www.portalparados.es

Nº Parados 18/10/2018

SEPE
3202509
EPA
3490100

Nº Parados 18/10/2018

SEPE
3202509
EPA
3490100
cursosbanner
La eliminación de una sección, dedicada a la solidaridad, en uno de los periódicos más importantes de nuestro país ha llamado especialmente la atención en los últimos días a la periodista, María Díaz que dedica su semanal columna de Los Lunes al Sol a este asunto. Pero esa reflexión, como siempre, va mucho más allá.

Cubrir huecos importantes en los medios de comunicación

La eliminación de una sección, dedicada a la solidaridad, en uno de los periódicos más importantes de nuestro país ha llamado especialmente la atención en los últimos días a la periodista, María Díaz que dedica su semanal columna de Los Lunes al Sol a este asunto. Pero esa reflexión, como siempre, va mucho más allá.  

//

Hasta hace no mucho, un importante periódico de este país, disponía entre sus secciones en la web de una llamada “Solidaridad”. No es que estuviera muy a la vista, seamos francos, pero estaba. Me reconciliaba a mí de alguna manera con el medio, que por lo demás, tiende a “amarillear” cierta parte de sus contenidos y que éticamente ha dejado mucho que desear en muchas ocasiones.



Pero la sección ha desaparecido, precisamente en estos tiempos. A ustedes les parecerá una tontería pero una página dedicada a la solidaridad en un medio de comunicación nos hacía mejores a todos. Por de pronto, a los que decidieron que la posibilidad de ayudarnos unos a otros tenía un sentido. Siguiendo por los que leían sus noticias. Porque, al fin y al cabo, la página daba ideas y nos hacía ver que todavía podíamos arrimar un poquito el hombro para ayudar a gente en peores condiciones que nosotros. Estoy convencida de que muchos de los que colaboraron en mejorar la vida de quienes encontraban un hueco para lamentarse en público de su desgracia eran personas con economías limitadas, porque a los que les sobra no les suele dar por repartir nada. Pero el hecho es que nos hacía ser conscientes de lo necesarios que somos. Y ser útil, ya se lo digo yo, da muchas satisfacciones.

Desconozco qué motivos han llevado al citado medio de comunicación a anular ese pequeño espacio dedicado a los más necesitados. A mi entender, lo que tenían que haber hecho es ampliar la sección e incluso marcarla bien en su portada. Porque no tiene que darnos vergüenza pedir ayuda si la necesitamos y menos en los tiempos que corren. Para humillarnos, explotarnos, jorobarnos hay mucha gente dispuesta. Pero la sección incidía en los otros, en los generosos, en los hombres y mujeres de buen corazón.

Quizá las desgracias sólo vendan cuando les ocurren a famosos, a esos tipos con los que nos identificamos día sí y día no y en los que nos proyectamos todos las horas del año. Esos que parece que lo tienen todo y de los que queremos saber cuando de repente conocemos que les ha salido un “grano”. No sé si es una actitud lamentable o ayuda tremendamente a limpiar las penas porque reconozco que yo soy seguidora de la prensa del corazón. Con todo, entiendo que alivia penas, ahí están las audiencias, y quizá tendría que empezar a mirar a esos programas como algo terapéutico. Estoy en ello, no pierdan la fe.

Porque a la prensa del corazón le pasa como con el futbol, serena tanto como altera. Vivimos un gol del contrario como la mayor desgracia del mundo y uno de nuestro equipo como la hazaña del siglo. Y así, entre borrachera de penaltis, fueras de juego, faltas y demás pitadas ( o no) nos vamos haciendo una costra que, por lo menos, el rato que dura nos hace un poco más felices. Así que mejor no me lamento tanto. Incluso debería felicitarme por la marcha de Mounrinho, que deja un Madrid sin nada que llevarse a la boca prácticamente este último año después del dinero invertido en jugadores que cobran sueldos pornográficos.

Quitando eso, reivindico tanto futbol y corazón como la sangre admita y reivindico una sección de solidaridad a la altura en todos los medios de comunicación del universo. Que las desgracias no están hechas para zapear o tener algo de que hablar en el bar, si no para ponernos las pilas, que falta nos hace.



María Díaz
Periodista
www.mariadiaz.eu

Boletín de noticias: te ofrecemos la posibilidad de estar al tanto de las novedades que te ofrecemos desde las secciones informativas. Pulsa aquí para registrarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cursosbanner