www.portalparados.es

Nº Parados 20/04/2018

SEPE
3422551
EPA
3766700

Nº Parados 20/04/2018

SEPE
3422551
EPA
3766700
cursosbanner
Escribo este artículo a escasas horas de conocer las nuevas reformas del Gobierno y es necesario saber si realmente existen ayudas para crear empleo, pero ayudas de verdad, en lugar de esas medidas que nos vendieron con ese supuesto objetivo que han demostrado que contribuyen a todo lo contrario y encima nos abocan a perder derechos conquistados en décadas....

¿Nos podemos resignar a los seis millones?

Escribo este artículo a escasas horas de conocer las nuevas reformas del Gobierno y es necesario saber si realmente existen ayudas para crear empleo, pero ayudas de verdad, en lugar de esas medidas que nos vendieron con ese supuesto objetivo que han demostrado que contribuyen a todo lo contrario y encima nos abocan a perder derechos conquistados en décadas....  

//

Los datos de la última EPA sólo pueden haber sorprendido a algunos marcianos que no sepan de la realidad que vive en este país. Lo más sorprendente de lo ocurrido ayer fueron las explicaciones de los dirigentes del Ministerio de Empleo en las que trataban de convencernos de que las cosas van mejor. ¿Se puede decir eso cuando presentan el récord nacional y mundial de desempleo? Por poder, se puede, pero no se debe sin que les produzca un cierto sonrrojo.



 

Estamos de acuerdo en que el gobierno actual no es el único responsable de lo que está ocurriendo. Sin embargo, algo tendrán que ver en el casi millón de personas que se han unido a las listas de las oficinas de empleo. Y aún podría ser peor si computásemos las decenas de miles de personas que se han marchado de España en este tiempo, tanto españoles que han querido emigrar en busca de mayor fortuna como extranjeros que retornan a su país ante la imposibilidad de ganarse la vida en el nuestro. Y tampoco computan aquellos que directamente han arrojado la toalla y ya no buscan activamente empleo. Total que la realidad podría superar a las frías cifras.

 

Y se conocen esos espeluznantes datos cuando se cumple un año de la reforma laboral que según el discurso oficial, iba a generar empleo. El trato social que se nos proponía era “ustedes aceptan la pérdida de determinados derechos, a bajadas salariales, etc a cambio de salvar su puesto de trabajo”. La realidad es que se han perdido esos derechos y encima se ha conseguido facilitar y abaratar el despido. En resumen, más parados con menores indemnizaciones. Y el miedo en el cuerpo para los que mantienen su puesto en las empresas.

 

Ante todo este panorama, tengo la sensación de que existe una cierta resignación, una cierta impotencia de nuestros gobernantes ante la realidad de millones de personas que no pueden pagar sus recibos y no tienen un plato de comida decente que llevarse a la boca. Esos seres humanos necesitan una respuesta ahora mismo, no pueden esperar a 2015 o más allá porque la subsistencia tiene un límite.

 

Esa es la respuesta que estamos esperando muchos ciudadanos. No vale con decir que eso requiere un dinero que no tenemos porque es una absoluta falsedad. Existen medidas que no costarían un sólo euro al Estado y aliviarían esa situación. Y pongo un pequeño ejemplo: si el Estado eliminase durante un año las cotizaciones sociales a la contratación de desempleados de larga duración o de los colectivos con dificultades, se dejarían de ingresar miles de millones pero se compensaría con un considerable ahorro en prestaciones y ayudas sociales. Por no hablar del aumento de consumo que acarrearía.¿Qué coste tiene esta medida en realidad? Poca o ninguna, es cuestión de voluntad política.

 

Por supuesto que deben arbitrarse medidas para que el crédito circule entre las familias, las pequeñas y las medianas empresas. Hoy hemos conocido los beneficios del BBVA a pesar de la crisis. Eso significa que no todas las entidades están en mala situación.

 

Necesitamos un cambio de políticas activas de empleo que ya nos anunció Fátima Báñez pero esperemos que sea una transformación real. Y no sólo en los discursos. Necesitamos más hechos y menos palabras.

La semana pasada, me llamó la atención la reacción del PP ante una medida del gobierno andaluz que pretende garantizar tres comidas al día a los más pequeños. Se tachó de populista esa medida. ¿Entonces no damos soluciones por temor a que nos tilden de populistas? ¿dejamos entonces que los niños no puedan comer? Ya sabemos que los andaluces tienen sus puntos negros en la gestión pero no podemos sacarlo cuando toman una medida imprescindible para las familias.



Javier Peña
Director Portalparados.es

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner