www.portalparados.es

Nº Parados 21/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 21/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner

Mucho hemos oido y leído estas últimas semanas sobre las oportunidades que ofrece el mercado laboral alemán. Sin embargo, uno de los muchos españoles que ya han dado el paso de marcharse a este país, ha querido contarnos su experiencia en nuestro blog. El objetivo de este artículo es explicar claramente quién tiene oportunidades en Alemania y quién lo pasaría francamente mal si trata de lanzarse a la aventura de trabajar allí.  

//

El pasado mes de enero Angela Merkel anunciaba el déficit de mano de obra que padecía Alemania y su intención facilitar la inmigración procedente de países como España e Italia. Alemania no puede continuar creciendo sin más mano de obra y, además, su población está envejeciendo.



Dicho anuncio tuvo un gran eco mediático. El hecho que España no acabe de salir de la crisis, y que el paro juvenil sea de los más altos de Europa, despertó el interés de muchos jóvenes españoles formados, que vieron en Alemania la América del S.XXI. En cuestión de semanas, muchos son los que han puesto su punto de vista en el país germano. Lo ven como su salvación, como el camino que les sacará de la precariedad laboral española. Tal es la magnitud de este sentimiento que las academias de idiomas no dan el abasto ante la avalancha de solicitudes para aprender la lengua de Goethe.

¿Es Alemania la nueva tierra de las oportunidades?

Por distintos motivos, no todos ellos laborales, emigré a Berlín a finales de verano del 2010. Tenía 25 años y había estudiado Economía. Tuve suerte y al cabo de dos semanas ya había encontrado trabajo como responsable del mercado español para Mister Spex, una start-up que vende gafas online. En seguida pensé que sí, que efectivamente Alemania era la nueva tierra de las oportunidades. Todo había sido muy fácil.

Sin embargo, al cabo de poco me di cuenta que mi caso había sido excepcional, producto de la suerte o una coincidencia de factores. Empecé a conocer muchos de los inmigrantes españoles que habían venido recientemente a Berlín, al mismo tiempo que vi de primera mano cual era la realidad del mercado laboral alemán.

Es cierto que Alemania necesita Pepes, pero no Pepes obreros, necesita Pepes ingenieros que por lo menos hablen un inglés perfecto (aunque en muchos casos el alemán es condición sine qua non). El país tiene un defícit de ingenieros, programadores e incluso médicos, pero no de artistas, geógrafos, lampistas o camareros.

En este medio año he conocido muchos españoles. Algunos estudiaron Ciencias del Mar, otros Historia del Arte, otros Traducción e Interpretación, otros Comunicación Audiovisual y otros Administración de Empresas. Hay los que no estudiaron nada. ¿Cuál es su situación laboral? La mayoría de ellos está sobreviviendo, con mini-jobs esporádicos y prácticas que les dan para pagarse el alquiler y poca cosa más. Algunos vinieron con ahorros o con el paro, lo que les está dando un poco de oxígeno. Otros han sabido aprovecharse de alguna beca. Alemania no necesita esta mano de obra, y menos si no habla bien el idioma. Aprender alemán no es fácil, y a algunos les lleva más de dos años alcanzar un nivel aceptable.

¿Qué puede hacer uno durante estos dos primeros años?

Los primeros seis meses son fáciles. Uno tiene un rincón y se apunta a clases de alemán. Otros han venido con una beca bajo el brazo. Pero van pasando los meses y muchos se dan cuenta que no están progresando con el idioma, que se les está terminando el dinero o la beca que tenían, y que no pueden ni optar a trabajar de camareros. Algunos tienen suerte y encuentran trabajo de media jornada en la cocina de un restaurante español a razón de 4€/h. Hay los que tienen un poco más de suerte y encuentran unas prácticas a jornada completa a razón de 500€/mes en las que lo único que hacen es traducir textos, hacer tareas administrativas o atender a clientes españoles por teléfono. Terminan estas prácticas y con un poco de suerte encuentran otras prácticas similares.

¿Es esto lo que están buscando los licenciados españoles cuando vienen a Alemania?

Alemania ofrece precariedad para la mayoría de estos nuevos immigrantes españoles. No los necesita, y si a pesar de ello quieren permanecer en el país, sólo se aprovechará de ellos. Que los alemanes no tienen un pelo de tontos. Es cierto que hay algunas oportunidades, pero todas están relacionadas con la filial de la empresa alemana en el mercado español. Y ahí somos tantos que estamos buscando lo mismo, que al final pocos nos podemos beneficiar de ello (cabe anotar que este exceso de oferta también empuja los salarios a la baja).

Alemania necesita ingenieros o programadores españoles que hablen bien el inglés o el alemán. Para estos, las oportunidades son muy grandes, pero para los demás, venir aquí puede suponer una pérdida de tiempo y aumentar todavía más la frustración. Se puede intentar, por supuesto, pero conviene saber cual es la realidad de muchos de los que han venido. Si a pesar de esto, uno se lo toma como una experiencia vital, adelante, pero que sepa que laboralmente no va a ser fácil progresar y que muy probablemente sólo va a poder sobrevivir.

@marcjordana

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner