www.portalparados.es

Nº Parados 20/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100

Nº Parados 20/11/2018

SEPE
3254703
EPA
3490100
cursosbanner
Los lunes al Sol.¿Qué ocurre cuando cargamos nuestras frustraciones sobre nuestros hijos? ¿Cuando nos empeñamos que sean lo que nosotros quisimos y no pudimos? ¿Les preguntamos a ellos o simplemente damos por hecho que les hace ilusión ser bailarina, futbolista o modelo publicitario? A todas estas preguntas se refiere hoy en Los Lunes al Sol nuestra amiga, María Díaz a la que no pudimos leer la semana pasada por los problemas que ya todos conocéis en la web.

De frustraciones y competencias

Los lunes al Sol.¿Qué ocurre cuando cargamos nuestras frustraciones sobre nuestros hijos? ¿Cuando nos empeñamos que sean lo que nosotros quisimos y no pudimos? ¿Les preguntamos a ellos o simplemente damos por hecho que les hace ilusión ser bailarina, futbolista o modelo publicitario? A todas estas preguntas se refiere hoy en Los Lunes al Sol nuestra amiga, María Díaz a la que no pudimos leer la semana pasada por los problemas que ya todos conocéis en la web.  

Me vienen contando que los niños de ahora ya padecen stress desde su más tierna infancia. Y digo “tierna” por decir algo, porque, si entre columpio y columpio, ya se andan “pillando” stresses varios, la cosa es para planteársela. ¿No será que llamamos a todo stress? ¿A ver si estamos cargando a nuestros críos con nuestras frustraciones? Que eso de la proyección no es malo…si ocurre en el cine.

Entiendo que queramos que nuestros chavales sean hombres y mujeres de futuro. Pero, ¿a qué precio? ¿Deseamos que sean culturalmente felices o que alcancen aquello que, por un motivo u otro, no alcanzamos nosotros? Miro a la sociedad del momento con esperanza y desconfianza a partes iguales. Entiendo que formamos parte de una generación de adultos que “anda buscando”. Y la idea me gusta: había mucho que cambiar en la sociedad que heredamos de nuestros mayores. Y quizá, equivocarse sea necesario. Pero, como decía mi madre, “los experimentos con gaseosa”.

Tampoco estoy en contra de las actividades extraescolares. Es más, me parecen hasta pocas. Pero, por favor, organizadas y consensuadas. No se trata de que los niños vayan a ajedrez al borde del sur y a natación superado el nordeste. Y nada de que nosotras soñamos con ser bailarinas y por ahí van a “especializarse” nuestras hijas. Pidamos a los colegios que tutelen el tiempo libre de nuestros hijos, mientras nosotros, padres, trabajadores o no, salimos a la vida a ver cómo la organizamos.

No creo en los abonos crónicos a internet, la tele o la play porque nadie en casa puede organizar los tiempos de los niños. Que hagan los deberes en el colegios, que jueguen con sus amigos en sus patios, que alguien ponga a su servicio sus instalaciones deportivas…pero hagamos que la felicidad de su infancia sea la garantía de su futuro. Y si no pudimos ser bailarinas, sigamos soñando, que es gratis. Y preguntémosles a ellos hacia donde quieren dirigir su ocio creativo. A lo mejor se llevan alguna sorpresa.



María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu   

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner