  

Si ya en otros ámbitos como el educativo, sería deseable un gran acuerdo de las principales fuerzas políticas, lo es aún más en el principal problema que tiene la sociedad española en la actualidad, como es la falta de trabajo. Y por lo escuchado esta semana en el Parlamento, parece utópico que gobierno y oposición remen en la misma dirección en su resolución.



Ante un problema de tal gravedad, debería considerarse una cuestión de Estado la lucha contra el paro y nadie debería permanecer impasible al sufrimiento de millones de españoles que no tienen garantizado ni lo más mínimo.

Seguramente será como predicar en el desierto. Y más en estos momentos en los que tenemos a la vuelta de la esquina unas elecciones europeas y más adelante, un calendario electoral en 2015 que va a condicionar la postura de todos ellos.

Entre la visión gubernamental que nos dibuja un país multicolor y una oposición que prefiere el blanco y negro, los ciudadanos nos quedamos como estábamos. Exactamente igual. Con los mismos problemas para comer, para pagar la luz, las hipotecas, etc. Eso es lo que de verdad importa. Y el resto son fuegos artificiales de unos y otros.

Si nos juntásemos un centenar de ciudadanos de orientaciones políticas diversas pero con la sana intención de resolver los problemas de la gente, estoy convencido de que terminaríamos por encontrar un plan que aunase las propuestas de unos y otros. Bastaría con emplear una dosis de sentido común para materializarlo.

Sin embargo, los políticos lo complican todo porque tienen otros intereses detrás de ellos. No se conforman con ofrecer soluciones. Deben ganar elecciones, o por lo menos votos. Y la consecuencia es que deben buscar más lo que les diferencia de otros que lo que les une. Y en una crisis como ésta, deberían aplicar la filosofía contraria.

Luego vendrá la alta abstención, la apuesta por otros partidos y los del bipartidismo se echarán las manos a la cabeza. Buscarán culpables fuera de sus filas. Muy probablemente en la crisis cuando en realidad, sufrirán las consecuencias de cómo la han gestionado unos y otros. Un matiz muy diferente.

Y pueden dar gracias que hasta el momento, no ha surgido ningún populista con claras intenciones electorales. Esa es una de las posibilidades que habitualmente, surgen en países en crisis como el nuestro. Podía citar muchos casos pero ya los tendréis en la mente aquellos que leáis estas líneas.

En conclusión, el Debate sobre el Estado de la Nación se volvió a quedar en aquello de “mucho ruido y pocas nueces”. Unas sesiones parlamentarias prescindibles que aportan poco o nada a nuestras vidas. Y se demuestra en el escaso interés mostrado por la audiencia a los programas que lo emitieron. Solo parece interesar a ellos mismos y a los periódicos que se afanan en demostrarnos si ha ganado uno u otro esta contienda dialéctica.

 

Javier Peña
Portalparados.es

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner