www.portalparados.es

Nº Parados 24/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100

Nº Parados 24/05/2018

SEPE
3335868
EPA
3796100
cursosbanner
Es verdad que leemos con frecuencia en los últimos tiempos que existe la necesidad de encontrar un mayor número de emprendedores en España para salir de la crisis. Los datos nos indican además que el número de autónomos creció ligeramente al año pasado aunque probablemente, muchos de ellos correspondan a esos que se ven obligados a darse de alta en esta modalidad para trabajar en una empresa.

Emprender, ¿un camino válido para todos?

Es verdad que leemos con frecuencia en los últimos tiempos que existe la necesidad de encontrar un mayor número de emprendedores en España para salir de la crisis. Los datos nos indican además que el número de autónomos creció ligeramente al año pasado aunque probablemente, muchos de ellos correspondan a esos que se ven obligados a darse de alta en esta modalidad para trabajar en una empresa.  

//

España no se ha caracterizado por tener una gran cultura emprendedora a diferencia de lo que ocurre en los países anglosajones o en el resto de Europa. Está claro que aquí, cuesta mucho más trabajo que en otros lugares, llevar adelante una idea de negocio ya no sólo por los plazos para constituir la empresa sino también por la falta de facilidades a las que nos debemos enfrentar en esta aventura.



Desde pequeños, nos deberían hablar de esta cultura que promueve riqueza para la sociedad, innovación, talento y una cantidad de virtudes similares. Así fomentaríamos que jóvenes, con grandes inquietudes, puedan ubicarse en ese terreno. Deberíamos aprender del mundo del deporte donde hace décadas, tener un campeón mundial, nacido en España, era una excepción y en la actualidad, se ha convertido en norma. Con los emprendedores, deberíamos desarrollar un proceso similar.

Ahora bien, tan peligrosa como la falta de tradición emprendedora en España, es darle la vuelta a la tortilla y trasladar el mensaje de que es obligatorio este camino para miles de personas. Algunos libros, editados recientemente, nos trasladan la idea de que el que no emprende es porque no quiere. Como antes de la crisis, se decía que el que no trabajaba, era por la misma razón.

Y este razonamiento es absolutamente falso. No todo el mundo puede emprender como tampoco todos podemos ser ingenieros aeronáuticos, mecánicos u operarios de logística. Cada cual tiene sus habilidades propias y eso no nos resta valor como personas o como trabajadores.

Poner en marcha un negocio requiere de cualidades como en todos los ámbitos de la vida. Para empezar de una completa información del terreno que vamos a pisar. Quizás sea lo menos complicado porque podemos adquirir esos conocimientos con un poco de interés.

Otras habilidades son un poco más complicadas porque por ejemplo, un emprendedor debe tener capacidad de decidir. Tiene que tomar decisiones constantemente y no hay sitio para los dubitativos o los irreflexivos porque cualquiera de las dos aptitudes pueden convertirse en una auténtica catástrofe.

La persona emprendedora debe tener constancia para seguir su camino frente a las adversidades, debe tener la mente abierta por si necesita cambiar de rumbo en función de las circunstancias y debe liderar claramente su proyecto. Todas estas características, y otras que podríamos agregar, pueden resultar un mundo para quienes lo lean pero son innatas y no se aprenden en ninguna academia de emprendedores donde sí te pueden enseñar a desarrollarlas si ya las tienes.

Y encima debes armarte de unas grande dosis de paciencia porque las administraciones no te lo pondrán nada fácil, los bancos no te facilitarán el crédito que puedas necesitar y te puedes enfrentar a ese gran drama que representa los impagos.

Por si esto fuera poco, deben ser personas que no teman al fracaso. Aunque en España, no se perdona la derrota, en otros países es un plus para los emprendedores que previamente, hayan cometido uno o varios errores porque se entiende que han aprendido de ellos.

Con todo esto, no pretende desanimar ni mucho menos a los que quieren buscar su propio trabajo. Nada más lejos de la realidad. Yo me considero emprendedor y creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. No es que me haya convertido en millonario gracias a ello que es otro de los falsos mitos que se nos venden pero ha servido para desarrollar un proyecto propio que casi es como un hijo para mí.

Aquellas personas dispuestas, válidas para emprender, deben hacerlo. Pero no se puede instalar en nuestra sociedad que las otras, las que no se montan su propio negocio, son algo así como “seres inferiores” a los que debemos desechar.

Paradójicamente, podemos tener emprendedores en potencia que no saben que tienen esa cualidad y otros que busquen desesperadamente este camino sin tener las habilidades previas que se requieren.

 

Javier Peña
Portalparados.es

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner