www.portalparados.es

Nº Parados 21/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 21/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner
Comenzamos la semana con una nueva entrega de "los lunes al sol", la columna de la perioista María Díaz. Hoy nuestra compañera comenta el resultado del referendum celebrado ayer en Suiza y en el que el 50,4% de los votantes se mostró a favor de limitar la entrada de trabajadores europeos en el país helvético. La Unión Europea ha lamentado una decisión que hoy está provocando manifestaciones contrarias en varias ciudades suizas.

Todos los caminos llegan a Suiza

Comenzamos la semana con una nueva entrega de "los lunes al sol", la columna de la perioista María Díaz. Hoy nuestra compañera comenta el resultado del referendum celebrado ayer en Suiza y en el que el 50,4% de los votantes se mostró a favor de limitar la entrada de trabajadores europeos en el país helvético. La Unión Europea ha lamentado una decisión que hoy está provocando manifestaciones contrarias en varias ciudades suizas.  

Ha sido por muy poco, pero ha sido. La derecha vuelve a meter un gol por la escuadra en todo el sistema laboral que parece dar un respiro a aquellos que no lo tiene. Los suizos, gente civilizada donde las haya, aunque, entre nosotros, tiran a aburridos,  se van a poner a contarnos antes de dejarnos entrar en su país en búsqueda de un salario. A contarnos del verbo matemático, ese que te explica que 1 +1 es igual a 2.



Poco más del 50% de los votantes helvéticos ha decidido que se va a limitar la entrada de trabajadores extranjeros en sus tierras. Apenas tienen un 3% de paro, son listos, han creado una banca ejemplar según se mire, aunque siempre bajo sospecha, y no quieren compartir sus éxitos por si se convierten en fracasos. El paro no es contagioso, pero da miedo. Y el miedo es humano y libre. Una pena.

Lo digo por la cantidad de españoles decentes que en estos tiempos de crisis implacable han decidido volver sus ojos hacia aquel país que tan bien nos acogió cuando nos hicimos falta mutua. La derecha nunca ha sido, a mi entender, ni generosa ni plural. Mira para sí misma, alienta su egoísmo y tira para adelante sin reparar en llantos. Así nos va. Nos quedaba la emigración, que no es plato de gusto, y ya nos la van quitando. Civilizados, sí. Los suizos, digo. Pero poco solidarios a pesar de tener una escasa economía de riesgo.

Quizá no deberíamos de quejarnos, porque hemos sido los primeros en mirra mal a los que llegan hasta nuestras tierras, y no digamos nuestras costas, buscando un futuro que en su país no tiene. Pero hay gente empeñada en pensar que uno se juega la vida en una patera porque el riego le pone la adrenalina a punto de nieve y no veas que bien te lo pasas. O que la gente se arrima a la muerte saltando una valla, que según cierto ministro no es peligro (sólo mata, le diría yo…pero a lo mejor no “coge” el “chiste”) porque le que le gusta es jorobar y, total, es barato. ¿A cuánto está la vida de un emigrante que se mueve de país pobre a país menos pobre por aquello de sobrevivir? Algunos, en su engaño, pensarán que aquí hasta atenemos más libertades. Alguna, pero tal como vamos, pocas. Les estamos negando a los seres humanos más oscuros, a aquellos que hablan con otro acento, a los que nacieron lejos hasta el derecho a la salud. Pues a lo mejor, donde las dan las toman.

La cosa es que no sé quien tiene la culpa de todo esto. Creo que es una cuestión de educación y dignidad…pero eso también lo estamos dejando de lado, aunque ya les digo desde aquí que, a lo que se ve, pagar más por un colegio no te asegura nada. Casi, al revés.

Así que para mi sorpresa, y en la gala de los Goya, me encuentro con 2 entregadores de premios que salen con el sello de Adecco cosido a sus trajes y no sé si alegrarme. Porque no deja de ser una compañía de recursos humanos y está bien que tenga su hueco publicitario en un ente que no admite la publicidad, pero yo sospecho un rato de estas entidades. No digo que sean malas, digo que no las tengo todas conmigo. Los intermediarios siempre me han parecido “ejemplares sobrantes” y  trabajan sobre los trabajos temporales que es como vivir en un “ay”. También es cierto que un trabajo fijo, al precio que está el despido, tampoco te da seguridad de nada. ¿Será casualidad pero Addeco es una compañía suiza? ¡Por Alá! Todos los caminos conducen a Suiza. Los malos y los menos malos.

Con todo, “chapeau” por el cine español que, equivocadamente o no, le ha dado un lugar a los que parecen buscar soluciones para los problemas que nos afectan y que vuelven a demostrar que no viven ajenos al mundo que pisan. Quizá porque el 72 % de los artistas, por ejemplo, no pueden llegar a final de mes con su oficio. ¡Ay! ¿Les gusta a ustedes el cine suizo?

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner