www.portalparados.es

Nº Parados 17/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 17/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner
Los Lunes al Sol.Un nuevo título sugerente para esta columna de Los Lunes al Sol de la periodista, María Díaz que a pocas horas de la celebración del Día Internacional de la Mujer, se refiere a las polémicas sobre los uniformes de trabajo en algunas empresas. De hecho, en los últimos días, se ha hablado mucho de una compañía aérea que iba a pedir "acortar" la falda de las azafatas, aunque sus responsables finalmente lo negaron.

Sólo quiero poner cachondo a mi marido

Los Lunes al Sol.Un nuevo título sugerente para esta columna de Los Lunes al Sol de la periodista, María Díaz que a pocas horas de la celebración del Día Internacional de la Mujer, se refiere a las polémicas sobre los uniformes de trabajo en algunas empresas. De hecho, en los últimos días, se ha hablado mucho de una compañía aérea que iba a pedir "acortar" la falda de las azafatas, aunque sus responsables finalmente lo negaron.  

Y con eso, me doy por satisfecha. No es que tengas problemas con él de, digámoslo así, “entendimiento”. No. Es sólo que yo la edad del pavo la pasé hace mucho y mi interés por los varones declinó en cuanto me llegó el uso de razón: hacia los 30. Así que con saber que a mi propio le despierto el atractivo suficiente como para tenerme atendida, me doy por contenta.




Lo digo por el famoso largo de los uniformes de las azafatas de una determinada compañía aérea. Que si sí, que si no, que si caiga un chaparrón. A mí, en el fondo, los centímetros me dan casi lo mismo. Y digo casi, porque no creo que las mujeres estemos obligadas a enseñar la rodilla para poner un zumo de naranja (le llaman zumo a cualquier cosa. ¡Y en el país de las naranjas!) a un viajero por muy rico que este sea. Pero el problema está más allá: en el hecho de que se diseñan ropas de trabajo para la sección femenina que inciden en su lado más sensual. Faldas apretadas, tacones, gorros absurdos,…Vamos, que si dependemos de alguien con ese uniforme tan práctico para salir de un atolladero aéreo vamos dados.


Lo que yo les pido a las personas cuyo trabajo consiste en atenderme en un momento dado, llámese guardia civil ( ya ven, con estos tengo más trato), ujieres o azafatas es que vayan limpios y que sean agradables al gusto, al olfato, a la vista y, si me ponen, hasta el tacto. Por lo demás, como si las señoras quieren lucir hermosos mostachos. Y si no, ya puestos, que me pongan a los miembros masculinos de los cuerpos de seguridad del estado y a los pilotos con pantalones pitillo, que es lo que se lleva y que los hace a casi todos muy guapos. ¡Ah! Pero eso no, que es poco funcional…Pues a las mujeres tampoco. Qué pena que en pleno siglo XXI tengamos que seguir hablando de discriminación y sexismo. Pero lo hay. Atiendan ustedes a la publicidad y concluyan ustedes mismos.


Así que aboguemos ya por servicios públicos en condiciones de dignidad y educación, recordemos que hace mucho que Saint Laurent demostró que una mujer con pantalón puede ser la persona más elegante del mundo e intentemos no viajar en avión. A lo mejor así se acaba la historia. Que yo, a estas alturas de la película, sólo quiero ponerle ojos golosones a mi marido.


María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner