www.portalparados.es

Nº Parados 21/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 21/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner

Coincidiendo con la importante reunión que mantienen los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea este fin de semana en Bruselas y con los cambios que se esperan en el Gobierno de España, esta semana hemos conocido que el Banco Central Europeo propuso a Zapatero la creación de mini-jobs, unos miniempleos por los que se cobrarían 400 euros, con cotizaciones extremadamente reducidas para los empresarios.  

Aunque seguramente muchos habréis leído u oido informaciones sobre estos mini-jobs, conviene primero explicar lo poco que sabemos de esta fórmula que se aplica en Alemania desde 2003. Parece ser que consiste en un contrato con un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (641,40 euros), en concreto unos 400 euros que permitiría al empresa pagar además sólo un 2% a Hacienda y un 28% a la Seguridad Social, mientras que el trabajador no pagaría impuestos, salvo que quisiera de forma voluntaria incrementar su futura pensión de jubilación.



Se dice que esta medida se puso en marcha en Alemania para combatir el desempleo cuando se encontraba en la década de los 90 muy por encima de lo que está en la actualidad. Y ahora parece que el Presidente electo, Mariano Rajoy se toma muy en serio la posibilidad de importar la medida e implantarla en España.

Algunos expertos, los defensores de esta medida, sostienen que es una buena fórmula para aquellos jóvenes que no consiguen entrar por primera vez al mercado laboral y también para los parados de larga duración que pueden reengancharse al mercado laboral gracias a esta vía.

Desde luego, cuando empecé a oir todo esto de los mini jobs, pensé en los famosos contratos de “aprendices” de los que se había hablando en alguna ocasión. Sin embargo, parece que en Alemania distinguen muy bien las dos fórmulas aunque sean diferentes.

Por tanto, no estamos hablando de unos miniempleos destinados a muchos jóvenes, o no tanto, que proceden de sectores en crisis, carecen de estudios y necesitan formarse en otras profesiones. Eso lo dejo bien claro de entrada.

Como estamos en un espacio de opinión, o análisis, quiero dejar varias reflexiones. Habrá que leer la letra pequeña porque no es lo mismo implantarlos sin ningún tipo de limitación en el tiempo, o en el número de contratos por empresa que fijar un máximo en cada caso.

Así de primeras, suena a que nos encaminamos a un mercado laboral más precario, en el que un empresario podrá contratar por cuatro duros mano de obra barata, o baratísima. Pero claro, las actuales circunstancias requieren de una reflexión algo más profunda sin perder de perspectiva esa afirmación de la que estamos convencidos muchos.

Es verdad que muchos de vosotros que estáis ahora mismo sin ingresos, sin apenas prestación, estaríais encantado de obtener uno de estos miniempleos, una fórmula que os permitiría salir de la travesía del desierto que representa el paro en el que algunos os encontráis desde hace más de dos años, o tres o cuatro.

Si viviesemos en Alicia en el Pais de las Maravillas, o incluso en la propia Alemania, estaríamos aplaudiendo medidas de estas características que podrían pasar por la premisa de “cobremos todos un poco menos para trabajar todos”. Sin embargo, tenemos que poner los pies en la tierra y comprobar qué cultura empresarial tenemos en España, esa en la que cuanto más trabajes, menos cobres y mantengas la boca cerrada, mucho mejor.

En este contexto, establecer la figura de los mini-jobs es como poner en manos de un desequilibrado mental una pistola para que te la guarde. Lo más probable es que la use y de forma masiva. Eso puede ocurrir con los empresarios españoles, sin que yo les esté llamando desequilibrados ni mucho menos, pero sería una forma de darles un arma completamente legal para rematar los cientos de abusos que ya se cometen en nuestro mercado laboral.

Como ya he repetido en anteriores ocasiones, el problema del paro no tiene mucho que ver con reformas laborales, ya se han hecho unas cuantas desde que llegó la democracia y sólo sirven para recortar derechos. Aunque se hayan hecho varias, en periodos de vacas flacas, el empresario español, especialmente el grande, firma despidos masivos sin que le tiemble el pulso.

El paro se reducirá cuando se consiga reactivar la economía, cuando las empresas aumenten su producción, cuando necesiten más mano de obra porque sus márgenes de beneficios permitan la contratación, cuando aumente el consumo. ¿Alguien cree que por que haya un millón de personas trabajando por 400 euros aumentará el consumo? Es absurdo pensarlo si no se tienen otros oscuros intereses detrás del posicionamiento.

Si los mini-jobs se controlan en el tiempo, en el número máximo que pueda tener cada empresa, y si son una medida de urgencia, circunstancial, podríamos cambiar de opinión pero si se usa para cambiar trabajadores mileuristas por otros más baratos, como nos tememos, serviría para incrementar la tensión social hasta un punto insostenible.

Mientras tanto, tengo una duda que me gustaría que me resolviérais: ¿aceptaríais un minijob de 400 euros?


Javier Peña
Director Portalparados.es

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner