www.portalparados.es

Nº Parados 21/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 21/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner
La columna semanal de Los Lunes al Sol está dedicada en esta ocasión a aquellas situaciones en las que muchos trabajadores padecen estrés en su puesto de trabajo. Son situaciones que se han acrecentado debido al alto número de desempleados y a las nuevas condiciones legales del mercado laboral. Ahora bien, el estrés peor es el que se vive en situación de paro o eso, al menos, deben pensar algunos empresarios.

Están los tiempos para tener estrés

La columna semanal de Los Lunes al Sol está dedicada en esta ocasión a aquellas situaciones en las que muchos trabajadores padecen estrés en su puesto de trabajo. Son situaciones que se han acrecentado debido al alto número de desempleados y a las nuevas condiciones legales del mercado laboral. Ahora bien, el estrés peor es el que se vive en situación de paro o eso, al menos, deben pensar algunos empresarios.  

En ese gusto que hemos cogido por poner nombre a todo, me he informado de la existencia del llamado “síndrome burnout”, que no viene a ser otra cosa que la suma de detalles que te avisan de que eres un ser quemado en el trabajo, una alarma de que algo ya no va bien. El problema es que la solución suele ser apostar por la salud personal y abandonar el empleo…¡y está el mundo como para decisiones de estas!.



Tener ahora un trabajo es tener un tesoro. Lo que pasa, es que con tanto parado, el jefe tiene la sartén por el mango más que antes. Ahora haces un ademán de pedir un aumento o de querer marcharte de la empresa a ver si cuela, y te abren las puertas de par en par camino de la calle. Oportunidad que muchos barandas han aprovechado para exprimir a sus empleados, a la espera de que alguno dijera “mu”. “¿Te quejas? Yo no voy a tener problemas -viene a pensar e incluso a decir el de arriba-pego una patada y me salen 5000 tipos dispuestos a ocupar tu puesto y por la mitad de sueldo”. Y, lamentablemente, tiene razón. A los curritos les obligan a reventar el mercado salarial porque más vale sueldo de mierda que paro de corta duración. O de larga, que a saber cómo acaba la cosa.

Así que por mí, puede venir mucho coach de esos a hablarme de la importancia de mi salud mental. Eso ya me lo sé yo. Lo que necesito no es que alguien muy listo me confirme que un determinado trabajo no me sienta bien, o que un jefe me sienta peor. Lo que necesito es alguien que defienda mis derechos de asalariado, mi dignidad de trabajador y, por ende, mi salud mental y física. Que en esta sociedad del siglo XXI ya hemos reparado en el maltrato emocional, ese que infligen algunos hombres equivocados a las personas que más deberían amar en el mundo. Pero aún no hemos reparado en el maltrato laboral, que no es otro que el de explotar a tus trabajadores sabedores que la opción “b” (quejarse) es peor que la “a” (callarse y garantizarse un “curro”).

Parece ser que las situaciones de estrés crónico, que es de lo que estamos hablando, anulan tu capacidad creativa (si es que la tienes)y tu capacidad reflexiva (que no sé si te interesa tener)así que te recomiendan los expertos que le pongas un sello personal a tu trabajo y que tires para adelante. Vamos, que como la opción “b” queda desechada de pleno y ya no hay opciones lo que tienes que hacer es cambiar tus propias condiciones de trabajo. ¿Cómo? ¡Ah, ahí está el “quid” de la cuestión! O la trampa, según se mire. Por lo que leo hay 6 puntos a cuidar desde ese momento. Y no son “moco de pavo: poder ser tu mismo, ser conocedor de todo lo que está pasando en el seno de la empresa, lograr ser valorado por los demás, identificarse con la empresa que te remunera, disfrutar con lo que haces y sentirte gratificado por ello y no estar sujeto a reglas internas que no resulten irrelevantes o inmorales. ¿A qué ahora sí que le dan ganas de salir corriendo en dirección contraria? Si un trabajador puede dominar sus condiciones laborales hasta este punto no sólo no tiene estrés, es que le ha tocado la lotería.

Miren, como las cosas no están para bromas, vamos a intentar mirarlas desde otro punto de vista: si usted es de los que aún tiene un trabajo, entienda que eso es lo que le permite seguir teniendo en casa, por de pronto, comida en la mesa y un techo que le cobije. Así que ame lo que hace porque otros no tienen esa opción y dígase todos los días que llegarán mejores tiempos. Y si no tiene una ocupación laboral, envidie pero menos a los que todos los días se levantan para ir a sufrir como unos desgraciados a unas empresas que quizá no les valoren. Pero sepan todos que está sociedad nos necesita, con nuestros defectos y nuestras limitaciones. Y que una sonrisa por las mañanas, aunque suponga un esfuerzo, te acaba ayudando a ver la vida de otro modo.

Aquí les añado un enlace para que vean que algunos trabajadores ni tienen estrés de este del que les hablo ni parecen temer un despido. Quizá consiga de usted esa sonrisa que le propongo…

http://youtu.be/jD9zTsNwaeI

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner