www.portalparados.es

Nº Parados 12/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 12/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner
Los sindicatos UGT y CC OO han convocado más de 70 manifestaciones en toda España para reivindicar este Primero de Mayo con el lema “Sin empleo de calidad, no hay recuperación” que suena más a una época de bonanza económica que a un periodo de crisis como el que vivimos. Cuando el principal problema del país es el paro, según reconocen los españoles en la encuesta del CIS, llama la atención que los representantes de los trabajadores huyan de esa palabra en sus eslóganes.

5.933.300 razones para reivindicar este 1 de Mayo

Los sindicatos UGT y CC OO han convocado más de 70 manifestaciones en toda España para reivindicar este Primero de Mayo con el lema “Sin empleo de calidad, no hay recuperación” que suena más a una época de bonanza económica que a un periodo de crisis como el que vivimos. Cuando el principal problema del país es el paro, según reconocen los españoles en la encuesta del CIS, llama la atención que los representantes de los trabajadores huyan de esa palabra en sus eslóganes.  

Desde mi punto de vista, es muy significativo este hecho que podría parecer inocente o estratégico para plantear las reclamaciones en sentido positivo. Pero me llama la atención por ejemplo que el 1 de mayo de 1982 se utilizase la frase “Contra el paro, Solidaridad” o en 1985 fuesen más contundentes con “Todos contra el paro”. Eran momentos también de crisis y de desempleo en los que los dirigentes de UGT y CC OO dejaban claro el eje de sus principales preocupaciones.



Ahora las cosas parecen diferentes en el movimiento sindical y eso se refleja en las consignas de este 2014. Sigo echando un vistazo a los lemas históricos y en 1993, también en crisis, defendían que “sin empleo, no hay futuro”, una frase que suena muy parecida a la que preside las conmemoraciones de hoy pero con un matiz, se emplea el “de calidad”.

Es verdad que el trabajo precario es un problema en España actualmente. Hay personas que aun teniendo un puesto en el mercado laboral, no disponen de ingresos suficientes para sufragar sus gastos elementales. Eso es así, como también lo es que determinados empresarios aprovechan la realidad de millones de parados para ofrecer condiciones que no serían aceptadas en otra coyuntura económica.

Y claro, también hay colectivos de trabajadores que han visto mermados sus sueldos y sus derechos por el miedo a perder un empleo. También eso forma parte del día a día de muchas personas y debemos denunciarlo claramente.

Sin embargo, los sindicatos deberían situar en primera fila de su discurso a aquellos que no tienen ni la más mínima oportunidad de acceder a un empleo, ya sea precario o de calidad. Los más débiles, las mayores víctimas de una crisis que muchos consideran premeditada para lograr todos los objetivos de los que he hablado en los párrafos anteriores.

Defender la necesidad de “un empleo de calidad” estaría muy bien si la mayor parte de españoles dispusiéramos de lo principal, un puesto. Mientras tanto, deberíamos reclamar empleos a secas, sin matices, sin adjetivos, sin parecer más preocupados por los que ya tienen uno que por los que están apartados del mercado.

Y ese es el problema. Cándido Méndez restaba importancia hace unos días a la aparición de movimientos sociales que se han convertido en portavoces de los que menos tienen porque afirmó que el ámbito de los sindicatos es la empresa. Y uno que es malpensado se puso a deducir en consecuencia que todo lo que está fuera de la empresa, no es asunto de los sindicatos.

Desde luego, no es la visión que yo tengo del sindicalismo. Creo que los sindicatos deberían defender a los trabajadores, tanto si se encuentran dentro como fuera del mercado laboral. E incluso, si me apuráis, con más fuerza a los segundos que a los primeros.

Pero claro, estos dirigentes sindicales no son iguales que los que en la década de los 80, propugnaban aquello de “todos contra el paro”. Estos dirigentes que abogan por un cambio social y político, no parecen dispuestos a aplicarse la misma medicina a ellos mismos, a sus organizaciones que se han convertido en máquinas burocráticas más que en entidades de defensa de los trabajadores.

Hablamos muchas veces de la lejanía entre los políticos y los ciudadanos. Pero los responsables de UGT y CC OO demuestran este Primero de Mayo estar también a unas cuantas millas de la realidad.

En mi opinión, un lema de esta conmemoración debería tener una cifra clara: 5.933.300. Esas son las razones más importantes para salir a la calle este día. Y si eliminamos esa cifra, seguramente acabaríamos con el recorte de derechos y salarios para los demás.

 

Javier Peña
Director Portalparados.es

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner