www.portalparados.es

Nº Parados 26/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 26/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner
Como cada semana, la periodista María Díaz reflexiona en su columna sobre un asunto de actualidad. Aprovechando la publicación de los datos del paro correspondientes al mes de abril, nuestra compañera habla en esta ocasión de empleo y un programa de televisión en el que el jefe comprueba "sobre el terreno" cómo trabajan sus asalariados.

El jefe

Como cada semana, la periodista María Díaz reflexiona en su columna sobre un asunto de actualidad. Aprovechando la publicación de los datos del paro correspondientes al mes de abril, nuestra compañera habla en esta ocasión de empleo y un programa de televisión en el que el jefe comprueba "sobre el terreno" cómo trabajan sus asalariados.  

Como voy un día tarde (por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa) aprovecho los nuevos datos del Ministerio de Empleo para intentar felicitarnos por algo. Casi 112.000 personas han salido de las patéticas listas del paro para pasar a presumir de un trabajo. Desconozco en qué condiciones de temporalidad o sueldo, ni siquiera sé el número de horas que se les exigen, si hay buen trato en la relación laboral ni si los empleos se adecuan a la preparación de los afortunados. Pero doy el dato por bueno. No me gustaría pensar que encontrar un trabajo a estas alturas es suficiente para el “todo vale” pero tener recursos a finales de mes tiene que ayudar, y mucho, a dormir mejor todas las noches.



La afiliación de autónomos también ha subido. Vamos, que dentro de la desesperación todavía hay gente con ganas de empujar a favor, aprovechar el viento que no sopla e intentar poner todo de su parte para salir adelante. Arriesgado pero necesario. A ver si las cosas salen bien y este dato no se convierte en “crujir de dientes” en los meses próximos.

Todo el mundo no vale para ser autónomo. Hay que ser o muy inconsciente o muy seguro de uno mismo. Tener claro que hay una idea a la que sacar partido y entender que en esto no hay horarios. No es fácil. Por eso no comprendo que los sucesivos gobiernos no apoyen más a este tipo de “suicidas” laborales que contribuyen a que las listas del paro no engorden más y a que el dinero pueda moverse. Y así, de a poquitos, la rueda irá girando. Les viene de perlas que el personal le eche dos pelotas para ganarse el pan pero todo son trabas para quién decide jugarse su capital en un nuevo negocio o para quien se genera su propio trabajo sin depender de otros.

Esos otros, por cierto, protagonizan un programa de televisión en el que quedan tan bien dibujados (iba a decir “parados” pero me ha parecido feo) que hasta me parecen sospechosos. Comprueban que sus empleados trabajan sin incentivos pero nunca es culpa de las condiciones que les da la empresa y que nunca conocemos. Confirman que algunos de sus trabajadores que se relacionan diariamente con el público son escurridizos o bordes en el trato. Pero no pasa nada. Son tan buenos jefes que, en lugar de ir al fondo del asunto, lo arreglan todo con un viaje o con un algo de pasta. De primeras, quedan estupendamente, pero ya me gustaría hablar con los empleados de marras para saber qué opinan de verdad. A mí entender, el mío propio, así no se apaña el mercado laboral.

A todo esto, me gustaría saber si los empleados han tenido opciones a decir que no querían ser vistos por todo el mundo mientras trabajaban. Si tenemos derecho a conocer sus miserias más íntimas expuestas en ese estupendo escaparate que es la televisión. Ya puestos, me planteo de cuánta información disponen realmente sobre su jefe y sobre el programa. En definitiva, quiero saber si este espacio publicitario del empresario de pro (ser que he defendido aquí cantidad de veces) es creíble, lo debo valorar como un anuncio o debo pasar a limpio lo que me enseñan: adora a tu jefe por encima de todas las cosas.

Y es que hay una cosa peor que tener jefe, aunque éste te saque en la tele sin tu permiso: no tenerlo. Carecer de esa figura a la que criticar antes de irte a la cama o el domingo en las reuniones familiares. No formar parte de una jerarquía que te asegura un sueldo a final de mes, aunque cuando hagas números concluyas que la hora está muy mal pagada. Saberte excluido del mecanismo que te confirma como un ser social y presentable. ¡Qué quieren que les diga! ¡Viva el jefe! Pero no todos los jefes.

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner