www.portalparados.es

Nº Parados 18/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 18/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner

Según Randstad.La crisis económica está provocando que los más de cuatro millones de desempleados que hay en España busquen soluciones para encontrar empleo. Entre las claves para conseguirlo están la movilidad geográfica, el cambio de sector económico o productivo y la formación.  

Casi el 48% de los trabajadores afirman haber mejorado su formación en el último año para tener más posibilidades de encontrar un empleo ante la actual crisis económica, según una encuesta realizada por la empresa de trabajo temporal Randstad.



La compañía realizó un estudio hace un año para ver cómo valoraban los trabajadores la formación, obteniendo un resultado llamativo: dos de cada tres encuestados dijeron que mejorar su formación estaba entre sus planes inmediatos para acelerar la búsqueda de un puesto de trabajo.

El estudio que ha realizado ahora Randstad revela que buena parte de ellos, aunque no todos, cumplieron su objetivo y han aprovechado los últimos doce meses para formarse, especialmente las mujeres, que suelen tomarse más interés en continuar sus estudios o alargar su carrera profesional frente a los hombres.

Los universitarios, más vinculados con el mundo educativo que personas de más edad, los que reconocen en mayor medida su preocupación por resultar competitivos en el mercado laboral. Así, el 63% de ellos dice haber mejorado su formación en el último año, seguidos de los titulados con estudios de Bachillerato (53%) y de los titulados en Formación Profesional (49,6%).

Según Randstad, es lógico que los jóvenes de entre 16 y 25 años, cuya tasa de paro se ha disparado con la crisis, sean los más preocupados por mejorar su formación. De hecho, también son ellos los que más tiempo ha dedicado a mejorar su currículum, con un 61,6% de respuestas, seguidos de los trabajadores de 25 a 29 años (55,9%).

De esta forma, el perfil del trabajador con más interés en aumentar su formación se corresponde con el de una mujer joven, universitaria y con poca experiencia laboral.

LA MAYORÍA NO TRABAJA EN LO QUE HA ESTUDIADO.

Al igual que sucedía hace un año, la encuesta de Randstad revela que la mayor parte de los trabajadores, en concreto dos de cada tres, no desempeñan una actividad laboral relacionada con su formación. Eso les sucede, sobre todo a los hombres, pues las mujeres parecen conseguir equiparar puesto de trabajo y formación.

Los universitarios reconocen en mayor medida que sí trabajan en lo que han estudiado, al menos así lo afirma la mitad de los consultados, mientras que los titulados en Formación Profesional sólo consiguen esta equiparación en el 34% de los casos.

Según Randstad, este aspecto se ha visto influido por la crisis económica, que ha favorecido a los universitarios y perjudicado a los titulados de Formación Profesional. Los primeros encuentran ahora empleos más relacionados con sus estudios que hace un año, al contrario de lo que les ha ocurrido a los segundos.

“Los trabajadores prefieren sacrificar su profesión antes que quedarse sin empleo”, afirma Randstad, que añade que ello no es obstáculo para frenar su vocación. Así, casi el 60% optaría por recibir la misma formación si pudiera repetir, frente al 42% que admite que la cambiaría.

Las más satisfechas con su educación vuelven a ser las mujeres, pues dos de cada tres volvería a estudiar lo mismo, frente a los varones, que sólo lo harían en la mitad de los casos.

Casi el 48% de los trabajadores afirman haber mejorado su formación en el último año para tener más posibilidades de encontrar un empleo ante la actual crisis económica, según una encuesta realizada por la empresa de trabajo temporal Randstad.

La compañía realizó un estudio hace un año para ver cómo valoraban los trabajadores la formación, obteniendo un resultado llamativo: dos de cada tres encuestados dijeron que mejorar su formación estaba entre sus planes inmediatos para acelerar la búsqueda de un puesto de trabajo.

El estudio que ha realizado ahora Randstad revela que buena parte de ellos, aunque no todos, cumplieron su objetivo y han aprovechado los últimos doce meses para formarse, especialmente las mujeres, que suelen tomarse más interés en continuar sus estudios o alargar su carrera profesional frente a los hombres.

Los universitarios, más vinculados con el mundo educativo que personas de más edad, los que reconocen en mayor medida su preocupación por resultar competitivos en el mercado laboral. Así, el 63% de ellos dice haber mejorado su formación en el último año, seguidos de los titulados con estudios de Bachillerato (53%) y de los titulados en Formación Profesional (49,6%).

Según Randstad, es lógico que los jóvenes de entre 16 y 25 años, cuya tasa de paro se ha disparado con la crisis, sean los más preocupados por mejorar su formación. De hecho, también son ellos los que más tiempo ha dedicado a mejorar su currículum, con un 61,6% de respuestas, seguidos de los trabajadores de 25 a 29 años (55,9%).

De esta forma, el perfil del trabajador con más interés en aumentar su formación se corresponde con el de una mujer joven, universitaria y con poca experiencia laboral.

LA MAYORÍA NO TRABAJA EN LO QUE HA ESTUDIADO.

Al igual que sucedía hace un año, la encuesta de Randstad revela que la mayor parte de los trabajadores, en concreto dos de cada tres, no desempeñan una actividad laboral relacionada con su formación. Eso les sucede, sobre todo a los hombres, pues las mujeres parecen conseguir equiparar puesto de trabajo y formación.

Los universitarios reconocen en mayor medida que sí trabajan en lo que han estudiado, al menos así lo afirma la mitad de los consultados, mientras que los titulados en Formación Profesional sólo consiguen esta equiparación en el 34% de los casos.

Según Randstad, este aspecto se ha visto influido por la crisis económica, que ha favorecido a los universitarios y perjudicado a los titulados de Formación Profesional. Los primeros encuentran ahora empleos más relacionados con sus estudios que hace un año, al contrario de lo que les ha ocurrido a los segundos.

“Los trabajadores prefieren sacrificar su profesión antes que quedarse sin empleo”, afirma Randstad, que añade que ello no es obstáculo para frenar su vocación. Así, casi el 60% optaría por recibir la misma formación si pudiera repetir, frente al 42% que admite que la cambiaría.

Las más satisfechas con su educación vuelven a ser las mujeres, pues dos de cada tres volvería a estudiar lo mismo, frente a los varones, que sólo lo harían en la mitad de los casos.


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner