www.portalparados.es

Nº Parados 24/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 24/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner

Nos gusta en ocasiones prestar atención a algunas profesiones en las que desarrollan una importante labor muchos profesionales de nuestro país. Uno de ellos es el de todos aquellos que cuidan del sonido tanto en las emisiones de radio o televisión como en la publicidad o el cine. Nuestro entrevistado ha pasado por varias facetas, desde su labor como freelance a montar su propio estudio y compaginar su labor con su faceta de profesor.  

“Al oír un eco muchos creen que el sonido proviene de él.” (Ernest Hemingway)

Roberto HG, joven periodista de la hornada de 2004, se adentró en el apasionante campo del sonido allá por el año 2000 y ya no hubo vuelta atrás: Tras formarse como técnico de sonido en distintos centros se diploma en Sonido para Cine por la ECAM (Escuela de Cinematografía y el Audiovisual de Madrid) en 2008, trabajando desde entonces como técnico freelance de sonido directo y postproducción para diferentes estudios. Su experiencia en la rama de sonido para cine le permite compaginar su actividad profesional con la docencia en esta área desde 2006. En 2011 abre su propio estudio de sonido: FINDING THE SOUND (www.findingthesound.es)

1- La labor del técnico de sonido, ese gran desconocido… ¿Podrías explicarnos brevemente el porqué de su importancia en el cine, la tv y la radio?

El sonido aporta un valor añadido inconsciente, instantáneo e imprevisto. La radio, el cine y la televisión son medios imprescindibles a nivel sonoro, como creadores de experiencias sonoras icónicas universales tan potentes, que son capaces de unir las mentes de todo un planeta (trascendiendo límites culturales) hasta el punto incluso de suplantar ciertos sonidos reales por otros “mejores” o diferentes en pro la emoción y/o las sensaciones humanas. Estos medios tienen la capacidad de generar sonidos nuevos y únicos, para cosas que a veces ni existen, sin que estos sonidos pierdan por ello su capacidad de verosimilitud de cara a los espectadores u oyentes. Es así como logran trascender esa individualidad sonora de la realidad, que cada uno de nosotros percibimos en nuestro día a día a lo largo de nuestras vidas, suplantándola por otra igualmente válida y más rica, como es la realidad cinematográfica, convirtiéndola así en algo universal.

Esa es la magia del sonido en los medios, conseguir una veracidad tal, incluso aunque éste sea falso o inventado, que lo convierta en “real” (o suplante a lo real) de la manera más universalmente verosímil. Sin olvidar la capacidad maravillosa de los sonidos para transmitir y aportar ciertos valores añadidos, emocionales y sensitivos, una vez incluso superada y aceptada la condición de falsos o inventados de los mismos.

2- Actualmente existen variadas oportunidades de acercarse al mundo del sonido audiovisual a través de distintos cursos que ofrecen entidades públicas y academias, ¿de qué elementos debemos guiarnos para escoger el más adecuado para iniciarnos en esta rama profesional?

Creo que lo más importante es saber realmente lo que cada uno quiere aprender a hacer y a que quiere dedicarse. Debemos ser sinceros con nosotros mismos.
Lo primero de todo es informarse de lo que dan en el curso, del temario y/o asignaturas. Después, conocer las instalaciones y, fundamental, saber quién imparte cada asignatura de ese curso. O si es un profesor único, quién es, de dónde viene, y… “a dónde va”.

Me parece fundamental que en este sector los docentes sean personas en activo. Al menos aunque sea a nivel teórico o analítico. Es clave que el profesorado esté al día, bien por que esté trabajando en ese sector o bien porque, de manera indirecta, esté al día de cómo el sector evoluciona.


3- ¿Cómo llegas a la docencia y qué oportunidades hay actualmente en este campo para titulados en Sonido?

Siempre me ha gustado mucho comunicar y divulgar. Entre 2004 y 2005 hice en la escuela Ondas Escolares (ahora Ondas Formación) un curso de Sonido. Pasaron unos meses y entré en la ECAM (Escuela de Cine y del Audiovisual de Madrid) a especializarme en Sonido para Cine. En 2006 recibí una llamada de Ondas  Formación en la que me ofrecían comenzar a dar clases de sonido para Radio (debido a mi experiencia previa como técnico de sonido en radio) y de edición de sonido, que era en lo que estaba especializandome por entonces trabajando como editor para una serie de animación y estudiando en la escuela de cine.

Así es como desde 2006 estoy dando clase en Ondas Formación, y desde 2008 en Microfusa Madrid, como especialista en Sonido para Cine y Televisión.

Creo que las oportunidades de docencia como titulado de Sonido son muy interesantes y posibles siempre y cuando sea algo en lo que te sientas cómodo y seas capaz de sobrellevar. Me parece fantástico que gente actualmente que estamos en activo, y que hace no tanto hemos sido alumnos, podamos ser profesores de manera tan temprana. La fórmula de combinar profesorado veterano y joven, consiguiendo esa fusión entre los conocimientos obtenidos tras largos años de experiencia y las nuevas energías e ideas de las nuevas generaciones, siempre me ha parecido una fórmula perfecta.

4- Una vez formado como técnico de sonido, ¿de qué manera puede ir accediendo una persona al ejercicio de sus estudios? ¿Es el terreno profesional del Sonido un círculo muy endogámico o es sencillo encontrar cauces laborales donde desarrollarse y ganar experiencia?

El primer obstáculo en España, es que el sonido es el eterno olvidado. El sonido en España es un gran menospreciado, y tan solo de unos años aquí la cosa ha cambiado notablemente.

Lo primero de todo es elegir el sector, no tiene nada que ver el sector de sonido de la música, con áreas como el sonido directo de conciertos y espectáculos o la grabación y mezcla de música en estudio; al sonido para televisión o radio; ni que decir tiene a la estratificación de áreas de sonido que existen dentro del sonido de cine, que puede llegar a ser enorme dependiendo del tipo de película, de la producción y del país.

Creo que si hablamos de técnicos de sonido, como algo genérico, siempre existen “huecos” en los que entrar para trabajar; otra cosa es que en unas áreas u otras, existan más o menos dificultades. Desde luego no hay el mismo porcentaje de posibilidades en unas áreas de sonido que en otras, todo va en función del grado de especialización y dificultad, como en cualquier sector.

5-Háblanos de tu vivencia como técnico de sonido freelance.

El ser autónomo o freelance técnico de sonido, para mí, ofrece unas libertades y ventajas ligeramente mayores que van mucho más conmigo a nivel personal, pese a las “dificultades” o puntos flacos que siempre podemos encontrarle al mundo de los trabajadores autónomos, por todos ya conocidos.

Ser autónomo me ha permitido decir sí o no cuando he querido; me ha permitido y me permite, aún a día de hoy, mandar sobre mi mismo o decidir si quiero que me manden o me dirijan. En el fondo eres el único responsable de tus aciertos o fracasos.

El hecho de montar mi propio estudio recientemente, con una sede establecida finalmente lejos de mi propio domicilio, tiene más que ver con mi necesidad de establecer un contacto directo con mis clientes, y ser yo mismo quien establece una firma y un sello de calidad de elaboración sonora personales sin estar coartado por ningún intermediario entre ellos y yo.

Dicho sencillamente, ser autónomo me permite llevarme las alegrías o las tristezas que yo mismo me gano y me busco, cuando yo elijo. Ahora bien, muchas veces estás solo, y tienes que saber que va contigo estar solo, y aceptar que muchas veces vives en una continua incertidumbre.

6- ¿Dónde existen más oportunidades laborales para un técnico de sonido: en el cine, en la televisión o en la radio?

Si hablamos de estos tres sectores, todo va en función del grado de especialización como te comentaba antes. Cada uno de los sectores conlleva unas dificultades y unas técnicas y procesos ligeramente diferentes.

Por ejemplo el hecho de las transmisiones radiofónicas y televisivas es algo que no existe en el cine, donde todo lleva otros tempos y otros procesos. El frenetismo y las complejidades técnicas de las emisiones a tiempo real es algo que no forma parte del día a día de un técnico de cine. Sobre todo de un técnico de postproducción. En sonido directo durante un rodaje pueden darse situaciones semejantes, pero nunca tan intensas y tan a tiempo real como son las emisiones de radio y televisión.

Por otro lado, en cuanto a ciertas grabaciones, a montaje de sonido y a mezclas, podríamos decir que el cine sigue siendo el sector más complejo, puesto que engloba prácticamente al resto y conlleva inherentemente ciertos procesos y conocimientos muy exclusivos de la cadena de producción y postproducción cinematográfica, que no siempre se dan en televisión o en radio. Un claro ejemplo diferenciador era la mezcla multicanal, que hasta hace bien poco era exclusiva del cine.

Por otro lado entiendo que es determinante el volumen, mucho mayor, de productos de radio y televisión en comparación con el de cine, lo cual descompensa la balanza, en lo que a puestos de trabajo se refiere, hacia un lado concreto indiscutiblemente.

7- Desde tu puesto de profesor has dado clases a muchas personas en situación de paro, ¿cómo te las arreglas para incentivar a muchas de ellas, que junto al interés por la materia que impartes están en parte machacadas por el peso de la incertidumbre, en lo que respecta a su futuro laboral en el campo del Sonido?

Creo que la mejor fórmula es la sinceridad y el realismo. Lo mejor es asumir que, una vez formados recién salidos del curso, nadie va a llegar y “besar el santo”, ni a ser el mejor de un país entero. Hay que trabajar mucho después para hacerse hueco. Creo que es un error bastante común. Cuando haces un curso (en este caso de técnico de sonido) no puedes decir que eres técnico de sonido, porque probablemente nunca hayas ejercido como tal. Sería más correcto decir que sabes ser técnico de sonido, que estás titulado para ello, y a partir de ahí empezar a serlo, demostrarlo, paso a paso.
 
Una de las grandes recompensas es ver cómo ya algunos de mis alumnos están trabajando en estudios de sonido para cine, televisión y radio, y otros tantos siguen incluso formándose en otros centros para especializarse aún más. Pero quizá la mejor recompensa de todas es ver cómo de repente le puedes cambiar la vida a personas que llegan a tu curso sin saber hacia donde van en sus vidas, fortuitamente llegados a tu aula; e incluso a gente que se ha quedado en paro y decide retomar “eso que siempre quise hacer y nunca pude”, citando palabras textuales.

Mi mejor sueldo ha sido oír “Me has cambiado la vida, gracias.” Todavía no lo ha superado ni mi mejor sueldo en euros, de veras.

Sin duda las mejores armas para incentivar a gente que está desalentada sin trabajo y no ve más allá, son la confianza (del profesor en los alumnos y viceversa) y la pasión. Hay que contagiarlas a cada minuto de enseñanza. Si no, no conseguirás enseñar nada, serás un simple busto parlante sin influencia ninguna. Por cierto, sonreír también ayuda, no sabes cuánto. Además es gratis.


8- Recientemente has montado tu propio estudio de sonido FINDING THE SOUND, en estos tiempos crudos de crisis económica, ¿qué te impulsó a dar ese paso?

Básicamente ser un poco jefe de mi mismo y causante de mis éxitos o fracasos.

Desde hace años llevo queriendo imponer un método concreto de hacer las cosas dentro del sonido en cine en España (otra cosa es que lo consiga). No es nada concretamente novedoso, no soy un inventor que pretenda cambiar el mundo, pero creo que hay maneras y maneras de hacer sonido… y he decidido, en la medida de lo posible, intentar ser fiel a mi estilo personal.

Creo que todo negocio conlleva una inversión de trabajo y esfuerzo brutal. Sin embargo pienso que en los tiempos que corren tu propio negocio no debe de ser la única forma de financiación o sustento; de ahí que siga trabajando como freelance para otros estudios cuando se da la oportunidad y continúe a su vez en la docencia, que es algo con lo que aprendo mucho cada día, aunque suene a tópico.


9- ¿Podrías detallarnos el proceso de creación de tu propio estudio de sonido?

Bueno, la verdad es que fue “relativamente” sencillo, puesto que yo ya tenía parte del material de postproducción en casa, dónde trabajaba en proyectos de cierta envergadura. Sin embargo últimamente se me estaba quedando pequeño el hecho de trabajar en casa, no me permitía crecer más.

El año pasado me puse como meta encontrar un local y montar el estudio. Cada año intento ponerme una meta que veo asequible, y me prometo cumplirla. Creo que es muy sano ponerse una meta al año. Ayuda a crecer personalmente, al obligarte a superarte de manera progresiva.

Después de un par de visitas para ver los despachos me decidí por uno y gestione todos los trámites de alquiler, previa solicitud de un pequeño crédito, y di vía libre al proyecto.  

De momento he hecho ya en el estudio varios cortometrajes, un spot y unas secuencias para una película que está buscando financiación americana y que si finalmente sale  adelante sería coproducción entre España y Estados Unidos. Actualmente tengo pendientes tres cortometrajes más y un largometraje documental, además de algunos otros proyectos aún por materializar.

10-¿Qué filosofía hay detrás de FINDING THE SOUND?
 
La filosofía de creación de FINDING THE SOUND se basa en un negocio fundamentado en la premisa de que si en un año o dos el estudio no tiene rentabilidad, lo pueda desmontar y llevarme todo de vuelta a casa si el negocio no prospera. Lo que quiero decir es que no me he liado a hacer obras considerables a fondo perdido, hasta el momento. Inicialmente, como primer aventura de negocios, no he querido invertir el dinero en materiales fijos (de construcción) porque en el caso de que el negocio no funcionara y tuviera que dejar el despacho/oficina, habría sido una inversión perdida que se quedaría ahí perenne.

Llegado el momento y si todo va a mejor, la idea es crecer e ir en busca de unas instalaciones más grandes, con aún más salas y equipamiento para abarcar más volumen.

En los tiempos que corren creo que la mejor estrategia es que toda inversión hecha nunca sea a fondo perdido, sobre todo cuando empiezas un negocio y no sabes cómo va a funcionar. Espero haber acertado con la estrategia. En un par de años volvemos a hablar y te cuento.

11- ¿Qué consejos le darías a todos aquellos técnicos de sonido que quieran sacar adelante un proyecto empresarial como FINDING THE SOUND?

A día de hoy, les diría que no tengan prisa. Es decir, que se lo pongan como meta, que piensen la estrategia y que cuando tengan un colchón, se lancen sin miedo, previendo una posible opción de vuelta a atrás que nunca les suponga la ruina económica.

Pero sin duda les diría que si lo que quieren es montar un estudio que lo monten, pero que empiecen desde abajo, que siempre hay tiempo para crecer.

Creo que esa es la clave de todo en la vida, hacer las cosas de manera que si alguna vez se terminan o acaban, nunca te arrepientas de lo que hiciste ya que realmente lo conseguiste, por poco que durara.


12-     Por último… Déjanos como regalo una confidencia íntima: ¿Qué sonido define mejor tu espíritu?

Pues podrían ser varios a la vez, una situación sonora más bien quizá demasiado cinematográfica: niños riendo, una fuente, manguera, aspersor o chapoteos en una piscina (es decir, alguno de estos elementos que transmita agua sonando) y un perro ladrando. Todo articulado con calma y poco a poco diluyéndose hasta quedar en silencio y oír el viento.

Para mi cada sonido provoca una sensación, adoro muchos, pero quizá esa mezcla sintetiza muy bien mi espíritu.



Al oír un eco muchos creen que el sonido proviene de él.” (Ernest Hemingway)

 

Roberto HG, joven periodista de la hornada de 2004, se adentró en el apasionante campo del sonido allá por el año 2000 y ya no hubo vuelta atrás: Tras formarse como técnico de sonido en distintos centros se diploma en Sonido para Cine por la ECAM (Escuela de Cinematografía y el Audiovisual de Madrid) en 2008, trabajando desde entonces como técnico freelance de sonido directo y postproducción para diferentes estudios. Su experiencia en la rama de sonido para cine le permite compaginar su actividad profesional con la docencia en esta área desde 2006. En 2011 abre su propio estudio de sonido: FINDING THE SOUND (www.findingthesound.es)

 

 

  1. La labor del técnico de sonido, ese gran desconocido… ¿Podrías explicarnos brevemente el porqué de su importancia en el cine, la tv y la radio?

 

 

El sonido aporta un valor añadido inconsciente, instantáneo e imprevisto. La radio, el cine y la televisión son medios imprescindibles a nivel sonoro, como creadores de experiencias sonoras icónicas universales tan potentes, que son capaces de unir las mentes de todo un planeta (trascendiendo límites culturales) hasta el punto incluso de suplantar ciertos sonidos reales por otros “mejores” o diferentes en pro la emoción y/o las sensaciones humanas. Estos medios tienen la capacidad de generar sonidos nuevos y únicos, para cosas que a veces ni existen, sin que estos sonidos pierdan por ello su capacidad de verosimilitud de cara a los espectadores u oyentes. Es así como logran trascender esa individualidad sonora de la realidad, que cada uno de nosotros percibimos en nuestro día a día a lo largo de nuestras vidas, suplantándola por otra igualmente válida y más rica, como es la realidad cinematográfica, convirtiéndola así en algo universal.

 

Esa es la magia del sonido en los medios, conseguir una veracidad tal, incluso aunque éste sea falso o inventado, que lo convierta en “real” (o suplante a lo real) de la manera más universalmente verosímil. Sin olvidar la capacidad maravillosa de los sonidos para transmitir y aportar ciertos valores añadidos, emocionales y sensitivos, una vez incluso superada y aceptada la condición de falsos o inventados de los mismos.

 

 

 

  1. Actualmente existen variadas oportunidades de acercarse al mundo del sonido audiovisual a través de distintos cursos que ofrecen entidades públicas y academias, ¿de qué elementos debemos guiarnos para escoger el más adecuado para iniciarnos en esta rama profesional?

 

Creo que lo más importante es saber realmente lo que cada uno quiere aprender a hacer y a que quiere dedicarse. Debemos ser sinceros con nosotros mismos.

Lo primero de todo es informarse de lo que dan en el curso, del temario y/o asignaturas. Después, conocer las instalaciones y, fundamental, saber quién imparte cada asignatura de ese curso. O si es un profesor único, quién es, de dónde viene, y… “a dónde va”.

 

Me parece fundamental que en este sector los docentes sean personas en activo. Al menos aunque sea a nivel teórico o analítico. Es clave que el profesorado esté al día, bien por que esté trabajando en ese sector o bien porque, de manera indirecta, esté al día de cómo el sector evoluciona.

 

 

  1. ¿Cómo llegas a la docencia y qué oportunidades hay actualmente en este campo para diplomados en Sonido?

 

 

Siempre me ha gustado mucho comunicar y divulgar. Entre 2004 y 2005 hice en la escuela Ondas Escolares (ahora Ondas Formación) un curso de Sonido. Pasaron unos meses y entré en la ECAM (Escuela de Cine y del Audiovisual de Madrid) a especializarme en Sonido para Cine. En 2006 recibí una llamada de Ondas Formación en la que me ofrecían comenzar a dar clases de sonido para Radio (debido a mi experiencia previa como técnico de sonido en radio) y de edición de sonido, que era en lo que estaba especializandome por entonces trabajando como editor para una serie de animación y estudiando en la escuela de cine.

 

Así es como desde 2006 estoy dando clase en Ondas Formación, y desde 2008 en Microfusa Madrid, como especialista en Sonido para Cine y Televisión.

 

Creo que las oportunidades de docencia como Diplomado de Sonido son muy interesantes y posibles siempre y cuando sea algo en lo que te sientas cómodo y seas capaz de sobrellevar. Me parece fantástico que gente actualmente que estamos en activo, y que hace no tanto hemos sido alumnos, podamos ser profesores de manera tan temprana. La fórmula de combinar profesorado veterano y joven, consiguiendo esa fusión entre los conocimientos obtenidos tras largos años de experiencia y las nuevas energías e ideas de las nuevas generaciones, siempre me ha parecido una fórmula perfecta.

 

  1. Una vez formado como técnico de sonido, ¿de qué manera puede ir accediendo una persona al ejercicio de sus estudios? ¿Es el terreno profesional del Sonido un círculo muy endogámico o es sencillo encontrar cauces laborales donde desarrollarse y ganar experiencia?

 

El primer obstáculo en España, es que el sonido es el eterno olvidado. El sonido en España es un gran menospreciado, y tan solo de unos años aquí la cosa ha cambiado notablemente.

 

Lo primero de todo es elegir el sector, no tiene nada que ver el sector de sonido de la música, con áreas como el sonido directo de conciertos y espectáculos o la grabación y mezcla de música en estudio; al sonido para televisión o radio; ni que decir tiene a la estratificación de áreas de sonido que existen dentro del sonido de cine, que puede llegar a ser enorme dependiendo del tipo de película, de la producción y del país.

 

Creo que si hablamos de técnicos de sonido, como algo genérico, siempre existen “huecos” en los que entrar para trabajar; otra cosa es que en unas áreas u otras, existan más o menos dificultades. Desde luego no hay el mismo porcentaje de posibilidades en unas áreas de sonido que en otras, todo va en función del grado de especialización y dificultad, como en cualquier sector.

 

 

  1. Háblanos de tu vivencia como técnico de sonido freelance.

 

 

El ser autónomo o freelance técnico de sonido, para , ofrece unas libertades y ventajas ligeramente mayores que van mucho más conmigo a nivel personal, pese a las “dificultades” o puntos flacos que siempre podemos encontrarle al mundo de los trabajadores autónomos, por todos ya conocidos.

 

Ser autónomo me ha permitido decir o no cuando he querido; me ha permitido y me permite, aún a día de hoy, mandar sobre mi mismo o decidir si quiero que me manden o me dirijan. En el fondo eres el único responsable de tus aciertos o fracasos.

 

El hecho de montar mi propio estudio recientemente, con una sede establecida finalmente lejos de mi propio domicilio, tiene más que ver con mi necesidad de establecer un contacto directo con mis clientes, y ser yo mismo quien establece una firma y un sello de calidad de elaboración sonora personales sin estar coartado por ningún intermediario entre ellos y yo.

 

Dicho sencillamente, ser autónomo me permite llevarme las alegrías o las tristezas que yo mismo me gano y me busco, cuando yo elijo. Ahora bien, muchas veces estás solo, y tienes que saber que va contigo estar solo, y aceptar que muchas veces vives en una continua incertidumbre.

 

 

  1. ¿Dónde existen más oportunidades laborales para un técnico de sonido: en el cine, en la televisión o en la radio?

 

Si hablamos de estos tres sectores, todo va en función del grado de especialización como te comentaba antes. Cada uno de los sectores conlleva unas dificultades y unas técnicas y procesos ligeramente diferentes.

 

Por ejemplo el hecho de las transmisiones radiofónicas y televisivas es algo que no existe en el cine, donde todo lleva otros tempos y otros procesos. El frenetismo y las complejidades técnicas de las emisiones a tiempo real es algo que no forma parte del día a día de un técnico de cine. Sobre todo de un técnico de postproducción. En sonido directo durante un rodaje pueden darse situaciones semejantes, pero nunca tan intensas y tan a tiempo real como son las emisiones de radio y televisión.

 

Por otro lado, en cuanto a ciertas grabaciones, a montaje de sonido y a mezclas, podríamos decir que el cine sigue siendo el sector más complejo, puesto que engloba prácticamente al resto y conlleva inherentemente ciertos procesos y conocimientos muy exclusivos de la cadena de producción y postproducción cinematográfica, que no siempre se dan en televisión o en radio. Un claro ejemplo diferenciador era la mezcla multicanal, que hasta hace bien poco era exclusiva del cine.

 

Por otro lado entiendo que es determinante el volumen, mucho mayor, de productos de radio y televisión en comparación con el de cine, lo cual descompensa la balanza, en lo que a puestos de trabajo se refiere, hacia un lado concreto indiscutiblemente.

 

 

  1. Desde tu puesto de profesor has dado clases a muchas personas en situación de paro, ¿cómo te las arreglas para incentivar a muchas de ellas, que junto al interés por la materia que impartes están en parte machacadas por el peso de la incertidumbre, en lo que respecta a su futuro laboral en el campo del Sonido?

 

Creo que la mejor fórmula es la sinceridad y el realismo. Lo mejor es asumir que, una vez formados recién salidos del curso, nadie va a llegar y “besar el santo”, ni a ser el mejor de un país entero. Hay que trabajar mucho después para hacerse hueco. Creo que es un error bastante común. Cuando haces un curso (en este caso de técnico de sonido) no puedes decir que eres técnico de sonido, porque probablemente nunca hayas ejercido como tal. Sería más correcto decir que sabes ser técnico de sonido, que estás titulado para ello, y a partir de ahí empezar a serlo, demostrarlo, paso a paso.

 

Una de las grandes recompensas es ver cómo ya algunos de mis alumnos están trabajando en estudios de sonido para cine, televisión y radio, y otros tantos siguen incluso formándose en otros centros para especializarse aún más. Pero quizá la mejor recompensa de todas es ver cómo de repente le puedes cambiar la vida a personas que llegan a tu curso sin saber hacia donde van en sus vidas, fortuitamente llegados a tu aula; e incluso a gente que se ha quedado en paro y decide retomar “eso que siempre quise hacer y nunca pude”, citando palabras textuales.

 

Mi mejor sueldo ha sido oír “Me has cambiado la vida, gracias.” Todavía no lo ha superado ni mi mejor sueldo en euros, de veras.

 

Sin duda las mejores armas para incentivar a gente que está desalentada sin trabajo y no ve más allá, son la confianza (del profesor en los alumnos y viceversa) y la pasión. Hay que contagiarlas a cada minuto de enseñanza. Si no, no conseguirás enseñar nada, serás un simple busto parlante sin influencia ninguna. Por cierto, sonreír también ayuda, no sabes cuánto. Además es gratis.

 

 

  1. Recientemente has montado tu propio estudio de sonido FINDING THE SOUND, en estos tiempos crudos de crisis económica, ¿qué te impulsó a dar ese paso?

 

Básicamente ser un poco jefe de mi mismo y causante de mis éxitos o fracasos.

 

Desde hace años llevo queriendo imponer un método concreto de hacer las cosas dentro del sonido en cine en España (otra cosa es que lo consiga). No es nada concretamente novedoso, no soy un inventor que pretenda cambiar el mundo, pero creo que hay maneras y maneras de hacer sonido… y he decidido, en la medida de lo posible, intentar ser fiel a mi estilo personal.

 

Creo que todo negocio conlleva una inversión de trabajo y esfuerzo brutal. Sin embargo pienso que en los tiempos que corren tu propio negocio no debe de ser la única forma de financiación o sustento; de ahí que siga trabajando como freelance para otros estudios cuando se da la oportunidad y continúe a su vez en la docencia, que es algo con lo que aprendo mucho cada día, aunque suene a tópico.

 

 

  1. ¿Podrías detallarnos el proceso de creación de tu propio estudio de sonido?

 

Bueno, la verdad es que fue “relativamente” sencillo, puesto que yo ya tenía parte del material de postproducción en casa, dónde trabajaba en proyectos de cierta envergadura. Sin embargo últimamente se me estaba quedando pequeño el hecho de trabajar en casa, no me permitía crecer más.

 

El año pasado me puse como meta encontrar un local y montar el estudio. Cada año intento ponerme una meta que veo asequible, y me prometo cumplirla. Creo que es muy sano ponerse una meta al año. Ayuda a crecer personalmente, al obligarte a superarte de manera progresiva.

 

Después de un par de visitas para ver los despachos me decidí por uno y gestione todos los trámites de alquiler, previa solicitud de un pequeño crédito, y di vía libre al proyecto.

 

De momento he hecho ya en el estudio varios cortometrajes, un spot y unas secuencias para una película que está buscando financiación americana y que si finalmente sale adelante sería coproducción entre España y Estados Unidos. Actualmente tengo pendientes tres cortometrajes más y un largometraje documental, además de algunos otros proyectos aún por materializar.

 

  1. ¿Qué filosofía hay detrás de FINDING THE SOUND?

 

La filosofía de creación de FINDING THE SOUND se basa en un negocio fundamentado en la premisa de que si en un año o dos el estudio no tiene rentabilidad, lo pueda desmontar y llevarme todo de vuelta a casa si el negocio no prospera. Lo que quiero decir es que no me he liado a hacer obras considerables a fondo perdido, hasta el momento. Inicialmente, como primer aventura de negocios, no he querido invertir el dinero en materiales fijos (de construcción) porque en el caso de que el negocio no funcionara y tuviera que dejar el despacho/oficina, habría sido una inversión perdida que se quedaría ahí perenne.

 

Llegado el momento y si todo va a mejor, la idea es crecer e ir en busca de unas instalaciones más grandes, con aún más salas y equipamiento para abarcar más volumen.

 

En los tiempos que corren creo que la mejor estrategia es que toda inversión hecha nunca sea a fondo perdido, sobre todo cuando empiezas un negocio y no sabes cómo va a funcionar. Espero haber acertado con la estrategia. En un par de años volvemos a hablar y te cuento.

 

 

  1. ¿Qué consejos le darías a todos aquellos técnicos de sonido que quieran sacar adelante un proyecto empresarial como FINDING THE SOUND?

 

A día de hoy, les diría que no tengan prisa. Es decir, que se lo pongan como meta, que piensen la estrategia y que cuando tengan un colchón, se lancen sin miedo, previendo una posible opción de vuelta a atrás que nunca les suponga la ruina económica.

 

Pero sin duda les diría que si lo que quieren es montar un estudio que lo monten, pero que empiecen desde abajo, que siempre hay tiempo para crecer.

 

Creo que esa es la clave de todo en la vida, hacer las cosas de manera que si alguna vez se terminan o acaban, nunca te arrepientas de lo que hiciste ya que realmente lo conseguiste, por poco que durara.

 

 

  1. Por último… Déjanos como regalo una confidencia íntima: ¿Qué sonido define mejor tu espíritu?

 

Pues podrían ser varios a la vez, una situación sonora más bien quizá demasiado cinematográfica: niños riendo, una fuente, manguera, aspersor o chapoteos en una piscina (es decir, alguno de estos elementos que transmita agua sonando) y un perro ladrando. Todo articulado con calma y poco a poco diluyéndose hasta quedar en silencio y oír el viento.

 

Para mi cada sonido provoca una sensación, adoro muchos, pero quizá esa mezcla sintetiza muy bien mi espíritu.

 

 

 

 


Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner