spot_img

Se incentivará la contratación de jóvenes y mayores de 45 años

Ya lo han avanzado varios medios de comunicación en los últimos días, y hoy lo confirma el diario Cinco Dias, la futura reforma laboral contemplará ayudas a la contratación de los dos colectivos que más preocupan al gobierno, el de los jóvenes con tasas de paro del 44 por ciento y el de los mayores de 45 años. Aunque en algún momento se dijo que los incentivos a la contratación podrían desaparecer porque en los últimos años se habían demostrado ineficaces, parece ser que la intención de Corbacho es mantenerlo para aquellos grupos con mayores problemas para la inserción laboral.

De momento, el grupo parlamentario socialista ya ha abordado las prioridades que tendrán para el próximo periodo de sesiones y entre ellas, la reforma laboral ocupará un papel destacado. Ya todos están de acuerdo en la necesidad de aplicar cambios aunque lo complicado será saber en qué consistirán.

No obstante, y a diferencia de la anterior negociación que terminó en fracaso el pasado mes de agosto, en esta ocasión todas las partes son optimistas sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo que parece imprescindible para agilizar el final de la crisis. En los últimos meses, y aunque no de manera oficial, empresarios y sindicatos han ido abordando alguno de los asuntos más espinosos de la negociación para ir limando las asperezas que provocaron el anterior fracaso.

A estas alturas parece por ejemplo que hay un consenso prácticamente total para que las ETT,s puedan asumir labores de intermediación laboral que es una de las reinvidicaciones de la asociación que las reúne y de la patronal. Sin embargo, hay puntos más complicados como puede ser el abaratamiento del despido que la CEOE sigue manteniendo como una de sus prioridades o el recorte de las cotizaciones de los empresarios a la Seguridad Social. Sobre éste último punto,  incluso el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho ayer fue tajante al manifestar que este asunto estará fuera de la mesa de debate, aunque no sabemos que pensará de ello el equipo de Diaz Ferrán.

Otro de los aspectos en los que parece que hay consenso es en la necesidad de instaurar el llamado «contrato alemán» que incentiva la reducción de jornadas antes de un despido. En ese caso, las arcas públicas se hacen cargo de las «horas» que la empresa ha reducido y las suple con itinerarios de formación para los afectados. No obstante, en los últimos meses, diversos economistas se han mostrado escépticos sobre esta medida ya que nuestra legislación permite ya casos como éstos en los ERES y no son muy utilizados.

Related Articles

Dejar respuesta

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,450FansMe gusta
80,419SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page