spot_img

Bush: ¿Momentos decisivos?

Esta semana se han puesto a la venta las vergonzosas memorias de George W. Bush . Como si no nos hubiera quedado suficientemente claro en sus ocho años de mandato, “Momentos decisivos” nos confirma que, efectivamente, cualquiera puede llegar a ser presidente de los EEUU. Pero eso, además de ser una de las máximas del sueño americano, es una pesadilla para el resto del mundo.

Nos parece una excentricidad propia del “Spain is diferent” que las encuestas indiquen que Belén Esteban conseguiría varios diputados si se presentara a las elecciones. Seguro que ella hubiera resultado menos dañina al frente de la Casa Blanca. Y seguro que sus memorias, cuando las publique (que lo hará) serán menos estupefacientes. Bush se declara, sin el menor pudor, partidario de la tortura y cuenta cómo dio el visto bueno a los ahogamientos simulados para sacarle información al cerebro de los ataques del 11 de septiembre (aquí llevamos una semana debatiendo si Felipe González hizo bien o no con sus declaraciones sobre la posibilidad de hacer saltar por los aires a la cúpula de ETA).

             En otro de los impagables pasajes del texto nos cuenta cómo fue una fuerza disidente dentro de su Gabinete, al “oponerse en principio a la invasión de Irak” y siente una rabia inmensa cuando piensa que allí no había armas de destrucción masiva. Vamos, que si tiramos de hemeroteca podemos verle junto a Willy Toledo y Alberto San Juan en las manifestaciones del “No a la guerra”. Y así, durante casi 500 páginas, este hombre que dirigió los destinos del mundo durante casi una década, va dejando su endeble pensamiento político para la posteridad. Menos mal que confiesa tener “cero deseos” de intentar luchar por su reputación. Incluso su inteligencia alcanza a darse cuenta de que es una tarea imposible.

             En uno de los pasajes más entrañables del libro, George, con el corazón en la mano, confiesa: “Sin abandonar el alcohol, nada de lo que cuento sobre mis años en la Casa Blanca sería posible”. Seguro que en Alcohólicos Anónimos, al contrario que él, tienen serios problemas de conciencia.

 

Marina Martínez-Vicens
Periodista

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,043FansMe gusta
78,973SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page