www.portalparados.es

Nº Parados 16/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 16/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner

Ante el temor a un eventual despido, aquella frase del aún presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán de "hay que trabajar más y ganar menos" parece calar entre muchos, según constata un estudio de Randstad. Frente a la moda del "absentismo" laboral que conocíamos en otras épocas, ahora esta empresa bautiza una nueva actitud de los trabajadores con el nombre de "presentismo", es decir, aquel empleado que se mantiene en su puesto durante más horas de las habituales para demostrar que trabaja más que nadie. Habría que preguntarse si ésto es así o sólo se trata de dar una apariencia.  

¿Estarías dispuesto a permanecer más horas en tu puesto de trabajo para evitar ser despedido? Una nueva tendencia ha aparecido en el mercado laboral, el “presentismo”: trabajadores que alargan su jornada diaria más allá de lo necesario por su carga de tareas, con la única intención de hacer notar su presencia en el puesto de trabajo.



Randstad ha detectado diversos cambios en la actitud de los trabajadores en los últimos dos años. Por un lado, la drástica reducción del absentismo injustificado, ya que los trabajadores habían reducido las ausencias y faltas en el trabajo únicamente a motivos de salud. A este cambio se añade ahora un nuevo fenómeno entre los profesionales: pasar más horas en la oficina, sin necesariamente ser más productivos.

Son los propios trabajadores los que han identificado esta tendencia. Según la encuesta realizada a un total de 1.000 personas (a una muestra aleatoria por toda la geografía española), un 45,8% reconoce que sus compañeros están más horas en su trabajo por miedo a perder el empleo.

Los trabajadores son conscientes de la compleja situación laboral que vive nuestro país y de lo difícil que resulta en muchos casos encontrar de nuevo un empleo si se pierde el actual. Generalmente el “presentista” es varón, menor de 25 años, con estudios básicos y de origen español; se trata del mismo perfil que ha reducido en mayor número su absentismo injustificado con motivo de la crisis. Algo lógico ya que son ellos los que más sufren el desempleo y para quienes resulta aún más complicado encontrar un trabajo, en especial si no tienen formación. Son ellos los que sienten una mayor aprensión por quedarse sin empleo, ya que no pueden aportar tanta experiencia laboral como otros candidatos a la hora de competir por un puesto.

Sin embargo, este aumento en la jornada no tiene como consecuencia un aumento de la productividad. Los trabajadores no buscan mejorar el rendimiento de la compañía, sino asegurar su puesto de trabajo. Esta mayor presencia está motivada por factores que nada tienen que ver con el compromiso hacia la empresa o una alta motivación en el desarrollo de su trabajo. De hecho, aunque la crisis ha aumentado el ratio de productividad, las tasas todavía son bajas si las comparamos con el resto de Europa. 

Por otro lado, aumentar el “presentismo” en el empleo tampoco es algo que repercuta positivamente en el mercado laboral. Los trabajadores valoran muy por encima de otros factores la capacidad de conciliar familia y empleo, lo que significa que están sacrificando parte de su vida personal para asegurar la laboral y que tan pronto mejore la situación económica regresarán a su tónica habitual. Es más, si las empresas valoran la presencia por encima de la eficacia, puede hacer que otros trabajadores no se sientan alineados con la filosofía de la compañía y abandonen la empresa ante una nueva oportunidad, con el riesgo de pérdida de talento que esto conlleva.


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner