www.portalparados.es

Nº Parados 25/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 25/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner
Ahora que eso que llamamos “mercados” parecen darnos una tregua pese a los inciertos resultados electorales de Italia, es hora de no obsesionarnos por eso que llaman “prima de riesgo” que no sabíamos que existía hasta hace cuatro o cinco años. Los ataques especulativos contra el euro y contra economías como la nuestra ha sido brutal pero quizás sólo ha sido una cortina de humo para justificar algunas medidas y para eludir graves problemas como el del paro.

Menos prima de riesgo y más trabajo

Ahora que eso que llamamos “mercados” parecen darnos una tregua pese a los inciertos resultados electorales de Italia, es hora de no obsesionarnos por eso que llaman “prima de riesgo” que no sabíamos que existía hasta hace cuatro o cinco años. Los ataques especulativos contra el euro y contra economías como la nuestra ha sido brutal pero quizás sólo ha sido una cortina de humo para justificar algunas medidas y para eludir graves problemas como el del paro.  

//

Hemos estado durante años acongojados, por decirlo suavemente, ante algo que ni siquiera sabíamos que existía. La dichosa prima de riesgo que marca el diferencial entre el porcentaje al que nosotros pagamos la deuda de nuestro país y el que paga Alemania. Dicho de otra forma, en los últimos años, los alemanes han recibido dinero prácticamente regalado mientras que nosotros lo hemos tenido que devolver con un interés que se ha situado entre el 5 y el 6 por ciento.



 

Parece que en las últimas semanas, esos diabólicos mercados se han relajado y especialmente en la última semana porque hemos logrado que se baje del 5%, un dato que tiene una incidencia especialmente positiva en la financiación de las grandes empresas españolas. Hasta aquí, espero haberlo explicado con acierto puesto que no soy economista y como todos, he tenido que hacer un cursillo acelerado sobre la cuestión.

 

Ahora bien, la preocupación por la prima de riesgo ha tenido graves consecuencias sobre nuestras vidas. Algunas han afectado directamente a nuestros bolsillos porque la subida de impuestos, aprobada en los últimos años, la reducción de salarios en empresas públicas y privadas se ha justificado con la excusa de ofrecer mayor credibilidad ante esos señores que compran y venden deuda de los países.

 

Otras consecuencias también nos han afectado económicamente aunque no hayan metido la mano directamente en nuestro bolsillo. El aumento del número de personas que se encuentra en paro, es una consecuencia de las políticas de austeridad que se han implantado en nuestra economía en los últimos años. Y eso nos ha hecho más pobres a todos pero especialmente a los que se han quedado sin trabajo.

 

Y precisamente ese es el quid de la cuestión en estos momentos. Parece que el gobierno se decanta por fín por atender el verdadero y más grave problema de nuestro país que es el desempleo. Algunas tibias medidas van en esa dirección pero no nos engañemos porque no se crearán puestos de trabajo mientras no exista consumo y una actividad económica más dinámica.

 

Hemos asistido estos días a algunas iniciativas, como la del BBVA que por un lado, ha puesto en marcha una web para financiar la contratación de trabajadores en la pequeña y mediana empresa mientras que ofrece ayudas y orientación laboral a aquellas personas a las que previamente, ha echado de sus casas.

 

No seremos de esos que critica cualquier iniciativa que pretenda ayudar siempre que realmente el objetivo sea ese y no una cortina de humo. Pero bien harían los bancos, entre ellos el BBVA, en facilitar más bien el crédito a las empresas que en realidad, ese es su trabajo junto a esas otras iniciativas que no estoy seguro que entren dentro de su papel.

 

En cuanto fluya el crédito y recuperemos el consumo interno, el empleo se revitalizará. Eso sí, no nos engañaremos porque sabemos que casi seis millones de desempleados es una losa muy difícil de levantar en poco tiempo. Tardaremos años en bajar de forma significativa esa cifra pero en algún momento sería bueno tener la sensación de que hemos tocado techo.

 

Y ya puestos, la administración, cualquiera de ellas, debería de dar respuesta a aquellos que se han quedado sin lo más mínimo para sobrevivir. Esa debe ser otra de las tareas fundamentales para no dejar a nadie tirado en esta crisis económica que muchos calificamos de estafa.


Javier Peña
Periodista
Portalparados.es

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner