www.portalparados.es

Nº Parados 21/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 21/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner

Este 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida y queremos hacernos eco de esta conmemoración porque precisamente es en el ámbito laboral donde aún se produce una mayor estigmatización de las personas que se han infectado con el V.I.H. Según datos que conocíamos esta misma semana del  Observatorio de Derechos Humanos y VIH y la Federación Trabajando en Positivo, el paro en este colectivo triplica el registrado entre la población general. Obviamente estamos hablando de un número pequeño de personas en ese océano de cuatro millones y medio de desempleado pero el número es lo de menos, lo importante es analizar su situación cuando buscan trabajo.  

Hemos tratado en numerosas ocasiones el problema al que se enfrentan en su búsqueda de empleo muchas personas que son discriminadas por ser mayores de 45 años, por ser mujeres, por no tener experiencia o por tener alguna discapacidad, pero hay otro tipo de discriminaciones que son más silenciosas, están ocultas a nuestros ojos. Un ejemplo de ellas son las que afectan a las personas seropositivas que se enfrentan a multitud de problemas cuando afrontan su búsqueda de empleo.



Si nos atenemos a lo relatado por muchos de los afectados y por los colectivos que trabajan con ellos, como las dos organizaciones a las que antes aludíamos, aún existen muchos prejuicios en nuestra sociedad ante esta enfermedad. Muchas veces, ser portador del V.I.H es un obstáculo infranqueable cuando uno tiene que realizarse un análisis de sangre para que le acepten en una oferta laboral.

De hecho, según una encuesta realizada por la asociación gTt (Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH) en 2010, que reveló que el 73% de los 2.070 participantes “jamás diría en su trabajo que vive con el VIH” y sólo el 9% lo “habría dicho abiertamente”. A buen seguro, muchos de ellos no hubieran sido contratados si hubieran dado a conocer su situación o serían despedidos si dejaran de serlo.

Para muchos será una obviedad, pero conviene recordar que la convivencia con un seropositivo no implica ningún riesgo de contraer la enfermedad y aunque en principio se asoció a determinados colectivos, como toxicómanos u homosexuales, hoy en día se extiende por otros muchos ámbitos.

Ni siquiera se puede explicar esta estigmatización por el temor de los empresarios a las bajas laborales de quienes sufren la enfermedad. Actualmente, los tratamientos permiten que su vida sea exactamente igual que la de un seronegativo.

Sin embargo, estas ideas no terminan de cuajar en nuestra sociedad y en nuestras empresas. Por ello, la Federación Trabajando en Positivo y el Observatorio de Derechos Humanos y VIH/sida pidieron a los empresarios que favorezcan la integración laboral de las personas con VIH y a los sindicatos que se impliquen en la sensibilización de los trabajadores sobre esta realidad.

Y además os dejamos también nuestra pregunta: ¿trabajarías o contratarías, si estuviera en tu mano, a una persona con V.I.H?


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner