www.portalparados.es

Nº Parados 23/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100

Nº Parados 23/09/2018

SEPE
3182068
EPA
3490100
cursosbanner
Iniciamos el mes de febrero con una nueva columna de "Los lunes al sol". Hoy su autora, la periodista María Díaz reflexiona sobre la apuesta que cada vez hacen más medios de comunicación por ciertos contenidos con el único objetivo de aumentar sus audiencias. Los sucesos y los cotilleos están ganando terreno y llevándonos a la desinformación.

El morbo de cotillas y mirones

Iniciamos el mes de febrero con una nueva columna de "Los lunes al sol". Hoy su autora, la periodista María Díaz reflexiona sobre la apuesta que cada vez hacen más medios de comunicación por ciertos contenidos con el único objetivo de aumentar sus audiencias. Los sucesos y los cotilleos están ganando terreno y llevándonos a la desinformación.  

//

Los medios de comunicación han encontrado dos resortes maravillosos (para ellos) para llenar nuestros vacíos, nuestros huecos sin actividad, nuestros momentos de aburrimiento. Son dos anzuelos que antes funcionaron por separado y que, de un tiempo a esta parte, se han unido para reforzar el poder imantador, especialmente, de los programas televisivos. Son el cotilleo y los sucesos. En definitiva, el morbo. Pero el morbo desde dos perspectivas diferentes.



Por un lado, trabajan sobre nuestra curiosidad innata por saber sobre la vida de los demás. Sin los medios de comunicación, es más, sin los medios de comunicación volcados en el asunto, el temario y su difusión se limitaban antes a porterías y mirillas. Funcionaban, vaya si funcionaban. Ahí está “La Regenta”. Porque los comentarios empezaban ahí pero seguían en corrillos y bares. Oye, y todos contentos de saberse conocedores de lo que ocurría en casa de los demás…sin darse cuenta de que todos eran motivo de charlas y envites.

Por otro, nos descubren ese lado oculto que parecen tener algunos, previamente desechados por la sociedad. Incrementan su valor cuando el crimen, el que sea, afecta a la “gente bien”, a la intocable, a la que no necesita del robo para comer pero puede llegar a entender el asesinato como un capricho. Entonces, nos vienen a decir que todos podemos llevar una diablo dentro, un ser malvado que nos hace cometer tropelías. A veces, incluso, bajo la sensación de la impudicia, de que no nos pillarán porque somos más listos y hasta más guapos. Y, desde luego, más ricos.

Así que ahí estamos todos, mirando a la caja tonta y opinando de todo. Lo peor, es la cantidad de información que pueden volcar en nuestros cerebros. Pero ¿cómo saben tanto de tantas cosas? ¿Estaban debajo de la cama de los adúlteros que saben de lo que hablaron? ¿De dónde salen esas informaciones confidenciales que se suponen bien guardadas en los juzgados? ¿Quién nos protege? ¿Quién nos vigila?

Entiendo que la modernidad nos trae información de sobra. ¿O es desinformación? Ahora tenemos opinión de todos, despreciamos en la calle a un famoso porque lo que nos han contado de él no le dejaba bien parado o condenamos a alguien por un crimen porque a los periodistas del sector les ha venido bien ponerlo bajo sospecha. “Que una verdad no te arruine una noticia”, nos decían de broma en la facultad. Y en estos tiempos, con el aburrimiento por montera, nos dejamos adocenar por el morbo, que para eso está de rebajas todo el año.

¡Qué miedo! Me asusto cuando todo transciende lejos se la privacidad que se le supone. Pero es que tienen que entretenernos con algo, dominar nuestro agujero existencial, dormirnos para que no salgamos a la calle a pedir responsabilidades. Nos echan ese “pan” para llamarnos tontos. Y que contentos todos, que sabemos desde hace tiempo con quién se acuestan fulano o zutana y ya hemos desmadejado aquel suceso que dio tanto qué hablar. Hablamos de los personajes en cuestión como si fueran nuestros íntimos amigos y lloramos más con sus penas que con las nuestras.

Somos detectives en potencia no reconocidos. Porteras sin sueldo. Contertulios son mesa. Voyeurs sin escenario. Olé por quién haya encontrado en el morbo la solución al aburrimiento. Funciona.

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu
 

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner