spot_img

Monta una empresa para diseñar tapicerías de coches en Valladolid

La tendencia a imprimir un carácter único y personal a las cosas impulsó a esta joven licenciada en Bellas Artes y graduada en Patronaje Industrial a centrar su proyecto empresarial de fin de módulo en hacer del vehículo un espacio peculiar y característico.

Hace un año, decidió convertir su trabajo de estudiante en negocio y desde entonces trabaja en su taller de Valladolid ideando nuevos motivos o tejiendo, de forma puramente artesanal, ‘trajes’ para el coche por encargo. De su estudio han salido decenas de fundas, la mayoría se han comercializado en Castilla y León y Andalucía, aunque comienzan a abrirse mercado gracias al boca a boca y especialmente por la venta a través de Internet.

Alcántara apunta que en España hay numerosas empresas de tapizado de asientos y ‘tunning’ pero asegura que ninguna vende coberturas como las de ‘En el asiento de atrás’. «Son piezas para gente divertida, de gran colorido y un estilo menos marcado que el ‘tunning‘. Es un estilo que pega mucho en países como Alemania», explica esta joven natural de Burgos, quien incide en que la firma ofrece hasta cuatro tallas de diseños «únicos y diferentes entre sí» y de fácil lavado y cuidado.

En su catálogo, abundan los motivos de Nueva York, cómic, césped, rosas o inspirados en las latas de sopa de tomate de Campbell. Hay también extraterrestres pintados a mano o tejidos y a menudo esta diseñadora borda los nombres de los propietarios del coche e incluso estampa sus fotos en las fundas. Entre sus próximos trabajos, está el de tapizar una furgoneta con el logotipo de un grupo de ‘scouts’.

Sus expectativas de futuro son grandes y por eso, según señala, su intención es incrementar el número de estampados propios y elevar la producción. «Ahora se lleva mucho personalizarlo todo y lo bueno que yo tengo, gracias a que he estudiado Bellas Artes, es que aporto diseño», indica a Europa Press.

En adelante, Alba Alcántara quiere extender el negocio para tapizar con su mismo estilo nuevos elementos, como sofás, y sueña con poder contratar a otros diseñadores que le ayuden a crecer.

No obstante, reconoce que ser emprendedor no es tan fácil y que, si bien sí que hay subvenciones para ayudar a impulsar una empresa, éstas llegan a menudo tarde y escasas. «Cuesta y es un poco sufrido, pero yo estoy bastante contenta, en un año se ha vendido más de lo esperado», asevera, al tiempo que remarca que todo ello significa muchas horas de trabajo dentro y fuera del taller.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Déjenos su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí

Nuestras RRSS

73,262FansMe gusta
80,520SeguidoresSeguir

últimos artículos

You cannot copy content of this page