www.portalparados.es

Nº Parados 26/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 26/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner
En su semanal columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz parte hoy del análisis del lenguaje que emplean nuestros políticos en la campaña electoral que estamos viviendo ante las elecciones del 20N y que la mayor parte de las veces es deliberadamente ambigüo. Pero este es el punto de partida de este artículo que analiza con ironía otros aspectos de la actualidad.

Sobre cómo utilizar el lenguaje para no comprometerse a nada

En su semanal columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz parte hoy del análisis del lenguaje que emplean nuestros políticos en la campaña electoral que estamos viviendo ante las elecciones del 20N y que la mayor parte de las veces es deliberadamente ambigüo. Pero este es el punto de partida de este artículo que analiza con ironía otros aspectos de la actualidad.  

No se qué pasará la semana que viene. Tengo constancia de que habrá gobierno nuevo, sea del signo que sea, porque hasta ahí llego yo solita. ¿Y qué nos depararán los tiempos nuevos? ¡A saber!. Y digo esto, porque después de escuchar a los políticos del momento me he dado cuenta de que su tiempo verbal preferido es el condicional. Ese que tanto nos costó entender en el colegio. No construirán, “construirían”; no elaborarán, “elaborarían”; no aprobarán, “aprobarían”. Y si luego no cumplen, no habrá nada que objetar. Estaba en sus intenciones, el tiempo verbal lo deja claro: sin compromisos. Prometer, lo que haga falta. Hay que ganar las elecciones. Ahora, cumplir, lo que se dice cumplir, menos que un hombre agotado con la parienta.




Así que si tienen paciencia, allá por marzo del 2012 les hago un dibujo de la situación sin temor a equivocarme. Bastante me ha costado decidir mi voto como para meterme en algebras imposibles. Me interesan las libertades sociales, la cultura y la educación, la salud y el bienestar social. Y si alguien es capaz de acercarme a eso y liberarme de preocupaciones, ahí que voy y remo. Aunque sólo sea porque conseguir la posibilidad de formar parte de ello nos costó unos años. Sin embargo, la gente joven que me rodea, ante la oportunidad de su primer voto nos responde al estímulo: les tienen calados a estos políticos de lengua fácil y ejercicio torpe. Es lo que hay. Profesionales honrados pero algo perdidos en una marabunta mundial que empuja por todos lados.


Y en ese jaleo andamos. Otros años, a estas alturas todos tenían preparada su felicitación navideña. Pero este hay que esperar, porque casi nadie conoce en estas fechas qué debe poner en ella. El 20 N traerá ganadores políticos de todos los colores, como siempre…pero un solo equipo de gobierno. Mejor no adelantarse, que todavía hay tiempo. La misma casa real debe andar dándole muchas vueltas a su christma e imagino que apostarán por una foto de los nietos. O por un fotomontaje, aunque espero que no sea tan chusco como el de hace unos años. Lo de los nietos les ahorrará problemas en tiempos convulsos: un yerno que ya no está, otro que quizá mejor no estuviera, señalado ahora por el dedo de la sospecha, y una tercera lo suficientemente soberbia, fría y distante como para no haber conseguido en muchos años convencer ni al pueblo ni a las otras monarquías…La conocí personalmente no hace mucho y tengo que confesar que nos dejó desagradablemente sorprendidos a los presentes. Todo lo contrario que el príncipe, un tipo que se nos hizo inteligente y cercano. Siempre habrá monárquicos entregados que le pongan fe al tema. Pero la cosa se asoma oscura. Malos tiempos para la lírica. Y para las felicitaciones de navidad: el que se mueve, no sale en la foto. Y aquí se está moviendo mucha gente.


María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner