www.portalparados.es

Nº Parados 19/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 19/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner

Siempre defendemos la necesidad de potenciar el ocio en aquellos momentos en los que no estamos buscando trabajo y está claro que la reducción de ingresos nos condiciona pero hasta ahora no teníamos un estudio concreto que determinara hasta qué punto es así. Un estudio elaborado por el Observatorio de la Comunicación y la Cultura destaca que pasamos más tiempo viendo la televisión o jugando con la consola y el ordenador que la población trabajadora. Eso compensa en gran parte la menor disponibilidad para ir al cine, al teatro o a un museo.  

El estudio titulado “El consumo mediático, cultural y de ocio en tiempos de crisis” se ha elaborado en Cataluña con una encuesta que se ha realizado a 30.000 personas mayores de 14 años para determinar los hábitos de ocio tanto de los trabajadores como de los desempleados. Alguna de las conclusiones son llamativas puesto que aquellos que buscamos trabajo empleamos un 17 por ciento más de tiempo jugando a la videoconsola o al ordenador que la población activa. Asimismo, estamos 21 minutos más al día sentados frente al televisor.



Aunque juguemos más con las videoconsolas, el consumo de internet es menor en un 14 por ciento que en el caso de la población ocupada, como lo es también la lectura de periódicos, suplementos, revistas y radio. En cuanto a éste último medio de comunicación, preferimos los programas musicales a los generalistas, es decir, a aquellos que ofrecen magazines, informativos, etc.

En cuanto a nuestros hábitos culturales, sólo en lo que se refiere a consumo de música estamos equiparados con aquellos que sí disponen de trabajo en estos momentos. Sin embargo, vamos al teatro un 42 por ciento menos, a los museos un 38 por ciento menos, al cine un 23 por ciento menos y leemos un 10 por ciento menos que el resto de la población.

Para darnos cuenta de cómo nos afecta el paro a todas nuestras costumbres, la falta de trabajo nos hace viajar al extranjero o ir de excursión un 21 por ciento menos, cenar en un restaurante un 18 por ciento menos e incluso estudiamo un 10 por ciento menos que el resto. En lo único que andamos muy cerca de la media es a la hora de practicar deporte, según este informe que podéis ver aquí.

Seguramente la disminución de nuestros ingresos influye en este análisis aunque también en muchas ocasiones esa imagen social que existe, según la cual parece que nuestra única preocupación debe ser la búsqueda de empleo y no podemos pasar momentos de ocio y tiempo libre como cuando estábamos trabajando. ¿Qué opináis?


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner