spot_img

Los parados, ausentes del debate

A lo largo de la mañana, hemos seguido atentamente la comparecencia del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero para analizar la situación económica por la que atravesamos. Uno como ciudadano sencillito, sin ánimos ni pretensiones políticas, se imagina que en ese tipo de comparecencias, una gran parte de los discursos, ya sea del gobierno o de los grupos de la oposición, va a girar en gran medida hacia uno de los colectivos más damnificados: el nuestro, el de los parados.

Me temo que soy un poco ingenuo al pensarlo porque nos hemos topado con la realidad. La ¡macroeconomía al poder! Que si el déficit público, que si la agencia de medición Moody,s, que si la subida de impuestos… Todo eso está muy bien, y seguramente nos influirá más de lo que nos creemos (especialmente lo de los impuestos) pero ¿qué hay de los problemas económicos cotidianos de los españoles?

Salvo en brevísimos fragmentos de las intervenciones, no he escuchado aludir a las dificultades de muchas familias para pagar la hipoteca, o para llegar a final de mes. ¿Eso tiene solución o no? ¿Y cuál?  Porque incluso entre los más críticos con Zapatero, no he escuchado cómo harían para que todos tuviéramos trabajo y dinero para llegar a final de mes.

Yo desde luego aquí no voy a defender a ningún partido en particular. Sencillamente he presenciado la sesión y me ha vuelto a asombrar la capacidad que tienen para hablar del “paro” como un ente que no afecta a nadie. Quizás deberían empezar por ponerle cara, nombres, apellidos e historias a los millones de parados. Quizás así no hablarían con la frialdad que lo hacen de las cifras, de si hemos tocado fondo o no, como si de eso no dependiese la vida de millones de personas.

He escuchado atentamente a Sus Señorías y me he quedado igual que estaba. Casi ninguno ha empleado la palabra parado o desempleado en sus discursos, parece que les diera vergüenza, incluso hasta un cierto sentimiento de culpa que tratan de tapar en palabras grandilocuentes y con poco fondo.

Hoy el parado, los cuatro millones o cinco de personas que están en esa situación, no han aparecido por ese parlamento que votamos cada cuatro años. Al menos, no han aparecido de la forma que nos gustaría: con una clase política consciente del problema real que representa esa situación para las familias que lo padecen y en general, para toda la sociedad. Unos políticos que transmitan el mensaje de “sabemos por lo que estáis pasando y trataremos de resolverlo”. ¿Eso lo ha oído alguien? Yo no.

Hay un programa de televisión en el que un millonario pasa una temporada  con los “pobres” de una ONG para que entendiera mejor la situación por la que atraviesan. A lo mejor sería bueno que se hiciera un programa parecido en el que alguno de nuestros diputados, viviera en la familia de un parado sin recursos un mes. A lo mejor así la solución estaba más cerca.

Related Articles

7 Comentarios

Dejar respuesta

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,451FansMe gusta
80,422SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page