spot_img

El patio de mi recreo

Esta semana en el Congreso de los Diputados han aprobado (con el voto en contra del PP) una proposición no de ley que pretende llevar la igualdad hasta el patio de los colegios de primaria. Quieren “que se elaboren e impulsen protocolos de juegos no sexistas para que se implanten y desarrollen en los espacios de juego reglado y no reglado en los colegios públicos y concertados”. ¡Intromisión, injerencia, falta de libertad. Van a obligar a los niños a jugar a lo que ellos quieran! se han apresurado a clamar indignados los defensores del libre albedrío.

 

Y yo estaría de acuerdo con ellos si no tuviera dos hijas en edad escolar y no me hubiera tocado oír, de boca de algunas maestras, que el fútbol es cosa de niños y no de “marimachos” (a mi hija le gusta, qué le vamos a hacer) o que, para el recreo, tienen balones a disposición de los niños y gomas de saltar y muñecas para las niñas. Los niños juegan a lo que les da la gana, por supuesto, pero les influye que sus profesores les critiquen porque siendo varones les gusta empujar cochecitos o porque a pesar de ser tan femeninas coleccionan cromos de los jugadores de la liga.

 

No se trata de salir al patio y orientar su juego, pero no estaría de más, para todos aquellos docentes que aún no se han enterado, que alguien les dijera o les recordara que terminar con los estereotipos del “rosa y el azul” forma parte de su tarea. Si la proposición va en esta línea, bienvenida sea, si la intención es poner un árbitro de lo políticamente correcto en los recreos, lo tienen que seguir pensando.

 

Marina Martínez-Vicens
Periodista

Related Articles

1 Comentario

Dejar respuesta

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,448FansMe gusta
80,420SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page