spot_img

Cuando el política te sale bien una jugada, ¿quién gana?

//

A Yolanda Barcina le ha salido la jugada. O no. Vamos, que le ha costado 68.000 euros aferrarse a la poltrona. Que unas elecciones encima es lo que tiene. ¿Y si no las hubiera habido?, me pregunto. ¿Hubiera devuelto tan honorable política la guita que cobró por asistir como convidado de piedra a reuniones de vete-tu-a-saber-qué?. Es lo que me molesta de los políticos: o no reaccionan bajo excusas absurdas o lo hacen bajo la presión de su continuidad en el poder. Ahí está Rubalcaba, a quien se le han sublevado hasta sus féminas por el feo asunto de la alcaldía de Ponferrada.

Y es que Don Alfredo ya ha hecho todo lo que tenía que hacer por el partido. O no. Se puede ser muy inteligente y equivocarse mucho. Y lo de Ponferrada ha sido una cagada, con perdón, de aupa. En la política, como en la vida, todo no puede valer. Se puede hacer un papel más digno en la oposición que en un poder mal adquirido. Aunque no podemos olvidar, que a Esperanza Aguirre la jugada le salió de muerte en su momento. Ese es el problema del ciudadano: la mala memoria.

Aunque depende de que pie cojees. O no. La derecha es leal y perdona lo imperdonable. Hace piña en torno a un líder, aunque tenga menos gas que una gaseosa abierta hace 8 días, y le sigue con adicción. Para lo bueno y para lo malo. La izquierda es crítica y regaña a su líder si no ha pasado a limpio lo que prometía en borradores. Por eso la izquierda se va renovando a hostias y la derecha se va sujetando por el mismo sistema. Le sale un Bárcenas al PSOE y cierran hasta Ferraz. Y le sale un Folgueral al PP y hubieran defendido todos aquello tan maquiavélico de “el fin justifica los medios”. E n fin.

Total, que ni unos ni otros han sabido adelantarse a las consecuencias de sus actos mal hechos. O no. Quizá hayan preferido jugársela inconscientes de los daños que traerían. Pues vaya políticos que están hechos. A ellos se les pide que sean honestos, que lo parezcan y que lo prevean. Para eso cobran lo que cobran y nos arengan como nos arengan.

Así que me gusta mucho que las mujeres socialistas hayan decidido ponerle el cascarón al gato y reivindicar la tolerancia cero. Que aquí se nos olvida la ética y hasta la estética cuando se trata de obtener poder. Se les olvida a algunos que el poder lo da la ciudadanía. De hecho, se les olvidó a aquellos dos impresentables que engañaron a su partido para darle una comunidad a la señora Aguirre. Son responsables de sus actos. O deberían. No sé cómo les va la conciencia a ninguno de estos, ni si la tienen. Pero yo, como votante que no está afiliada a partido alguno (¿dónde se va a afiliar una con este panorama?) les pido a todos ya no sólo sensatez y cordura, si no respeto al ciudadano. Y si no, que se vayan a su casa.

Como el gili ese de futbolista que celebra un gol arengando a los ultras de su equipo y remarcando su espíritu nazi. Castigado de por vida a no jugar con su selección. Poco castigo me parece para alguien que cree que todavía hay clases. ¿O no?


María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Related Articles

1 Comentario

Dejar respuesta

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,453FansMe gusta
80,423SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page