www.portalparados.es

Nº Parados 20/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100

Nº Parados 20/08/2018

SEPE
3135021
EPA
3490100
cursosbanner
Muchas veces hablamos de los planes de determinadas empresas de cambiar su producción a otros países en los que la mano de obra les sale mucho más barato y pocas veces conocemos las causas por las que los costes son menores. En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz hace referencia a alguna de estas situaciones de explotación infantil, de falta de seguridad en el trabajo y un largo etcétera.

Parchear la explotación laboral como campaña publicitaria

Muchas veces hablamos de los planes de determinadas empresas de cambiar su producción a otros países en los que la mano de obra les sale mucho más barato y pocas veces conocemos las causas por las que los costes son menores. En esta columna de Los Lunes al Sol, la periodista María Díaz hace referencia a alguna de estas situaciones de explotación infantil, de falta de seguridad en el trabajo y un largo etcétera.  

//

Si yo fuera un superhéroe y dispusiera de poderes para arreglar la vida a todo el mundo creo que estaría ocupadísima. Les juro que no me metería en política pero empezaría a fabricar dinero, a abrir negocios y empresas, a dar trabajo digo y bien remunerado. Crearía becas de estudios para que todos los niños del mundo tuvieran opciones en la vida: los conocimientos abren puertas aunque “Wertnodoyuna” crea otra cosa.



Y abría 2 frentes que atacaría sin demora: la de los niños explotados y la pobreza en el mundo. Me echo a llorar cada vez que veo un crío cargando basura, cortando piedra, cosiendo zapatos…La infancia es otra cosa y la miseria no sólo no debería ser una interferencia, es que no debería existir. Pero junto a la miseria del hambre de este mundo mal repartido en el que vivimos está la miseria del explotador. De ese que no tiene escrúpulos y permite que su producción crezca en la condición que sea. Hablo de los que toleran que se vaya a trabajar a edificios que se derrumban porque su capital es más importante que el riesgo; de los que explotan los cuerpos de las mujeres como negocio suculento anulando la dignidad de sus esclavas (porque eso es lo que son, esclavas); de los que prefieren tener a un menor currando bajo su yugo porque el sueldo es más bajo; de los que abusan de la necesidad de comer para pagar miserias…sin contrato, obviamente; de tantos…

Hace escasas semanas, más de 1.000 personas perdieron la vida en Bangladesh bajo los escombros de un solar que no debía haber albergado a nadie. Pero varias fábricas textiles lo utilizaban a pesar del riesgo. Se me hace difícil entender esas culturas que han enseñado a sus creyentes que hay castas y que unos están por encima de otros. Así nos llegan las noticias que nos llegan de aquellos lares: mujeres violadas impunemente, niñas vejadas y asesinadas que han sido engañadas con el trozo de pan que su madre viuda no puede darles, trabajadores fallecidos porque dejar de ir a la fábrica que se desmorona conlleva un despido que roza el lujo.

¡Vaya! Hoy asisto a las protestas de supervivientes y trabajadores de este tipo de fábricas y empiezo a pensar que quizá hay muchos pequeños superhéroes por el mundo. Porque para este pueblo oprimido, educado en los seres superiores que, mira por dónde, no son precisamente ellos, rebelarse así es mucho más duro que para nosotros salir a la calle a poner en solfa a nuestros politicuchos por los derechos que nos niegan. Pena que haya tenido que perecer tanta gente de golpe ( a saber cuántos se habrán quedado en el camino como goteo infausto) para que algunas grandes empresas textiles tomen medidas sobre la fabricación de su ropa. Decisión: romper con sus proveedores. Y en el camino, ¿se han propuesto pelear por defender la dignidad de los trabajadores que allí quedan, esas castas impuras que necesitan comer todos los días?

O todo se arregla, ese sonrojo público que les señaló con el dedo como culpables, cambiando de fábrica. Dejemos de taparnos los ojos como los niños cuando quieren esconderse y empecemos a reclamar a nuestros ricos e inteligentes negociantes un poco de humanidad y de aprecio. Han anunciado a bombo y platillo que rompen sus relaciones comerciales con el inframundo pero no que aquellas condiciones de trabajo les preocupen. Poner un parche no supone arreglar una herida. Y este universo platónico en el que vivimos va parcheado hasta arriba. Y con tanto agujero, un día de estos se hunde sin remisión…y yo aún no he empezado mi largo curso de superpoderes.



María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner