www.portalparados.es

Nº Parados 21/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 21/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner

Entrevista al asesor, conferenciante y autor de yoriento.com.Ya sabemos que encontrar trabajo en tiempos de crisis es complicado y a veces parece imposible. Pero no lo es. Hay que conseguir que el trabajo nos encuentre, dándonos a conocer, contando y enseñando lo que mejor sabemos hacer a través de las redes sociales y del networking.  Nos ha explicado cómo se hace ésto un experto, Alfonso Alcántara, autor del blog yoriento.com, referente del Empleo 2.0 y con miles de seguidores en Twitter. Alcántara asegura que sea cual sea tu profesión (fontanero, informático, cocinero o diseñador) la solución está en la red y que hay que encontrar motivos para seguir adelante y tomar decisiones que nos acerquen a nuestras metas.    

Pregunta. Usted sostiene que el verdadero empleo no se busca sino que te encuentra. ¿Cómo se hace eso?



Respuesta. Según el Informe Infoempleo-Adecco 2012 que me invitaron a presentar en Madrid, el 80% de los reclutadores de las empresas ya busca a los profesionales en las redes. Esto quiere decir que si no estás en Internet estás perdiendo oportunidades.

Empleo 2.0 no consiste en buscar trabajo de forma convencional sino hacer que “el trabajo te busque” mediante estos cuatro pasos:

1) Mejorar tu posicionamiento, es decir, facilitar que te localicen en Internet. Si eres un profesional de la peluquería en la ciudad de la Mezquita, ¿en qué lugar apareces cuando alguien busca la frase ‘peluquero en Córdoba’ en Google o en Twitter? Por mucho que seas un gran experto en lo tuyo, no podrán contar contigo si no te encuentran.

2) Generar una marca personal que te permita “estar en la mente” de los clientes que quieres que te encuentren. Si eres fontanero/a, ¿cómo debes presentarte para que se acuerden de ti aquellos clientes que buscan un fontanero en tu ciudad?

3) Crear una reputación digital adecuada que convenza a tus potenciales clientes. Una vez que te encuentren, con lo difícil que es eso en un mundo global y muy competitivo, debes no solo ser profesional, también has de parecerlo: con la imagen y las publicaciones que compartas en tu blog, tu página Facebook, tu cuenta Twitter…

4) Ofrecer pruebas sociales, es decir, contar con personas que hablen bien de tu trabajo, que te recomienden y te mantengan conectado y valorado en el ámbito profesional que te interesan. La fuerza del ‘networking’ o de los contactos se basa en una idea: también somos lo que los demás dicen de nosotros.

En síntesis, la filosofía del empleo 2.0 se ajusta a lo que ya dijo Quevedo: “si quieres que los demás te sigan, sólo tienes que ponerte delante de ellos”. Recuerda, las redes sociales dan más oportunidades a aquellas personas que toman iniciativa.

Obviamente, las técnicas de empleo 2.0 son compatibles con la búsqueda de empleo convencional, por ejemplo, la presentación de candidaturas a ofertas de trabajo.

En todo caso, estar en la Web Social es barato, no estar te puede salir caro. Para saber más, puedes hojear la Guía del Empleo 2.0 .

P.¿Cree que la mayor parte de las personas que está buscando empleo es consciente de este nuevo camino?

R. Muchas personas ya son conscientes de la importancia de la presencia online para la vida profesional, pero les cuesta avanzar en la creación de su espacio 2.0 por falta de asesoramiento (no sé por dónde empezar), por indolencia (ya veremos) o por inercia (hago lo que he hecho siempre).

Es difícil y lleva tiempo pasar de una búsqueda de empleo tipo ‘dejo el currículo y espero que te llamen’ a otra donde hay que tomar iniciativa. Tenemos que pasar de meros empleados ‘buscadores’, a profesionales que saben mostrar y venden sus servicios y sus habilidades en la Red.

Internet es un banco de pruebas y recursos para la reinvención profesional.

P. Usted, entre otras cosas, es coach en desarrollo profesional y plantea a sus clientes una curiosa metáfora, la del autobús. Me gustaría que contara la historia a los lectores de Portalparados.

R. En mi trabajo como asesor de profesionales me daba cuenta de que muchos de ellos dejaban de cumplir con sus obligaciones (levantarse temprano, buscar trabajo, hacer contactos…), se esforzaban menos e, incluso se rendían cuando se sentían mal o tenían pensamientos negativos del estilo “para qué voy a continuar si no voy a conseguir empleo”, “nunca voy a poder mejorar mi situación”…

A esas emociones o pensamientos desagradables que, sin darnos cuenta, se van subiendo a nuestras vidas les llamo “pasajeros negativos”, nunca se bajan y les prestamos tanta atención que nos hacen más difícil perseguir nuestros objetivos.

Para hacernos conscientes de que lo que realmente mejora nuestra vida no es lo que sientas o pienses sino lo que hagas, suelo compartir la metáfora del autobús, siempre adaptada a cada situación particular. Os voy a contar la historia para que la leáis pensando en vuestro caso, espero que os sirva.

Imagínate que eres es el conductor de un autobús con muchos pasajeros. Los pasajeros son pensamientos, sentimientos, recuerdos y todas esas cosas que uno tiene en su vida. Es un autobús con una única puerta de entrada, y sólo de entrada. Algunos de los pasajeros son muy desagradables.

Mientras conduces el autobús algunos pasajeros comienzan a amenazarte diciéndote qué tienes que hacer, dónde tienes que ir o girar, a qué velocidad, etc., incluso te insultan y desaniman: eres un mal conductor, un fracasado, nadie te quiere… Como te sientes mal, haces casi todo lo que te piden para que se callen, se vayan al fondo del autobús durante un rato y así te dejen conducir tranquilo.

Pero algunos días te cansas de sus amenazas y quiere echarlos del autobús. Sin embargo, no puedes (recuerda que no hay puerta de salida) y discutes y te enfrentas con ellos. Y así, sin darte cuenta, la primera cosa que has hecho es parar tu autobús, parar tu vida, has dejado de conducir y ahora no está yendo a ninguna parte, has dejado tus obligaciones y tus actividades.

Y como los pasajeros son muy fuertes y no puede bajarlos, resignado vuelves a tu asiento y conduces por donde ellos mandan para no sentirte mal.

Así empezarás a convencerte de que estás llevando el autobús por la única dirección posible. Es verdad que cuando aparecen estos pasajeros, pensamientos y sentimientos negativos parece que pueden hacerte daño o que te dan buenos consejos y por eso “aceptas el trato” y haces lo que te dicen para que te dejen tranquilo y se vayan al final del autobús donde “no les puedas ver”.

¡Intentando mantener el control de los pasajeros has perdido la dirección del autobús, que es tu propia vida! Ellos no giran el volante, ni manejan el acelerador ni el freno, ni deciden dónde parar. El conductor eres tú.

Así que la próxima vez que, por ejemplo, decidas no madrugar porque un pasajero te diga “no te levantes, total, hoy tampoco vas a conseguir empleo” recuerda que te habrá ganado, habrá hecho que hoy dejes de conducir tu autobús.

La moraleja es sencilla pero muy eficaz: Siéntete y piensa como puedas, pero haz lo que debas, lo que tienes previsto hacer. Verás como poco a poco tu vida va mejorando. No importa lo que digan tus pasajeros, de vez en cuando te molestarán, es normal, pero la mejor forma de evitar las malas sensaciones no es luchar contra ellas ni hacer lo que te dicen, la mejor forma es vivir siguiendo con tu ruta.

P. ¿Qué es la motivación para usted?

R. Motivación no es tener ánimo, motivación es tener motivos. Y todos tenemos que encontrar los nuestros, cada día.

¿De dónde podemos sacar motivación cuando sentimos que no tenemos? De los pasos pequeños, que no necesitan esfuerzo y llevan a los grandes. ¿Estás desanimado ahora? Entonces es el momento de dar un pequeño paso más. No esperes la motivación para actuar, ¡ponte a hacer lo que harías si tuvieras motivación!

No importa cuál es nuestro estado de ánimo sino lo que hacemos. El pájaro no canta porque es feliz, es feliz porque canta: menos preocuparnos por lo que sentimos y más dedicarnos a seguir con nuestros planes. Y así nos sentiremos mejor.

P. ¿Cuáles son los primeros pasos que debemos dar para regresar al mercado laboral?

R. Si quisiera reinventarme profesionalmente, encontrar empleo o planificar mi carrera a corto plazo seguiría estas 5 reglas para la empleabilidad:

1. Si quieres consejos diferentes, pídelos a personas diferentes. Encuentra uno o varios profesionales que te aconsejen. Pueden ser amigos, otros profesionales de tu sector o de otros y, por supuesto, orientadores o coachs.

2 Si no persigues un objetivo claro no te estás ‘reinventando’, solo estás deambulando. Si te das cuenta, los profesionales que tienen más oportunidades son aquellos que están especializados.

3. Experimenta, prueba, aprende, empieza algo nuevo. No analices tanto y ponte a hacer. Si estás atascado, aprende nuevas competencias transversales (programación, idioma, networking…), descubre nuevas actividades, profesionales y sectores.

Pero NO inviertas mucho tiempo o apuestes muchos recursos a una sola carta, ve probando. Una de las ventajas de la red es su oferta de formación y conocimientos, muchas veces gratuita o asequible.

No pienses en títulos o en profesiones, piensa en habilidades y servicios.

4. Trabaja en lo que puedas pero no dejes de buscar lo que quieres, Aunque sea un minuto al día. Haz más de lo te gusta hacer mientras haces lo que tienes que hacer.

Uno de los mayores errores profesionales es no intentar ganarnos la vida haciendo aquello con lo que disfrutamos.

5. El networking es la mejor técnica de búsqueda oportunidades: no son las empresas las que contratan personas, son las personas quienes la contratan.

El 80% de las oportunidades de empleo no se hacen públicas: hay que hacer más networking y menos ‘infojobing’.  Relaciónate con aquellos profesionales que ya son lo que tú quieres ser.

P. ¿Y cuáles son los principales errores que cometemos en la búsqueda de empleo y que deberíamos evitar?

R. Desde mi punto de vista, solo hay un error: no evaluar si las cosas que hacemos nos acercan a nuestros objetivos, si nos hacen vivir mejor.

Demasiadas personas llevan mucho tiempo sin encontrar empleo o sin crear sus propias oportunidades profesionales: ¿por qué no han tomado la decisión de intentar otras cosas o experimentar nuevos caminos? No es fácil, pero si eres un ratón y en tu laberinto no hay queso, hay que irse a otro sitio.

No importa si ves el vaso medio lleno o medio vacío, lo importante es si lo estás llenando o vaciando.

P.Se habla mucho del concepto marca personal, pero hay muchos desempleados que siguen sin estar familiarizados con él. ¿Cómo podríamos  explicarlo?

R. Antes mencioné la importancia de la marca personal para construir una estrategia de empleo 2.0 y la definía como ‘estar en la mente’ de los clientes que quieres que te encuentren”.

Si, por ejemplo, eres un especialista en comercio electrónico, tienes una buena marca personal cuando muchos potenciales clientes se acuerdan de ti y cuentan contigo si tienen que montar proyectos relacionados.

Por otro lado, la reputación profesional tiene que ver con esta idea: si quieres parecer un experto tendrás que ser un experto también en parecerlo.

En resumen, podríamos decir marca personal es lo que quieres vender; reputación, es lo que te compran y profesionalidad, lo que demuestras. Dicho con un poco de humor, marca es el perfume que usas, reputación el olor que dejas.

Si quieres, puedes elaborar estos cuatro elementos para obtener una buena reputación profesional:

1. Presentación. Explica bien qué ofreces.

¿Cuál es tu especialización, qué te diferencia de otros profesionales? Una buena presentación es la mitad de tu reputación. Tu curriculum ya es tu perfil en Twitter, Facebook y LinkedIn. Si no sabes presentarte en 240 caracteres tal vez no tienes tan claro qué es lo que ofreces o vences como profesional.

2. Profesionalidad. Muestra cómo lo haces.

¿Cuál es tu metodología, tus herramientas, tus habilidades? Si eres fontanero/a haz un vídeo explicando cómo resolver un problema o arreglar una avería y súbelo a tu canal Youtube.

Tu curriculum no es lo que sabes, tu curriculum es lo que haces.

3. Contenidos. Cuenta qué sabes.

Puedes usar tus redes sociales y tu blog para compartir tus conocimientos profesionales. Si eres peluquero/a publica fotos de los peinados que haces en Instagram y comparte en tu blog o en tu página profesional de Facebook cuáles son tus secretos y los productos que utilizas.

Tu curriculum no es lo que sabes, tu curriculum es lo que compartes.

4. Networking. Quién lo dice.

Lo comenté antes, también somos lo que dicen de nosotros/as, así que es MUY importante recabar opiniones de aquellos contactos que nos consideran buenos profesionales y relacionarnos en los ámbitos y sectores que nos interesan para compartir experiencias y recursos.

P. Marca personal, reputación digital, empleo 2.0… ¿Sirven para todo el mundo o están reservados a los perfilesp cualificados?

R. Como he comentado, el empleo 2.0 no es buscar oportunidades, es hacer que te encuentren. ¿Cómo podría esa estrategia no ser adecuada para cualquier profesión?  
De hecho, los profesionales de sectores más artesanos o manuales son los que más fácilmente se posicionan y generan marca más rápido en la red por dos razones: son sectores aún con menos competencia en Internet porque quedan muchos profesionales por llegar y son profesiones muy fáciles de explicar y reconocer.

P.Está demostrado que la red de contactos es la forma más eficaz de encontrar empleo. ¿Cómo podemos promoverla y ampliarla?

R. El networking es inevitable, como mejor técnica para la búsqueda de empleo y también como actitud para el desarrollo de la carrera, la reinvención profesional y la iniciativa emprendedora. 

¿Los contactos no son necesarios si eres un gran profesional y trabajas muy duro? Aplicar networking SIEMPRE es conveniente porque también muchos otros profesionales son tan buenos y trabajan tan duro como tú.

Ahora, además, gracias a la visibilidad que ofrece la Web 2.0, todas las conversaciones en redes sociales son “entrevistas comerciales”, puesto que facilitan encontrar clientes, o “entrevistas de trabajo” que permiten tener contacto con potenciales empleadores.

Si eres fontanero/a y quieres generar marca personal y adquirir conocimientos debes contactar y relacionarte con profesionales de la fontanería; si quieres clientes, debes conversar con todo el mundo.

Networking no es dar tarjetas, es conectar y aprender de los buenos y éste es uno de los valores importantes de las redes sociales: la visibilidad que ofrecen del know-how de otros profesionales que pueden servirnos de guía y modelo.

Si haces APOP ya no hay stop: cómo hacer networking profesional­ en cuatro pasos:

1. (A)precia. El elogio es bueno, un elogio específico es la hostia.

Si quieres ser uno más, deja un convencional ‘me gusta’ en la página Facebook o un impersonal ‘interesante post’ en el blog de los profesionales con los que quieres relacionarte. Si quieres ser conocido y reconocido, lee, analiza, profundiza, arriesga, elabora y comenta en los sitios de las personas que valoras y que quieres que te valoren. Demuestra que te gustan, pero de verdad.

2. (P)reséntate. Di quién eres antes de que lo piensen: “no soy el mejor, soy el adecuado.”

3. (O)frece. Da algo que sabes, da algo que haces.

4. (P)ide. No pidas ayuda, pide consejo. Si pides trabajo a un contacto, le asustas; si le pides consejo, le halagas.

El buen networking es más working que net.

Si eres profesional acabarán encontrándote, también en las redes. Aunque si te relacionas mucho y bien, te encontrarán antes y además encontrarás las mejores oportunidades.

Alfonso Alcántara es asesor, conferenciante, coaching y autor del blog yoriento.com.

 

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner