www.portalparados.es

Nº Parados 28/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100

Nº Parados 28/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100
cursosbanner

Uno de los conceptos sobre los que más se debate en los foros, webs y blogs relacionados con el empleo y los recursos humanos es el de la gestión del talento. Dicen los expertos que será uno de los retos a los que se enfrenten las empresas en los próximos años. De hecho, la famosa llamada de los alemanes a jóvenes españoles parece haber puesto muy nervioso a algunos que ya hablan de “fuga de talento?....  

Ya sé que hay grandes expertos en trazar lineas estratégicas para las políticas recursos humanos de las empresas, incluso hay asesores externos que les ayudan a optimizar los efectivos, todos ellos seguramente conocerán mucho mejor que yo el concepto casi filosófico de lo que vienen a llamar la gestión del talento, eso que queda tan moderno sobre el papel o la pantalla del ordenador.



 

Se supone que tienen talento aquellos profesionales con cualidades, como la comunicación, el liderazgo, capacidad de resolver conflictos o de trabajar en equipo, orientación hacia logro de objetivos, capacidad para innovar y autoconfianza, entre otras muchas que podríamos citar.

 

Parece que ese es el reto de muchas empresas, conseguir a cuanta más personas de este perfil para sus puestos, especialmente para los directivos o de cierta responsabilidad. Si hacéis la prueba de colocar en google la búsqueda de “gestión del talento en la empresa”, veréis que existen más de dos millones de entradas diferentes, y eso tan sólo en castellano que si probamos en inglés, el asunto se nos desboca.

 

Pero claro, llegan los alemanes, ponen sobre la mesa la posibilidad de captar a profesionales españoles en sus empresas y muchos ya se ponen nerviosos, empiezan a hablar de la fuga de cerebros, de talento, de lo que hemos invertido los españoles con nuestros impuestos en su educación, etc.

 

Y claro, a mí me asaltan dudas. Tanto hablar de la gestión del talento, ¿para qué? Si tanto y tan bien se gestiona el talento, como aseguran muchos responsables de Recursos Humanos de empresas, ¿qué miedo hay? Supongo yo que, dentro de la gestión del talento, habrá alguna linea maestra para tener suficientemente contento a ese profesional para que no se deje embelesar por cantos de sirena.

 

¡Ah no! Que parecer ser que tienen miedo a que en el futuro nos quedemos sin talento en España porque ahora deben andar sobrados, tan sobrados que han mandado al paro a muchos talentosos por tener más de 45 años que debe ser que ya a esa edad el talento se pierde definitivamente, o tienen cerradas las puertas a muchos jóvenes porque su talento no viene acompañado de la suficiente experiencia… En fín, todo esto parece aquello de “ni como, ni dejo comer”

 

Vivimos en un mundo globalizado y esa globalización no sólo sirve para que empresas, como Yamaha, decidan cerrar su fábricar de Barcelona para marcharse a un país más barato. También debe servir para que los trabajadores nos podamos mover allá donde reconozcan nuestro talento. Y claro, en el hipotético caso de que yo estuviera en ese grupo y tuviera veinte años menos, ¿qué elegiría jugar en la champions league o en la liga de mi barrio? Creo que no hace falta dar una respuesta.

 

En definitiva, todas esas empresas, grandes y pequeñas, que reclaman tanta reforma por aquí y por allá, deben preocuparse un poco más de reformarse ellas mismas para adecuarse a las actuales circunstancias en las que parece que el talento, y su gestión, van a ser fundamentales.

 

Porque ¿alguien en serio cree que en este país se cuida en general el talento en las empresas? Y ya no me refiero sólo a los puestos directivos que los curritos de a pie también tienen una parte fundamental en el éxito o fracaso de una empresa.

 

Para gestionar el talento, hay que tener dos cualidades extraordinarias: la primera, tener capacidad de detectarlo y la segunda, querer estar rodeado de personas con ese don, aunque en algún momento sea un riesgo para la propia supervivencia en la empresa.

 

Muchos jefes, jefecillos y demás realea tienen ese problema, pisotean a los talentosos, no vaya a ser que sean mejores y les saquen las vergüenzas. Dicen que en este país, hay un 36 por ciento de “jefes tóxicos”, preocupante, ¿no?

 

Javier Peña
Director Portalparados

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner