www.portalparados.es

Nº Parados 19/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 19/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner
En nuestra habitual columna de Los Lunel al Sol que firma la periodista, María Diaz, hoy nos habla de un asunto que puede ser controvertido, las famosas propinas que se ofrecen a algunos colectivos del sector servicios. Seguramente muchos de vosotros podéis contarnos muchas anécdotas sobre esta cuestión, tanto en vuestra faceta de clientes como de trabajadores si os habéis dedicado a uno de esos sectores.

De la propina a la limosna

En nuestra habitual columna de Los Lunel al Sol que firma la periodista, María Diaz, hoy nos habla de un asunto que puede ser controvertido, las famosas propinas que se ofrecen a algunos colectivos del sector servicios. Seguramente muchos de vosotros podéis contarnos muchas anécdotas sobre esta cuestión, tanto en vuestra faceta de clientes como de trabajadores si os habéis dedicado a uno de esos sectores.  

Ojalá su etimología nos diera una idea clara de qué hacer con la propina. Pero lo cierto es que su origen nos remite al latín y sólo nos indica que es “dar de beber”. Lejos del sentido del que nuestra cultura le ha dotado, lo cierto es que en otros idiomas viene a decir lo mismo. En ruso son aún más concretos y su significado literal sería “para tomar el te”.



Lo que está claro es que se tiene por un proceso voluntario que depende a partes iguales de la generosidad del consumidor y del buen arte del empleado de turno. Digo esto, porque la propina, es considerado un premio, un añadido, que se otorga a quien nos ha atendido bien en un servicio concreto. Ahora andan a vueltas con que si debe instaurarse como obligatoriedad o seguir dejándose al criterio de quién abona. Y yo tengo un reconcome, una duda existencial, que no puedo con ella.

En ocasiones, me quedo contenta en algún bar con que no me peguen cuando me atienden. Me queda la libertad de no volver al lugar y la rabia de quien considera que las personas que se dedican a esto deben conocer sus obligaciones como yo las mías. En otros casos, el servicio es tan esmerado que no lo dudas. Pero la tradición se está perdiendo. Puede que porque lo que llevamos en el bolsillo da para lo que da. Puede que nos hayamos enmarañado en la cultura de la tacañería y no valoremos un trabajo.

Lo digo, porque muchos empleados del sector servicios dependen de nuestra propina, por no decir óbolo, para rematar una economía convulsa a fin de mes. Con ello cuentan los empresarios. Y el trabajador. Con un dinero negro, no declarable que redondea el bajo sueldo establecido. El consumidor se asegura también así un buen servicio ¿no?. ¿Quieres propina? Ganátela.

En la cultura anglosajona, la propina va incluida en el precio final de la cuenta. Creo que está en un 10% del consumo llevado a cabo. Y ahí no te la puedes jugar. Tu vida depende de ello. Pero aquí lo han dejado todo a nuestro libre albedrío. Y eso, siendo ibéricos, da para mucho.

En otros tiempos, era costumbre agradecer con una propina el servicio a taquilleros y acomodadores en los teatros. Me consta que estos hace años que apenas recaudan este dinero voluntario. Pero imagino, que sus jefes no se han puesto las pilas para aumentarles el sueldo. ¿Es justo que dependa de nosotros una economía de subsistencia? ¿estamos alimentando la economía sumergida? ¿es tan complicado dejar unas monedas y entre otros completar un sueldo? ¿hasta dónde llegan la obligación del empleado que nos atiende? ¿aquí, quién se va de chiquitas? ¿el empleador? ¿debemos pedir perdón por no dejar propina?

Ya ven, por más vueltas que le doy no encuentro respuestas. Voy a seguir en mi estilo: bonificación para quien me quiera como cliente y el más duro de los olvidos para quien me haga sentir el ser más inmundo del mes por pedir una caña sin añadir ración de nada. No están los tiempos, de nadie, para tonterías.

 

María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner