www.portalparados.es

Nº Parados 11/12/2018

SEPE
3252867
EPA
3490100

Nº Parados 11/12/2018

SEPE
3252867
EPA
3490100
cursosbanner

Alarilla, Melgar de Yuso, Amavida, Espinosa del Monte, Penilla, Griegos…Son sólo algunos de los muchos pueblos españoles que luchan por su supervivencia. Con sólo unas decenas de habitantes contemplan su futuro con preocupación. La crisis está haciendo que muchos españoles hayan decidido regresar al pueblo, emprender una vida completamente distinta. Toda una aventura no exenta de riesgos, porque trabajar en un pueblo tampoco es fácil.  

//

Cambiar de aires y empezar de nuevo. ¿Quién no lo ha pensado alguna vez?  Muchos, seguro, y en los últimos años, con la crisis económica y el paro, mucho más. Salir de España, rumbo a otros países con mayores oportunidades laborales es una opción, pero no la única. Hay quienes optan por una “movilidad interior” (me inspiro en esa curiosa expresión acuñada en su día por la Ministra de Empleo, Fátima Báñez , “movilidad exterior”, para referirse a la fuga de jóvenes españoles al extranjero) y dejan la ciudad rumbo al pueblo.   



La crisis dispara el interés por vivir en los pueblos

La fundación “Abraza la Tierra” trabaja desde 2004 a nivel nacional por la supervivencia de los pueblos. Eva María González es su coordinadora y nos cuenta que desde 2009, coincidiendo con el inicio de la crisis, el número de solicitudes que reciben de personas que quieren casa y trabajo en un pueblo se ha multiplicado exponencialmente. “Al año recibimos más de 1.700 solicitudes, muchas de ellas de personas desesperadas”, precisa Eva a Portalparados.

La mayoría de las peticiones procede de Madrid y Barcelona y de la zona de Levante llegan las más dramáticas, de personas que se han quedado sin trabajo y van a perder su vivienda por imposibilidad de pagar la hipoteca. “Nos piden casa y trabajo y no hay ofertas por cuenta ajena. Muchas personas llaman diciendo que se apañan con una casa y un huerto, pero unas lechugas no pagan la factura de la luz ni el alquiler de una casa, aunque en un pueblo sean más baratos”, nos dice Eva.

Y es que para dejar todo y comenzar una nueva vida en un pueblo hay que tener claras unas cuantas cosas, nos asegura la coordinadora de “Abraza la Tierra”. “Nosotros aterrizamos mucho a la gente”, nos explica.

Lo primero que hay que tener claro es que la decisión de instalarse en un pueblo no debe estar motivada por una urgencia ni económica ni personal. Además, nos sigue explicando Eva, todos los miembros de la familia deben querer vivir en el pueblo y por último, hay que tener claro de qué vas a vivir. Muy importante también es tener carnet de conducir y coche propio.

El autoempleo, la mejor opción

Con estos requisitos previos preguntamos a Eva por las posibilidades reales de trabajo que hay en los pueblos. Y es muy clara. Esas posibilidades pasan por el autoempleo. Según la coordinadora de “Abraza la Tierra”,  las condiciones para el autoempleo son más ventajosas, con costes inferiores a los de la ciudad.

Hay quienes deciden poner un nuevo negocio y quienes se inclinan por gestionar alguno ya existente en un pueblo. Gracias a su estrecho trabajo con Ayuntamientos y vecinos, “Abraza la Tierra” reúne las ofertas de empleo (escaso y temporal) y de explotación de negocios en su web.

Si estáis interesados en algunas de estas ofertas, tenéis que enviar un curriculum y una carta de presentación a “Abraza la Tierra” y rellenar una ficha con vuestros datos básicos, vuestros objetivos y la actividad que pretendéis llevar a cabo. Con esa información, la Fundación, de forma totalmente gratuita, traza un itinerario individualizado para cada solicitante, a quien además de información y asesoramiento ofrecerá acompañamiento para facilitar su integración.

El mismo procedimiento sigue la Asociación contra la despoblación en el medio rural. Portalparados ha hablado con su presidente,  Javier Pérez Portero, que recomienda a quienes estén dando vueltas a eso de irse a vivir a un pueblo que hagan un viaje de sondeo y que, por supuesto, se apoyen en alguna ONG como la suya. Esta asociación tiene su sede en Zaragoza y cuenta con 40 colaboradores en distintos pueblos de Aragón, Soria y Guadalajara.

 ¿Quiénes se van a trabajar a un pueblo?

Hay gente de todo tipo, nos cuentan desde Abraza la Tierra. Desde españoles residentes en Alemania que quieren jubilarse en su pueblo, a profesionales liberales, pasando por familias con hijos y  parejas jóvenes que planean tenerlos. Más del 75% de las parejas que deciden cambiar de vida tiene una media de 35 años y estudios superiores universitarios.

Eva María González, coordinadora de “Abraza la Tierra” calcula que, al año, se asientan unos 200 casos, una pequeña parte de las solicitudes que se reciben.   

El presidente de la Asociación contra el despoblamiento rural, Javier Pérez Portero nos cuenta que “el 90% de los solicitantes de ayuda son personas con muchos problemas económicos y el 10% son  personas al borde del precipicio, sin trabajo pero con aún con 1.000-2.000 euros, un coche y una gran motivación rural”. Estos últimos son los mejores candidatos, asegura.

Arriesgarse y volver al pueblo

 “En tiempos de tribulación, no hacer mudanza”. Es una famosa cita del fundador de los Jesuitas, San Ignacio de Loyola que muchos siguen y otros no.

Sara Espada tiene 27 años y un día, tras quedarse en paro, decidió hacer las maletas y abandonar Zaragoza para poner en marcha su propia peluquería en su pueblo, Más de las Matas, un municipio de Teruel de unos 1.400 habitantes.

“Era una cosa que tenía en la cabeza y cuando me vi en la necesidad, decidí dar el paso”, nos cuenta Sara que se ha trasladado al pueblo junto a su novio que también se quedó en paro.

Puso el negocio (A tu estilo, se llama su peluquería) hace un año y medio, y nos dice orgullosa que cada vez tiene más clientes. Con el tiempo le gustaría contratar a media jornada a una persona que la ayudara.

Establecerse fue difícil, sobre todo “por el papeleo” pero con  asesoramiento salió adelante. El alquiler del local le sale más barato que en Zaragoza, “pero no mucho” nos confiesa.

Eduardo Heras, de 52 años es fontanero. Vive en Casla, un pueblecito de Segovia de tan solo 160 habitantes. Llegó allí tras vivir en otro pueblo, Don Benito, y después de abandonar Madrid. En este caso el culpable de la decisión no fue el paro sino su esposa que entonces vivía en Don Benito y que se cruzó en su camino. Ambos deseaban crear una familia y vivir en un pueblo.

Casla es ahora su hogar y su cuartel general. Eduardo es fontanero-calefactor y en colaboración con otros profesionales (pintores, albañiles…) realiza trabajos en un radio de 60-80 kms a la redonda de su pueblo.

“Animaría a la gente a ir al pueblo, aunque no es fácil. No hay empresas. La opción es el autoempleo”, comenta a Portalparados Eduardo, que además es concejal en el Ayuntamiento y representante de la Mancomunidad.

Y desoyendo a San Ignacio de Loyola termina nuestra conversación diciéndome: “Hay que arriesgarse un poco más y no quedarse parados, aunque no haya ayudas. Estamos muy acomodados pero hay que ser más emprendedores. Animo a todos a que se arriesguen”.

Sara y Eduardo son sólo dos de los rostros de la gente que está dispuesta a arriesgar por un futuro en el pueblo. Sin idealizar, porque la crisis ha llegado a todos los rincones del país, pero con ventajas como costes más ajustados y una calidad de vida que para muchos, no tiene precio.


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Comentarios
  1. User Avatar
    Marta Huerta Rodrigo
    04/05/2017 a las 11:50 Responder

    Hola, deseo dejar la ciudad y empezar en el campo a ser posible en un pueblo pequeño, vivir de mi artesanía y de mis recursos como un huerto animales. Pero no se como hacerlo. Si alguien me pudiese orientar. Muchas gracias

  2. User Avatar
    Javier Granell Moreno
    18/09/2017 a las 12:22 Responder

    Hola buenos dias, soy Javier, en la actualidad en proceso de separación y en el paro. Dejé hace un año un trabajo fijo, para iniciar un proyecto financiero con mi socio y salió mal. Soy Contable-Fiscal y me gustaría trabajar en un pueblo, tengo 3 hijos mayores, o sea que iría solo. Si alguien me pudiese ayudar se lo agradecería, estoy en una situación economica, profesional y personal muy delicada. Total empezar de cero. Gracias y un saludo

  3. User Avatar
    Graciano Bikoro Mba Adjaba
    11/12/2017 a las 21:23 Responder

    hola soy un chico africano de 35 años busco trabajar en el campo soy de profesión electronico,y no me importar realizar cualquier tipo de trabajo del campo,o quedarse a vivir ya sea de finca,plantación etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner