www.portalparados.es

Nº Parados 23/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 23/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner

La Guardia Civil ha detenido a once personas en la llamada Operación Telemensaje. Actuaban desde la Comunidad Valenciana y han recaudado cinco millones de euros mediante microestafas a desempleados, a los que pedían que enviasen mensajes de pago para poder contactar.  

Esta red llevaba diez años operando en España. Habían logrado sortear todos los controles legales mediante el uso de testaferros y abogados y se dedicaban a perpetrar “microestafas” a personas en situación de precariedad laboral o desempleo, a través de mensajes de móvil. Once de sus integrantes han sido detenidos en la llamada Operación Telemensaje, desarrollada por el Grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil.



Los agentes han realizado ocho registros en las sedes sociales de empresas de la trama y domicilios de los responsables, donde se han intervenido vehículos de alta gama, joyas de gran valor, dinero y el material informático utilizado en el centro de operaciones. Lo tenían ubicado en Alicante, donde almacenaban los datos acerca de sus usuarios y estafas.

El engaño lo llevaban a cabo a través de envíos masivos de mensajes de móvil, con textos llamativos, del tipo “Ponte en contacto conmigo para la segunda entrevista de trabajo”, con los que lograban captar la atención de sus víctimas.

Cada vez que un usuario respondía a estos mensajes, se le cobraba un importe cercano a 1,50 euros por mensaje, “sin que existiera ni entrevista laboral ni persona conocida alguna interesada en ese falso contacto”, detallan fuentes de la investigación. Así obtenían “pequeñas cantidades de miles de víctimas que, ante la pequeña cuantía del perjuicio sufrido, no suelen denunciar los hechos”.

La red contaba con varios trabajadores, cuya función consistía en alimentar la conversación con las víctimas, con el objetivo de intercambiar el mayor número posible de estos SMS de pago. Para ello, según la Guardia Civil, “no dudaban en derivar la conversación a terrenos distintos a la entrevista original, como por ejemplo a supuestos intereses sexuales, empleando para este fin o a personajes ficticios ideados para tal finalidad”.

Algunas de las víctimas detectaron el fraude al comprobar en los buscadores de Internet el número de teléfono desde el que recibían los SMS.

La organización contaba con una veintena de empresas ficticias que estaban registradas en domicilios inexistentes o pendientes de alquiler y a nombre de testaferros. De esta forma, conseguían mover los beneficios y dificultar el rastreo del dinero blanqueado. Se calcula que habrían estafado a más de un millón de personas, obteniendo beneficios por valor de cinco millones de euros.

Además, el grupo criminal trabajaba ya en nuevas formas de estafa. Los investigadores han detectado que planificaban el desarrollo de mensajes a través de la aplicación Whatsapp que enlazaban a suscripciones de SMS Premium.

La operación continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas detenciones.  

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner