www.portalparados.es

Nº Parados 22/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100

Nº Parados 22/07/2018

SEPE
3162162
EPA
3796100
cursosbanner
Entrevista con Gloria Alonso y Audith Zapata.Un reciente estudio de UGT, presentado el pasado mes de febrero, volvía a poner de manifiesto que mujeres y hombres siguen sin ser iguales en el mercado laboral. Por ejemplo, una mujer tiene que trabajar 84 días más al año para ganar lo mismo que un hombre; incluso en los puestos de alta cualificación, la diferencia salarial entre hombres y mujeres es de un 31,8%; casi el 50% de las mujeres con trabajo se concentra en seis tipos de ocupaciones, mientras la mitad de los varones se reparte entre 13 ocupaciones distintas. El artículo 14 de la Constitución Española dice que "los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer  discriminación alguna por razón de sexo", pero los datos ponen en evidencia otra realidad. Sobre ello hablamos con las socias fundadoras de Empieza Consultora.

Empieza Consultora: Es un gran error creer que la conciliación familiar es asunto de mujeres

Entrevista con Gloria Alonso y Audith Zapata.Un reciente estudio de UGT, presentado el pasado mes de febrero, volvía a poner de manifiesto que mujeres y hombres siguen sin ser iguales en el mercado laboral. Por ejemplo, una mujer tiene que trabajar 84 días más al año para ganar lo mismo que un hombre; incluso en los puestos de alta cualificación, la diferencia salarial entre hombres y mujeres es de un 31,8%; casi el 50% de las mujeres con trabajo se concentra en seis tipos de ocupaciones, mientras la mitad de los varones se reparte entre 13 ocupaciones distintas. El artículo 14 de la Constitución Española dice que "los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de sexo", pero los datos ponen en evidencia otra realidad. Sobre ello hablamos con las socias fundadoras de Empieza Consultora.  

Pregunta. Los datos demuestran que el mercado laboral español es claramente discriminatorio con las mujeres. Hay menos mujeres directivas, hay más mujeres en paro, más mujeres tienen contratos precarios, las mujeres con trabajo ganan menos…¿Por qué?



Gloria Alonso. La pregunta refleja la situación actual de las mujeres y en la que se está interviniendo. Diferentes causas podrían ser esgrimidas como culpables de esta situación: sociedad patriarcal, la división sexual del trabajo, tardía y masiva incorporación de la mujer al mercado laboral, doble jornada, ausencia de corresponsabilidad en la responsabilidad de cuidado de personas dependientes,…

Estas situaciones y otras más como la segregación horizontal, es decir la feminización de puestos de trabajo y sectores, o la segregación vertical, desigual reparto de responsabilidades, tienen como consecuencia la brecha salarial de género o el techo de cristal.

P. Y después, cuando la mujer logra por fin un trabajo, normalmente peor remunerado y más precario que el del hombre, llega la odisea de la conciliación familiar. ¿De verdad existe en nuestro país?

Audith Zapata. Uno de los supuestos, que en la mayoría de las ocasiones, está implícito en el término “Conciliación de la vida personal y laboral” es que es un asunto de mujeres, lo cual es un gran error de partida.

Conciliación significa contemplar: corresponsabilidad, pactos, negociación, plazos, compromiso…y en ésto estamos todos y todas. La ley establece marcos de cumplimiento en función de las diferentes situaciones que recoge: maternidad, paternidad, acogimiento, excedencias, reducción de jornada, cuidado de familiar….Sin embargo, no son suficientes el día a día de las personas trabajadoras es mucho más complejo. A lo largo de la vida profesional todas las personas nos encontramos con diferentes situaciones que nos exigen “conciliar”.

Mantener el equilibrio es en ocasiones, lo sabemos por experiencia, harto complicado, por ello es necesario una responsabilidad compartida: “corresponsabilidad”. Ésta debe ser tanto en el plano público (oferta de recursos accesibles para la ciudadanía), en el profesional (leyes que contemplen las situaciones de la vida real de las personas) y desde luego en el personal, en todos los modelos de familias.

P. ¿Qué consecuencias tiene para la sociedad la discriminación laboral de las mujeres?

G.A. Las consecuencias las “sufre” toda la sociedad. No contemplar el talento, frustrar o condicionar la inteligencia, el conocimiento o la vocación en función del sexo, a estas alturas de la historia resulta inconcebible e inaceptable.

Una sociedad en la cual las personas cuenten con recursos, oportunidades y facilidades para su desarrollo de manera equitativa, sería mucho más sostenible y eficiente.

P. ¿Qué hace la administración española para terminar con esa discriminación?  

A.Z. Como en tantas otras situaciones, la implicación de la administración es necesaria, pero no suficiente para solucionar con  legislación la esencia de la discriminación de las personas en función del sexo, como hablamos en este caso, origen, religión, capacidades diferentes, etc.

Se requiere, además, una legislación que promueva medidas y acciones en la línea de buscar equilibrio y lograr una participación más equitativa de las personas independientemente de su situación, ocuparse en impulsar a través de formación y sensibilización a la sociedad con el fin de romper estereotipos y prejuicios facilitando así el acceso al empleo a todas las personas en condiciones de equidad. Y el seguimiento y la evaluación de las acciones, leyes, medidas, campañas que se realizan.

Un ejemplo de lo que estamos contando son la Ley de Igualdad de oportunidades para mujeres y hombres, y la Ley de integración de las personas con minusvalía, el cumplimiento de las mismas no garantiza el objeto de la Ley. Sin embargo, son imprescindibles para seguir avanzando.

P. ¿Y qué es lo que debería hacer?

G.A. Continuar sensibilizando, legislando y evaluando las medidas que se han implantado con el fin de conocer si son eficaces, si están dando los resultados esperados o si se requieren cambios.

Echamos de menos una evaluación de los marcos de actuación y el seguimiento de los resultados obtenidos.

P. Las empresas también mucho qué decir a través de la llamada responsabilidad social corporativa. ¿Nos puede explicar el concepto?

A.Z. Para Empieza Consultora, la Responsabilidad Social no se puede entender sin contemplar la igualdad de oportunidades para todas las personas y viceversa.

Es muy sencillo, es un concepto que no debería haberse olvidado, se trata de hacerlo bien, es decir de forma sostenible. Ya! Ahora dirán, no puede ser, debe haber algún truco… Pues no, es simple, hacer las cosas de forma sostenible para todos los grupos implicados en la actividad empresarial.

Podríamos debatir sobre que es “bien”, o “sostenible” y seguramente encontraríamos diferencias, pero de modo general entendemos en primer lugar, no perjudicar ni a las personas, ni al medio ambiente en el que se desarrolla la actividad.

Si hablamos de personas debemos tener en cuenta los intereses del accionariado o la propiedad de la compañía, la plantilla, nuestra clientela, proveedores, la comunidad local, etc…Se trata de armonizar y equilibrar  rendimientos.

Podemos recordar, como ejemplo claro de lo que no es Responsabilidad social, las muertes de personas que trabajaban en fábricas textiles de Bangladesh produciendo artículos que aquí estamos consumiendo y que una gran mayoría no había reparado sobre en qué condiciones de seguridad y laborales, estaban siendo elaborados.

P. ¿Y cómo andan las empresas españolas en responsabilidad social corporativa?

G.A. Del mismo modo que cuando hablamos de la Igualdad de oportunidades para todas las personas nos hemos referido a la necesidad de legislación y supervisión, en el caso de la responsabilidad social también las normas que atañen a la transparencia en la gestión o la incorporación de estándares internacionales en los informes que las empresas grandes deben elaborar, van contribuyendo a avanzar en el camino de la responsabilidad social.

En las pequeñas y medianas, por experiencia de trabajo con ellas, descubrimos al analizarlas que cuentan con acciones instauradas, muchas innovadoras otras muy ajustadas y “personalizadas”, que responden de manera intuitiva al interés y la responsabilidad de querer hacer bien las cosas.

P. ¿Cómo ven el futuro? ¿Seguirá siendo la maternidad un escollo para el desarrollo profesional de las mujeres?

A.Z. El futuro siempre es esperanzador, hemos avanzado mucho, lo cual no quiere decir que debamos sentirnos satisfechos. Estamos en una época de grandes cambios. El escenario está cambiando, lo estamos moviendo y las nuevas generaciones cuentan con un planteamiento diferente que parte, en su gran mayoría, de puntos de vista igualitarios y de respeto a las diferencias. No cabe duda que esta mentalidad, al generalizarse, supondrá participar de una sociedad en las que los papeles de sus miembros sean valorados en sus diferentes contribuciones de manera equitativa.

Gloria Alonso y Audith Zapata son socias fundadoras de Empieza Consultora.


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner