www.portalparados.es

Nº Parados 20/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 20/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner
En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz reflexiona sobre la muerte de dos personas muy populares que hemos conocido en los últimos días. Pero no sólo sobre su fallecimiento sino sobre cómo afronta la sociedad este tipo de secesos que despiertan una inusitada curiosidad.

Tengamos la muerte en paz

En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz reflexiona sobre la muerte de dos personas muy populares que hemos conocido en los últimos días. Pero no sólo sobre su fallecimiento sino sobre cómo afronta la sociedad este tipo de secesos que despiertan una inusitada curiosidad.  

//

Quizá a usted, con todo lo que tiene encima, el asunto del que le quiero hablar hoy le apetezca una porra. Pero yo llevo todo el fin de semana dándoles vueltas y necesito sacarlo y exponerlo. No sé. Puede que su punto de vista me haga cambiar de idea. ¡Quién sabe!



En estos días han muerto dos personajes muy populares (yuyu, en la profesión se dice que se mueren de 3 en 3, así que faltaría uno en esta tanda) y a todo el personal le ha dado morbazo hacer una serie de preguntas en alto o un sinfín de comentarios que me tienen acogotada. El primero fue Alfredo Landa. Créanme si les digo que Landa ha pasado en los últimos años una agonía dolorosa de la que él no era muy consciente pero sí su familia. Soy consciente de su popularidad en vida pero entiendo la muerte, y especialmente el duelo, como algo íntimo, personal, familiar. El otro día discutí con una periodista que se permitió el lujo, a mi entender, de hacerme una crítica sobre la decisión de la familia del actor navarro de no instalar capilla ardiente .¡Claro! A ella le jorobaba una noticia y la posibilidad de alimentar el morbo del duelo. Pero los más cercanos, los que de verdad llevan años llorando a Landa ya irreconocible necesitaban poner punto y final a un proceso que les ha ido consumiendo poquito a poco. Y hay que respetarlo. Porque es su dolor y, sobre todo, porque es su muerto. Aunque reviente una noticia y, con ello, los corrillos de media España a través de un medio de comunicación.

Poco después ha muerto otro personaje popular, Constantino Romero, y en algún medio de comunicación insistían en la pregunta sobre de qué había muerto como si morirse fuera algo sospechoso. ¡Qué más da!. Somos una sociedad que tenemos miedo a pronunciar ciertos términos y alegamos la cursilería de “una larga enfermedad” por no decir “cáncer” y cuando no nos dan ninguna pista sobre el motivo del óbito nos ponemos a reclamar vocablos de los que huimos. Se ha muerto de muerte, diría yo. De lo único que empieza a sucedernos según nacemos. De aquello que sufrimos de cerca y comentamos de lejos. De lo que sea. El hecho cierto es que se ha muerto y que por muy popular que sea no tenemos derecho a saberlo todo. Se ha muerto y punto.

A mí, particularmente, todas las muertes me parecen dignas porque entiendo que todas llegan cuando tienen que llegar aunque en ocasiones nos parezca injusto. Pero eso no tiene arreglo. Prefiero, en mi caso, ahorrarme la agonía y defiendo el derecho al suicidio de quien quiera ejercerlo en posesión de sus neuronas. Así que fíjense si me va a preocupar a estas alturas de que se ha muerto uno o porque no le montan una capilla ardiente para que gente que no conoció nunca al finado empiece a desfilar su llanto durante un par de días mientras la familia no ve el momento de rematar el asunto y comenzar su duelo.

Cualquiera diría que estamos aburridos de esta vida que nos ha tocado librar. O que la muerte de algunos nos permite respirar pensando que en un determinado momento, otros sufren más que nosotros. Da lo mismo. El muerto al hoyo y el vivo al bollo. Y ya vale de reclamar derechos que no nos corresponden. Se han muerto 2 personajes populares, entrañables, cercanos. Tengamos la muerte en paz.



María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner