www.portalparados.es

Nº Parados 16/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 16/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner
En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz reflexiona acerca de nuestra democracia, tras los acontecimientos de las últimas semanas. Y la chispa que provoca su análisis es la muerte de Hugo Chávez, el dirigente venezolano que accedió al poder gracias a su mensaje populista, un riesgo que podemos tener en nuestro país o en otros, como Italia, a la vista.

Sobre lo que es humor o patetismo

En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz reflexiona acerca de nuestra democracia, tras los acontecimientos de las últimas semanas. Y la chispa que provoca su análisis es la muerte de Hugo Chávez, el dirigente venezolano que accedió al poder gracias a su mensaje populista, un riesgo que podemos tener en nuestro país o en otros, como Italia, a la vista.  

//

Hace unos meses hacían una comparación magistral en El Intermedio: “Hugo Chavez es a la democracia lo que Rossy de Palma a la simetría”, decía uno de sus miembros. Me dio la risa, claro. Hay frases tan gráficas que se dibujan solas. Pero Chávez era mucho más. Por de pronto, tenía a su pueblo más contento que nuestro gobierno al que le corresponde. Y cuando oigo que algunos se preguntan que de qué sirven ciertas ventajas sociales sin democracia, me planteo si nosotros verdaderamente disponemos de una (porque de ventajas sociales si que estamos faltos). Democracia, digo. Si no se nos escucha, se nos oprime, se nos quitan las libertades más básicas como la cultura y la salud, se nos estafa con diálogos a lo Chiquito de la Calzada sobre “indemnizaciones en diferido” y “simulaciones” como si fuéramos todos gilipollas y se consigue un millón más de parados en el tiempo record de un año…¡qué democracia es esa!.



Chávez es un tipo a estudiar. Fruto del descontento que provocaron la banda de politicuelos que le precedió, cierto es que acabó cayendo en lo mismo. Pero en su camino, su pueblo empezó a tener algunos derechos, tan básicos, como esos que nos quitan a nosotros ahora: la comida, la vivienda, la educación y la sanidad. ¿Lo ven? ¡Caminos inversos!.

Por eso creo que el venezolano ha sido un mal necesario. Ya me perdonarán. De sentido de la democracia iba algo flojo, pero visto lo visto no más que algunos mandatarios europeos que nos esconden realidades financieras obtusas o nos niegan derechos evidentes…pero se preocupó por los más débiles de su pueblo. Y así le miran otros dirigentes de aquel continente: Argentina, Bolivia o Colombia. Tendrán lo suyo, pero, por ejemplo, los argentinos han salido de una gorda y ahora mismo tienen un país con más futuro que el nuestro.

Así que me debato conmigo misma sobre el poder del juego democrático, porque hace mucho que creo que el nuestro, que tan fantásticamente llegó a ponerse en pie, anda cojito. Y me voy temiendo, que los políticos populacheros, ahí está Italia, vayan ganando peso porque a la ciudadanía ya no le queda otra. ¿De quién nos fiamos? ¿A quién confiamos nuestras posibilidades de obtener un trabajo digno, remunerado en condiciones? ¿Cuándo empezarán a pasar por la cárcel todos y cada uno de los chorizos nacionales que nos están tomando el pelo? ¿cuándo responderán ante los tribunales todos y cada uno de los políticos que creen que tienen derecho a tomarnos el pelo argumentando en falso, y por lo ridículo, sobre asuntos que no se sostienen? ¿cuándo dejaran de hablarnos como si fuéramos tontos para luego venir a suplicarnos un voto en las elecciones? ¿cuándo incumplir el escaso programa que se vota dejará de ser orgullo para sus vicepresidentas? Es más, ¿para cuándo una mano férrea en el mundo del futbol antes de meterse con los actores de este país que, se lo puedo asegurar, sí tributan en España? El futbol levanta pasiones y da miedo. Por eso se toleran todo tipo de indecencias. Porque si los clubes de primera división se pusieran al día con sus obligaciones tributarias y la Seguridad Social, ese día, se podrían arreglar muchas cosas. Pero claro, a lo mejor no les hacía populares a los que hace mucho, quizá siempre, perdieron esa condición en el nombre.

Y para remate, va un tipo, se vale del voto de un acosador y se hace alcalde en contra de su partido. Y cuando la organización a la que pertenece le tuerce el morro y le obliga a dimitir, abandona sus siglas porque la poltrona es mucho más interesante. Lo que yo les digo, aquí se presenta mañana Leo Harlem a la presidencia del gobierno y yo le voto. Porque a lo mejor, le da un sentido a esta democracia fallida que llevamos practicando algún tiempo. Y de paso, nos provoca la risa, pero con motivos. Porque la que me da a mí cuando veo a un presidente de gobierno medio desaparecido dar una rueda de prensa a través de un plasma o no admitir preguntas en sus comparecencias, o esa que me entra cuando me dicen con frases de parvulitos que Bárcenas no trabaja ya para un determinado partido aunque cobrara de él están empezando a llevarme al desencanto. Así que no debe ser una risa buena. ¿A ver cuánto nos reímos cuando el ex – tesorero les gane los juicios que ha interpuesto? Que ya les digo yo que tiene todas las de ganar.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner